Establecimiento de un punto de referencia

Cómo las computadoras de buceo determinan la presión de superficie


Las computadoras de buceo usan diversos métodos para determinar la presión de superficie y algunos son más precisos que otros.


A medida que la altura aumenta, la presión atmosférica disminuye. Este simple hecho tiene consecuencias importantes tanto para nuestro cuerpo como para el funcionamiento de los profundímetros.

En lugar de medir la profundidad directamente, los profundímetros digitales miden la presión absoluta, lo que incluye tanto la presión del agua como la presión atmosférica por encima de ella (en lo sucesivo denominada presión de superficie). Una computadora no puede medir la presión de superficie durante un buceo, por lo que esta información se determina y se guarda antes del buceo. La computadora calcula la profundidad mediante la sustracción de la presión de superficie de la presión absoluta medida.

Es posible que se produzcan errores en la determinación de la presión de superficie si la unidad está apenas sumergida al momento de la medición o si se determina por defecto un valor estándar equivalente a la presión a nivel del mar cuando el buzo en realidad está en altura. Usar una presión de superficie superior a la real es malo en dos sentidos. Primero, se restará demasiada presión de la lectura absoluta, lo que dará lugar a un cálculo de profundidad demasiado bajo y esto posiblemente hará que el buzo supere la profundidad planificada. Segundo, el cálculo de una presión de superficie erróneamente alta significa que los cálculos de descompresión subestimarán la magnitud del estrés descompresivo, lo que efectivamente aumentará el riesgo de sufrir una enfermedad por descompresión (EDC).

El clima puede provocar variaciones en la presión de superficie, pero sólo en cantidades que son relativamente insignificantes a efectos del buceo (habitualmente no más de 15 cm [6 pulgadas] de profundidad). La altura, en cambio, tiene un impacto mucho mayor. Por ejemplo, bucear en el lago Tahoe (con una elevación de unos 1.900 metros [6.225 pies]) supone una reducción en la presión de superficie equivalente a aproximadamente 2 metros (6,5 pies) de profundidad en comparación con el nivel del mar.




Cuando un buzo sale a la superficie a gran altura, la presión de superficie es menor a la del nivel del mar. Esto significa que los tejidos del buzo tienen un nivel de supersaturación relativamente superior, lo que promueve un mayor crecimiento de burbujas, aumentando así el riesgo de EDC. Los modelos de descompresión utilizados por las computadoras de buceo deben conocer ya sea la altura o la presión de superficie para poder establecer los límites de no descompresión apropiados. Algunos modelos lo hacen automáticamente, mientras que otros requieren que el usuario ingrese los datos de forma manual.

En un estudio de las computadoras de buceo disponibles en el mercado en la actualidad, se comprobó que todas ellas ofrecen una compensación automática de las lecturas de profundidad para la altura. Esto es bueno ya que evita que el usuario deba realizar un ajuste manualmente. No obstante, el método utilizado para determinar la presión de superficie varía entre los fabricantes y algunos métodos pueden ser más precisos que otros.

El método ideal para determinar la presión de superficie debe ser confiable y preciso, no debe requerir la intervención del usuario y nunca debe verse afectado por sucesos que causan cambios de presión (como por ejemplo los viajes en avión o una breve inmersión antes de un buceo). Esto puede ser difícil de lograr en la vida real ya que los diseñadores deben alcanzar un equilibrio entre variables competitivas tales como el comportamiento inesperado del usuario, las limitaciones de los equipos y la necesidad de un menor consumo de energía.

La computadora a menudo usa el momento de la activación para medir la presión de superficie. Esto resulta efectivo cuando el usuario enciende la computadora en la superficie inmediatamente antes de un buceo. No obstante, debido a que es posible que olvide este paso, la mayoría de las computadoras están diseñadas con un sistema de activación auxiliar automático. Si se activa una vez sumergido, la densidad del agua que es mucho mayor en comparación con el aire puede provocar un error importante en el cálculo de la presión de superficie incluso para profundidades de inmersión insignificantes. Las técnicas de activación automática deben seguir los pasos necesarios para evitar que se produzcan dichos errores. Algunos modelos tienen contactos húmedos para detectar la presencia de agua para la activación automática. Una vez que la unidad detecte agua, se activará si es necesario y luego medirá la presión ambiental. Esto puede permitir obtener un buen cálculo de la presión de superficie siempre que la medición sea frecuente y el descenso haya sido mínimo. Los contactos húmedos normalmente se analizan cada 1 a 5 segundos. Desde el punto de vista de la problemática, si un buzo inicia un descenso inmediato al ingresar al agua se podría producir un error importante.


