Equipo para prevención y respuesta a accidentes de buceo




La Nautilus Lifeline es una radio VHF bidireccional sumergible combinada con un GPS y una baliza de emergencia.
Los accidentes son algo poco frecuente en el buceo, especialmente cuando los buzos siguen las prácticas de seguridad establecidas, bucean en entornos para los que han recibido la capacitación correspondiente y lo hacen dentro del alcance de sus habilidades, su aptitud física y su experiencia. Existe un sinnúmero de oportunidades de buceo en todo el mundo que ofrecen una enorme variedad de condiciones. Esta diversidad ambiental da lugar a situaciones de emergencia que requieren diferentes respuestas y equipos.

Muchos lugares de buceo populares, tales como el sur de Florida, Cozumel, el estrecho de Puget y algunas partes de Fiyi, tienen fuertes corrientes. El buceo a deriva es popular en estos lugares. De vez en cuando, los buzos se separan de su grupo o embarcación gracias a las corrientes. En estos entornos, todos los buzos deben tener dispositivos de señalización en superficie tanto visuales como sonoros. En la actualidad, muchas organizaciones de entrenamiento exigen a sus instructores llevar ambos tipos de dispositivos en todo momento, lo que demuestra lo fundamentales que son para la práctica de un buceo seguro. Los dispositivos de señalización sonoros incluyen silbatos y sirenas activadas por aire como por ejemplo DiveAlert. Los dispositivos de señalización visual incluyen las boyas de superficie (o "boyas verticales de seguridad"), espejos de señalización e incluso bengalas marinas. Un oleaje levemente fuerte o una superficie un poco picada puede dificultar enormemente la búsqueda de un buzo perdido si no se tiene alguno de estos importantes, aunque relativamente costosos, dispositivos de seguridad.


Una variedad de dispositivos de señalización visibles y sonoros reduce el riesgo de los buzos de perderse en el mar.
El buceo nocturno es otra actividad de buceo popular. Los buzos que participan en buceos nocturnos o con visibilidad limitada siempre deben llevar, además de la luz principal, una luz de respaldo, un sistema de iluminación de emergencia como por ejemplo una barra luminosa (también conocida como Cyalume o barra de luz química) y una lámpara estroboscópica de superficie. La lámpara estroboscópica es fundamental para la recuperación si el buzo se pierde o se separa en la superficie en un mar agitado o una corriente fuerte. La desorientación es algo bastante común en el buceo nocturno, por lo que un profundímetro fácil de leer o una computadora de buceo con una pantalla grande puede ayudar a los buzos a monitorear su profundidad y la velocidad de descenso y ascenso. Una brújula, otro dispositivo de seguridad importante en el buceo nocturno, también puede convertirse en un elemento indispensable para encontrar a un buzo y llevarlo sin problemas a la costa cuando se practica buceo en algunos lugares templados donde podría haber niebla.

La mayoría de los buzos no consideran las botas y los guantes como parte del equipo de seguridad, pero pueden serlo. Por supuesto ofrecen protección térmica en agua fría, pero también brindan protección en lo que se refiere a otros aspectos del entorno marino. En algunas áreas, el uso de guantes de buceo se ha desalentado con la intención de proteger el arrecife, pero los guantes pueden proteger las manos de los buzos para evitar cortes, abrasiones e irritación durante el descenso o ascenso mediante el uso de cabos de ancla o de amarre. Los guantes también pueden evitar que se sufran cortes como consecuencia del contacto con piezas de metal puntiagudas en naufragios. Es posible que un buzo que es abandonado por un barco o arrastrado por una corriente deba nadar hasta la costa y caminar por un arrecife o un terreno rocoso para salir del agua; la protección de los pies podría marcar una verdadera diferencia en el desenlace para un buzo que queda varado en un lugar remoto.


