El envejecimiento y el buceo

Investigadores y personal médico de DAN® responden a sus preguntas sobre medicina de buceo.

Tengo 79 años de edad y gozo de buena salud. No he practicado buceo en varios años y me gustaría volver a hacerlo. ¿Cuáles son las recomendaciones, prohibiciones o restricciones para un buzo de mi edad?

Cabe


observar que DAN® no es un organismo regulador y no establece normas ni pautas para la práctica de buceo. Todas las restricciones de edad o aptitud física existentes provienen de agencias de capacitación u operadores de buceo, no de DAN. Por lo general, la responsabilidad de la decisión de bucear o no corresponde al individuo y a su médico. No obstante, esta decisión debe basarse en la información sobre medicina de buceo más actualizada que esté disponible.

Muchas personas de más de 70 y 80 años de edad continúan buceando, aunque su estilo de buceo puede cambiar con el tiempo. La clave para la práctica de un buceo seguro es la aptitud física, no la edad. O como algunas personas suelen decir a la ligera: "lo importante no es la edad sino el kilometraje". Un adulto mayor apto físicamente puede ser un mejor candidato para el buceo que una persona de 25 años de edad que no tiene un buen estado físico. Pero esa misma persona nunca tendrá las mismas capacidades físicas de una persona atlética de 25 años de edad. Todos los tejidos (vasos sanguíneos, corazón, pulmones, músculos, etc.) envejecen.

Realizar una valoración cardíaca exhaustiva y una prueba de esfuerzo es una medida prudente y probablemente una de las primeras prioridades. Muchos cardiólogos familiarizados con la medicina de buceo recomiendan realizar una prueba de estrés cardíaco con un puntaje de 13 equivalentes metabólicos (MET, por sus siglas en inglés), mientras que otros recomiendan un mínimo de 10 MET. Cualquiera de los dos niveles supone ejercicios rigurosos. Si bien la mayor parte del buceo es relajante, una fuerte corriente, nadar un largo tramo en la superficie o rescatar a un compañero (o a uno mismo) requiere un alto nivel de tolerancia al ejercicio.

Tener conciencia de los problemas médicos subyacentes puede resultar sumamente práctico. Los dolores básicos de la artritis podrían confundirse con una enfermedad por descompresión, por lo que se recomienda que las personas que tengan este problema utilicen perfiles conservadores. Asimismo, es prudente bucear en lugares con un acceso razonable a la atención médica. Todos pueden tener una emergencia médica o de buceo y la edad aumenta la probabilidad de experimentar emergencias médicas en general. Un problema menor que se produzca cuando se tenga un acceso razonable a la atención médica podrá manejarse con facilidad. El mismo problema puede resultar mucho más problemático en una isla remota o una embarcación de vida a bordo cuando la atención médica se encuentra a horas o días de distancia.

— Frances Smith, EMT-P, DMT


Sé que el nitrógeno no es metabolizado por el cuerpo y he oído que los buzos técnicos enfrentan problemas con la enfermedad por descompresión causada por helio. ¿Tiene relevancia el tamaño de las moléculas? Las moléculas de helio son más pequeñas y livianas que las moléculas de oxígeno, mientras que las de nitrógeno son más grandes. Algunas personas llenan los neumáticos de su automóvil con nitrógeno porque supuestamente se escapa del neumático más lentamente que el aire.

En ocasiones el tamaño importa y en otras se trata de un argumento falso. Este es uno de esos casos donde es un poco de ambas cosas. El nitrógeno es una molécula ligeramente más grande que el oxígeno (por aproximadamente un 2 por ciento), pero eso no tiene nada que ver con su reactividad en el cuerpo. Una mejor analogía sería la manera en que la madera y el acero interactúan con un imán. El acero reacciona, mientras que la madera no.