Para ayudar a garantizar que su computadora mida la presión de superficie correcta enciéndala antes de ingresar al agua. Esto le permitirá confirmar el funcionamiento y la duración de la batería.


Los modelos que no cuenten con contactos húmedos se activarán automáticamente cuando se detecte un aumento en la presión (es decir, cuando se inicie el descenso). Como estos modelos ya están bajo el agua cuando se produce la activación, deben llevar un historial de mediciones de presión en el modo de espera y luego aplicar un algoritmo para determinar la presión de superficie. Estos métodos pueden ser complejos y normalmente no se publican en detalle. Algunas computadoras detectan un aumento relativo en la presión para la activación automática. La ventaja de usar un aumento en la presión relativa es que la profundidad de activación puede ser la misma al bucear tanto en altura como a nivel del mar. Sin embargo, es posible que los cambios de presión repentinos hagan que la computadora inicie un buceo erróneamente.

Algunas computadoras no se activan automáticamente hasta alcanzar un límite de presión absoluta. Si bien este método evita que se produzca una activación errónea, la desventaja es que si la profundidad para la activación automática es de aproximadamente 1 metro (3,3 pies) a nivel del mar, aumentaría a unos 3 metros (10 pies) a una altura de alrededor de 2.000 metros (6.500 pies). Por ejemplo, algunas computadoras mantienen un historial de presiones y al activarse seleccionan la presión más baja como la presión de superficie. No obstante, un buceo posiblemente podría iniciarse al nadar un largo tramo a una profundidad inferior a los 3 metros (10 pies), lo que daría lugar a una determinación incorrecta de la presión de superficie.

La solución simple a todos estos problemas es encender la computadora de buceo manualmente en la superficie antes del buceo.

Muchos modelos de descompresión se ajustan según la altura, lo que hace que la determinación correcta de la presión de superficie sea fundamental. Otras computadoras requieren ajustes manuales para bucear de manera segura en altura. Los buzos deben consultar las instrucciones de funcionamiento de su computadora de buceo para saber si se llevan a cabo ajustes de altura automáticos para las mediciones de profundidad y si existe alguna limitación. Cabe observar que es posible que algunos modelos, especialmente los más antiguos, no proporcionen ninguna compensación por la altura o no tengan una función de activación automática.
Recomendaciones


Como regla general, encienda su computadora de buceo manualmente en la superficie inmediatamente antes de cada buceo. Esto le permitirá confirmar el funcionamiento normal y la duración adecuada de la batería y permitirá que la computadora mida la presión de superficie real. Al estar en altura, algunas computadoras mostrarán el ícono de una montaña u otra indicación de que la computadora se ha ajustado para una presión de superficie menor.

Lea las instrucciones de funcionamiento de su computadora para conocer sus funciones y limitaciones y considere bucear con varios instrumentos, al menos con un profundímetro de respaldo. Una segunda lectura de la profundidad brinda una referencia para ayudar a detectar errores. Lo mejor sería que los dos instrumentos estuvieran hechos por diferentes fabricantes para evitar fallas comunes en el diseño o el uso. Debido a que un error en la medición de la presión de superficie se presentaría como una compensación constante en la lectura de la profundidad durante todo el buceo, puede detectarse pronto, mientras el buzo aún se encuentra a escasa profundidad.

Bucear en altura es más complejo que hacerlo a nivel del mar y es posible que sea necesario tomar medidas adicionales. No dude en consultar al fabricante de su computadora de buceo si no puede encontrar toda la información que necesita.

© Alert Diver — 4to Trimestre 2015