Las fuentes de luz pequeñas y personales ayudan a los compañeros de buceo a mantener la proximidad durante la noche.
Una herramienta de corte probablemente es la pieza más pequeña y menos costosa del equipo de seguridad que podría hacer una diferencia entre la posibilidad de ahogarse y sobrevivir en una situación donde el buzo se enreda con algún objeto. Existe una variedad de herramientas de corte entre las que se pueden mencionar: cuchillos de buceo, corta líneas y tijeras de buceo. Además de ayudar a los buzos a escapar de una situación de enredo, las tijeras también pueden usarse para poder quitarle con facilidad el traje de neopreno a un buzo gravemente accidentado en una situación de primeros auxilios.

Una pieza de equipo de seguridad más nueva que está disponible hace poco es la Nautilus Lifeline, una radio marina VHF compacta y sumergible con tecnología GPS integrada que puede usarse en el agua cuando se está en la superficie. Si después de salir a la superficie el barco está a la vista, un buzo simplemente puede presionar el botón de la radio Lifeline para enviar un mensaje de alerta con su posición GPS exacta a los barcos que estén a varios kilómetros de distancia (hasta 19 kilómetros [12 millas] en condiciones ideales). La radio Lifeline es resistente al agua a una profundidad de 129 metros (425 pies) y puede ser utilizada por buzos y operadores de embarcaciones pequeñas como un dispositivo de señalización y comunicación de emergencia. El dispositivo puede colocarse en un bolsillo del chaleco compensador o bien puede sujetarse a él.


Un tercio de todas las muertes de buzos se deben a emergencias cardiovasculares, por lo que el uso de AED es cada vez más frecuente en el buceo.

Los buzos deben sujetar cualquier equipo de emergencia que utilicen bajo el agua de manera hidrodinámica de modo tal que no aumente el riesgo de enredarse. Algunos tipos de ganchos, incluso los mosquetones, podrían quedar atascados en naufragios, redes o trampas abandonadas, sedales o incluso kelp. Los mosquetones son una mejor opción dado que es menos probable que se enganchen por accidente a algún elemento del entorno. Una opción aún más hidrodinámica consiste en colocar el equipo de seguridad en los bolsillos del chaleco compensador o en bolsas de accesorios.

Los kits de primeros auxilios de buceo son esenciales para tratar lesiones bajo en agua o en la superficie dentro del agua. Los insumos de primeros auxilios deben conservarse en recipientes resistentes al agua para protegerlos del entorno húmedo. Para las aventuras de buceo en lugares remotos es necesario contar con kits de primeros auxilios más completos. Las unidades de oxígeno son fundamentales para el tratamiento en el lugar de una enfermedad disbárica y accidentes de buceo. Muchas muertes de buzos se relacionan con el paro cardíaco repentino; contar con un desfibrilador automático externo (AED) en el punto de buceo o en el barco de buceo aumenta la probabilidad de supervivencia. DAN® ofrece una variedad de kits de primeros auxilios y unidades de oxígeno para emergencias en recipientes resistentes al agua diseñados para el entorno marino.


Las herramientas de corte pueden salvar vidas en situaciones de enredo.
La educación continua de los buzos y el entrenamiento para emergencias son aspectos invaluables en el manejo de situaciones de emergencia. Todos los buzos deben tomar un curso de buzo socorrista. DAN ofrece cursos tales como Oxígeno para emergencias para accidentes de buceo, Primeros auxilios para accidentes de buceo causados por vida marina peligrosa y Examen neurológico para preparar a los buzos y a aquellas personas que no lo son para enfrentar accidentes e incidentes.

Existen muchos equipos diferentes que los buzos pueden utilizar para aumentar su seguridad y mejorar su capacidad de ayudar a otras personas. Para que la ayuda de emergencia sea eficaz es necesario contar con una buena planificación y el equipo apropiado, así como también las habilidades y los conocimientos que se necesitan para usarlo. Asegúrese de siempre tener el equipo de emergencia y seguridad correcto para el entorno y las condiciones en las que bucee.

© Alert Diver — 1er Trimestre 2014