Una


molécula de helio, por otra parte, tiene un tercio del tamaño de una molécula de nitrógeno. El tamaño de la molécula puede hacer la diferencia a la hora de atravesar algunas barreras, pero sin duda no es el único factor en la captación y eliminación o su naturaleza no narcótica en relación con el nitrógeno. Curiosamente, si bien el helio es considerado un gas rápido en lo que se refiere al intercambio, puede presentar desafíos en la descompresión, lo que puede provocar la necesidad de una mayor reducción de los límites sobre la base de las expectativas respecto a la velocidad de intercambio. Es posible que escuche más acerca de la descompresión relacionada con el helio en gran parte por el mayor uso por parte de los buzos técnicos deportivos. Incrementar la utilización a veces enfatiza nuevos problemas no descubiertos en el uso tradicional más limitado.

Como me gusta decir, la fisiología no es una ciencia matemática. La fisiología es mucho más dinámica. Las ideas aparentemente lógicas, como por ejemplo que el tamaño es un factor crítico, pueden ser atractivas pero no responden a la pregunta. Sin embargo, hacer preguntas y tener un interés de toda la vida en el aprendizaje son puntos fundamentales para acercarse a la esquiva verdad.

Por cierto, no vale la pena pagar por llenar sus neumáticos con nitrógeno.

— Neal W. Pollock, Ph.D.


¿Por qué todas las respuestas que leo en Alert Diver o en DAN.org parecen tan conservadoras? Aconsejan tener cautela con respecto a problemas médicos a los que nunca les prestaría demasiada atención al participar en otras actividades como esquí, tenis o basquetbol o al ejercitarme en el gimnasio. Da la impresión de que su organización tiene miedo de que personas que no son completamente sanas practiquen buceo.

Muchos


buzos tienen condiciones médicas o toman medicamentos y disfrutan del buceo sin ningún problema. DAN tiene por objeto proporcionar información sobre la base de la bibliografía disponible y las opiniones de los expertos establecidas en la medicina de buceo, no decidir quién puede o quién tiene prohibido bucear. Aconsejamos a buzos (y posibles buzos) y a sus médicos para que puedan tomar decisiones razonadas e informadas acerca del buceo. A veces DAN recomienda que los buzos o posibles buzos sean evaluados por un médico que haya recibido una capacitación especial en medicina de buceo.

En el entorno de buceo existen riesgos que no están presentes en la mayor parte de las demás actividades recreativas. Si alguien que juega basquetbol se marea o siente que le falta el aire, puede detener la actividad con facilidad y descansar. Si se produce una emergencia médica, será posible acceder a los servicios médicos de emergencia de inmediato. No obstante, el mundo submarino es implacable y los problemas que se produzcan pueden aumentar el riesgo de ahogamiento. La falta de aire, por ejemplo, no siempre se soluciona al tomar un descanso bajo el agua debido al aumento de la resistencia que se produce al respirar a través de un regulador. Es importante recordar que al bucear con aire comprimido utilizamos equipo de soporte de vida para explorar un entorno que no es propicio para la supervivencia humana.

— Scott Smith, EMT-P


Recientemente regresé a casa de un viaje de buceo de dos semanas en una embarcación de vida a bordo. Al principio me sentí un poco mareado mientras me adaptaba al movimiento de la embarcación, pero luego pude disfrutar de un maravilloso viaje. No obstante, cuando desembarcamos al final del viaje sentí que el muelle se balanceaba. Me sentí mareado y casi vomito. Esta sensación continuó durante casi una semana y luego desapareció. ¿Por qué sucedió esto?

Si bien no podemos decir con certeza qué causó sus síntomas, es posible que haya sufrido una condición que se conoce con diversos nombres incluso mar de tierra, síndrome de desembarco y síndrome de "Mal de Débarquement" (Mal del desembarque, o MdDS, por sus siglas en inglés). Este síndrome se produce cuando el cerebro, que se ha adaptado al movimiento constante del barco, básicamente se ha olvidado de cómo manejarse sobre una superficie sólida. Para el cuerpo la sensación de estar en tierra firme resulta extraña y anormal. El sistema vestibular, que controla el equilibrio del cuerpo, se ve afectado y normalmente demora algunas horas o hasta algunos días para readaptarse a estar sobre una superficie que no se encuentra en movimiento. Sin embargo, algunas personas han informado que su desaparición ha demorado mucho más tiempo. Ninguna prueba puede diagnosticar definitivamente el síndrome de desembarco; el diagnóstico se basa en la exclusión de alternativas razonables.

