¡Estamos aquí!

Cómo usar boyas de superficie de manera segura y eficaz




Nota: este artículo está diseñado para dar consejos para poder realizar un mejor lanzamiento de boyas de superficie desde la profundidad. Esta es una habilidad que debe practicarse con la orientación de un instructor capacitado.

Las boyas de superficie están diseñadas para inflarse a profundidad y enviarse a la superficie al final de una línea. Al inflar una boya de superficie a profundidad un grupo de buceo marca su posición al comienzo del ascenso, lo que les permite realizar una parada de seguridad o una descompresión necesaria mientras la embarcación maniobra para alcanzar la posición deseada. En teoría, esto minimiza el tiempo que los buzos deben pasar en la superficie esperando que los busquen y maximiza su visibilidad y, en consecuencia, la seguridad.

Por lo general, los buzos lanzan boyas de superficie mientras flotan neutralmente en la columna de agua, por lo que deben tener cuidado de no dejar caer el carrete de linea, que puede tener una flotabilidad negativa. Debe haber al menos un 50 por ciento más de línea en el carrete que la profundidad desde la que se lanzará la boya. Antes de lanzar una boya de superficie, debe mirar hacia arriba para asegurarse de que el barco no lo haya encontrado o que no haya un grupo de buzos directamente sobre su cabeza. Una mínima cantidad de gas normalmente es suficiente para mantener una boya de superficie erguida y facilita el manejo al evitar que ascienda demasiado rápido.

Algunas boyas tienen válvulas de sobrepresión, que alivian la presión a medida que la boya asciende y el gas que hay dentro de ella se expande. Por lo general, las válvulas de sobrepresión son válvulas unilaterales que no liberan gas una vez que la boya está en la superficie. Las boyas de superficie con fondo abierto no necesitan válvulas de sobrepresión; no obstante, estas boyas liberarán aire si se vuelcan.



Algunos buzos usan una manguera de baja presión dedicada con un accesorio de aire, pero este equipo probablemente no es necesario a menos que tenga pensado inflar una boya de superficie o una bolsa de elevación en cada buceo. Aparte de este equipo dedicado existen tres métodos básicos para inflar boyas de superficie, y cada uno tiene sus ventajas y desventajas. Para cualquier técnica que se elija es necesario contar con capacitación y práctica. Se debe lograr una flotabilidad neutra y un ajuste fino antes de comenzar.

1. Para inflar la bosa exhale dentro de la abertura.
Sin quitarse el regulador, gire la cabeza para dirigir las burbujas que se producen al exhalar hacia la abertura de la boya de superficie. Existe un riesgo de que la línea se enrede en el regulador y lo arranque de su boca. Cargar suficiente gas en la boya para mantenerla completamente inflada en la superficie puede suponer un desafío, pero hay una mínima probabilidad de que el regulador entre en flujo continuo, y no se debería desperdiciar demasiado gas. Para que esta técnica tenga eficacia es necesario que la boya esté muy cerca de la cara del buzo y, por consiguiente, puede limitar la visión.

2. Use la fuente de aire alternativa.
Esta técnica puede suministrar a la boya una gran cantidad de gas rápidamente, pero hay riesgo de que el regulador entre en flujo continuo. Debido a que las boyas se envían a la superficie cerca del final de los buceos, la pérdida excesiva de la mezcla respiratoria puede ser problemática. Es importante asegurar la fuente de aire alternativa una vez que la boya esté camino a la superficie para reducir el riesgo de que la línea se enrede alrededor de la segunda etapa. Los buzos no deben usar su segunda etapa principal para inflar una boya de superficie porque si se produce un problema durante el lanzamiento el buzo podría quedarse sin un suministro de gas disponible de inmediato.

3. Use el inflador del chaleco.
Este método sólo funciona si usa un inflador estándar; una unidad con una fuente de aire alternativa integrada puede ser demasiado grande. Agarre el inflador del chaleco y colóquelo en la boya de superficie; procure mantener el inflador en una posición más alta que la cámara de aire del chaleco compensador. Presione los botones de inflado y desinflado al mismo tiempo. Esto permitirá inflar la boya rápidamente, habrá poco riesgo de que entre en flujo continuo y el ciclo de respiración no se verá interrumpido. Este método no debería afectar la flotabilidad, pero en caso contrario el buzo tiene la solución del problema al alcance de la mano. También es poco probable que se produzca un enredo, y no hay nada que restablecer ni reemplazar más tarde.

Una vez que la boya de superficie inicie el ascenso, el carrete de linea se desenrollará rápidamente; no debe permitir que la línea se desenrolle a una alta velocidad como para que se formen nudos o que se produzca un latigazo o un bloqueo. Mantenga el carrete frente a usted para poder manejarlo con facilidad; procure no colocarlo sobre su cabeza. Utilice la mano libre como freno. Cuando la línea se detenga, enrolle el tramo que haya quedado flojo y mantenga la tensión. Esto permitirá mantener la boya de superficie erguida y habrá una mayor probabilidad de que sea vista con facilidad. Si utiliza una boya de superficie con fondo abierto, enrolle el tramo que haya quedado flojo rápidamente de modo tal que la boya no libere aire y se hunda. Si la boya puede verse desde la profundidad y la mayor parte de su estructura aún está bajo el agua, será difícil divisarla en la superficie. Para asegurarse de que la boya de superficie se mantenga erguida, debe mantener la tensión de la línea para lo que deberá enrollarla a medida que asciende.

Cuando lance la boya de superficie, su compañero debe estar pendiente de usted y debe tener una herramienta de corte a mano; esto minimiza el riesgo de que sea arrastrado a la superficie en el caso de que se produzca un enredo. Su compañero también deberá controlar la profundidad. Por último, si se necesita una mayor visibilidad, su compañero puede sujetar una segunda boya a la misma línea y enviarla a la superficie.

Lanzar una boya de superficie es una habilidad esencial para los buzos técnicos, todos aquellos que bucean frente a la costa o en la corriente y cualquier buzo que necesite marcar su ubicación. Elija el método de lanzamiento que le resulte más eficaz y practique continuamente.
Cómo preparar un carrete


Por Brian Wake

A continuación figuran algunos consejos para preparar un carrete nuevo para utilizarlo.

  1. Amarre el extremo de la línea y suéltela completamente. Verifique que la línea no tenga enganches, roturas ni defectos.

  2. Use un marcador indeleble negro para hacer una marca de 0,6 cm (un cuarto de pulgada) de ancho en la línea cada 3 metros (10 pies). Esto le permitirá controlar la profundidad a medida que ascienda.

  3. A 4,5 metros (15 pies) del final de la línea, use un marcador de color rojo para hacer una marca cada 30 centímetros por 1,5 metros (5 pies) y establezca una zona de parada de seguridad entre los 4,5 y los 6 metros (15 y 20 pies).

  4. Enrolle la línea mientras mantiene la tensión a fin de garantizar que no se enrede ni se enganche.

  5. Use un marcador indeleble para identificar su carrete; muchos carretes son similares.

Desenrolle y enrolle el carrete regularmente para asegurarse de que la línea no se haya dañado, especialmente si se la presta a alguien. Es mejor reemplazar una línea dañada que intentar repararla. El mantenimiento de rutina le dará la confianza de que el carrete funcionará correctamente cuando lo necesite.


© Alert Diver — 2do Trimestre 2014