El tiburón: un ícono en alza




Un tiburón martillo gigante (Sphyma mokarran) se desplaza sobre un plano de arena superficial cerca de la
isla Bimini en las Bahamas.


Durante millones de años, los tiburones se han ganado una reputación de depredadores efectivos e impactantes. Los primeros humanos en encontrar a estos animales deben haber sentido asombro, miedo y fascinación, actitudes que se mantienen hasta la fecha. Históricamente, hemos cazado tiburones, los hemos expuesto como trofeos y los hemos comido; recientemente tuvimos la posibilidad de saber lo vulnerables que son a nuestra presencia. A través de la conciencia cada vez mayor de que los tiburones en realidad necesitan nuestra protección, ha surgido un movimiento de conservación global.

Aun así, las perspectivas en cuanto a los tiburones siguen siendo variadas. Mientras que muchos populares productos de los medios de comunicación, como la sensacionalista "Semana de los tiburones" (Shark Week) de Discovery Channel, alimentaban nuestro miedo regularmente, y nos convencían de que los ataques de tiburones son cada vez más frecuentes y siempre están en alza, los tiburones también son uno de los grupos más populares de animales salvajes del planeta. A las personas les encanta observarlos y son capaces de pagar muchísimo dinero para verlos en el agua. Algunos estudiantes gustosamente sacrifican varios años de sus vidas, además de una inversión monetaria considerable, simplemente para poder estudiarlos. Si juega sus cartas correctamente, incluso puede convertirse en una celebridad de tiburones y aparecer en algunos de los muchos y populares documentales sobre estas cautivadores criaturas. En 2014, tiburones ficticios fueron lanzados desde tornados, por segunda vez. Si alguien ve a un tiburón desde una embarcación, el noticiario nocturno inmediatamente transmitirá el suceso. La cantidad de tiburones que existe en la actualidad es la más alta que se ha registrado jamás, ¿pero acaso la recién descubierta omnipresencia del tiburón en la cultura popular ha enturbiado la verdad sobre la condición del animal?

Alrededor del 25 por ciento de todas las especies de tiburones están en peligro de extinción. No obstante, el problema es mucho más complejo. Muchas especies de tiburones son vulnerables a incluso bajos niveles de presión pesquera. Por ejemplo, una especie de tiburón azotador tiene sólo dos crías por año, y tardan casi 13 años en alcanzar la madurez. No es difícil imaginar por qué esta especie estaría en un riesgo especial. De modo similar, el mercado de aletas de tiburón es responsable de la muerte de decenas de millones de tiburones cada año. Algunas especies han disminuido más de un 90 por ciento en los últimos años y probablemente deberán pasar décadas bajo un manejo informado antes de que comiencen a mostrar signos de recuperación en la población.

No obstante, desde un punto de vista de conservación hay muchos motivos para celebrar. En la actualidad, la investigación contemporánea sobre tiburones realmente depende de los gigantes que lideraron el estudio de estas enigmáticas especies. Un sinnúmero de grupos de investigadores han pasado mucho tiempo en el mar, en salas de reuniones, tras puertas cerradas y en el acalorado frente de batalla de las políticas para reunir datos y formular políticas diseñadas para implementar medidas de protección y estrategias sustentables para el manejo de tiburones. Se puede ver un gran ejemplo de sus logros en el reciente éxito del tiburón blanco, que está mostrando signos de recuperación tanto en la costa este como en la oeste de los Estados Unidos, de acuerdo con las investigaciones publicadas este año.

En la actualidad, las personas pueden hacer un seguimiento de los movimientos diarios de los tiburones marcados en tiempo real desde sus smartphones. Una variedad de corporaciones, incluso las empresas de lentes de sol, están realizando donaciones para apoyar la conservación de los tiburones. Los investigadores continúan haciendo increíbles descubrimientos en lugares como las profundidades del mar, donde en promedio cada unas pocas semanas se describe una nueva especie de tiburón. Aún no sabemos casi nada sobre estas especies o el estado de sus poblaciones, y su existencia sigue siendo eclipsada por las grandes y atractivas especies más importantes.

Se han hecho grandes avances en lo que se refiere a las poblaciones de tiburones en recuperación en muchas regiones y para varias especies, pero no debe permitir que las publicidades, las noticias o las películas lo engañen. La cantidad de tiburones que hay a lo largo de nuestras costas no está aumentando súbitamente. Definitivamente la conservación ha tenido éxito a nivel regional, pero el problema es realmente global, un punto destacado por el gobierno de Australia Occidental, que el año pasado utilizó medidas de control de tiburones letales para mitigar el aumento de los ataques de tiburones que se produjo en los últimos años. Si bien es posible que sus preocupaciones sean reales, dichas medidas no solucionarán el problema.

En las historias de encuentros negativos entre tiburones y humanos, los humanos tienden a ser los perdedores, por lo que resulta fácil ver por qué podemos percibir un aumento aparente en los encuentros con tiburones como evidencia del aumento en la abundancia de los animales, pero no existen datos científicos que puedan probar esta correlación. Esta discrepancia entre la percepción y la realidad demuestra que la conservación de tiburones es un problema tanto social como ecológico.

Si bien las actitudes públicas y las políticas relacionadas con el estado de los tiburones pueden cambiar con el tiempo, la naturaleza de crecimiento lento y baja producción reproductiva del animal no lo hará. Aún comemos tiburones, pero se están haciendo grandes avances para poner un freno a la demanda de productos relacionados con ellos. La educación y la conciencia aún son primordiales, y debemos seguir defendiendo a los tiburones y ser líderes en nuestras comunidades. Con un compromiso y una investigación combinados con esfuerzos para disipar la información incorrecta, los tiburones pueden continuar su ascenso hacia la estratósfera de la cultura popular y tal vez algún día volver a recuperarse prosperar en los océanos de todo el mundo.
Mire el video
Bold — A Waterlust Film about Oceanic Whitetip Sharks (Valiente: una película de Waterlust sobre el tiburón oceánico de puntas blancas)



© Alert Diver — 4to Trimestre 2014