Si


bien los síntomas principales son una sensación de balanceo persistente y una sensación de desequilibrio, otros síntomas pueden incluir mareo, fatiga, migrañas, depresión, náuseas, dificultad para concentrarse y confusión. Por lo general, la condición es más pronunciada cuando la persona está sentada o acostada. A diferencia del mareo por movimiento, los síntomas del síndrome de desembarco pueden mejorar con el movimiento, como por ejemplo al caminar o trasladarse en un vehículo.

Es imposible predecir si una persona sufrirá el síndrome de desembarco después de un crucero o un viaje. Aquellas personas que se adaptan de inmediato al movimiento del mar parecen ser más susceptibles. El síndrome de desembarco es más común en las mujeres que en los hombres, pero no se ha detectado un vínculo hormonal específico. Para reducir la probabilidad de sufrir el síndrome de desembarco, tome medidas para prevenir el mareo unos días antes de abordar la embarcación y continúe con ellas unos días después de regresar a tierra.

De acuerdo con la MdDS Balance Disorder Foundation, no existe ningún tratamiento para la condición ya que por lo general desaparece sola. Los medicamentos para el mareo por movimiento, como por ejemplo la meclizina o la escopolamina, no tienen eficacia con el MdDS. En cambio, el clonazepam, las benzodiacepinas o la amitriptilina pueden resultar beneficiosos. Además, las actividades físicas ligeras como caminar o practicar yoga, tomar una siesta y posiblemente someterse a un tratamiento de acupuntura pueden ayudar a fortalecer el sistema vestibular.

Los recursos de información adicional incluyen el grupo de Instituciones Nacionales de Salud (National Institutes of Health), la Organización Nacional de Enfermedades Raras (National Organization for Rare Disorders) y la MdDs Balance Disorder Foundation.

— Frances Smith, EMT-P, DMT


En un artículo reciente de DAN acerca del ejercicio y el buceo, leí lo siguiente:

Se cree que la actividad física intensa, generalmente con una fuerza muscular y una carga articular importantes (la aplicación de fuerzas sobre las articulaciones), aumenta transitoriamente la actividad de los micronúcleos, el supuesto agente de formación de burbujas.
¿Son estos micronúcleos preexistentes? ¿De dónde provienen los micronúcleos y cómo se forman o crean?


El punto de origen para la formación de burbujas es uno de los grandes misterios de la ciencia de buceo. Sabemos que las burbujas se forman con sobresaturaciones de gas relativamente bajas, lo que sugiere una cierta agilización biológica del proceso, pero aún no contamos con las herramientas de procesamiento de imágenes necesarias para ver la formación inicial. Esta tecnología eventualmente se desarrollará, pero aún no está disponible. También se continúa con otros métodos para identificar los lugares de formación.

Los


micronúcleos pueden constar de múltiples estructuras. Sean lo que sean, son preexistentes y su actividad de favorecer la formación de burbujas puede verse influenciada por sucesos agudos (en particular, excursiones de presión recientes que actúan como un precondicionamiento para alterar la capacidad de respuesta). La alteración de la capacidad de respuesta parece ser transitoria, lo que indica un estado dinámico o un cambio en curso. Si quiere ver los micronúcleos en acción, observe un vaso de cerveza. A menudo pueden verse flujos de burbujas que se originan de puntos aparentemente singulares en el costado del vaso. Estos puntos con frecuencia son asociados con defectos presentes en el vaso, pequeñas grietas donde existen puntos de formación de micronúcleos. Se cree que los micronúcleos están alojados en las grietas y actúan para producir una burbuja tras otra. Incluso si esto no puede proporcionar todas las respuestas, puede ser un descanso agradable si le gusta la cerveza.

En última instancia, podemos ver las burbujas mejor en el sistema vascular y tenemos una idea de cuándo se desarrollan y cuáles son los efectos que pueden tener. Cuando somos imprecisos acerca de los detalles específicos de la propia formación, es un honesto reconocimiento de la falta de conocimientos que hay en la actualidad.

— Neal W. Pollock, Ph.D.

© Alert Diver — 2do Trimestre 2016