El río San Lorenzo




Una cría de foca de Groenlandia de unos pocos días de vida, conocida por su pelaje blanco, usa un trozo de hielo para bloquear el incesante viento que azota el hielo marino en el golfo de San Lorenzo.


David Doubilet y yo vivimos en la región de las islas Thousand del río San Lorenzo, no por accidente ni porque yo crecí cerca de aquí, sino intencionalmente y motivados por el deseo. La vía marítima del San Lorenzo, un bulevar para el transporte marítimo internacional, es literalmente nuestro jardín trasero. El ruido de fondo de los barcos y el relajante cantar de los somorgujos suenan en nuestra casa y en la oficina.

Recientemente habíamos tenido una increíble oportunidad de explorar la extensión del río San Lorenzo, desde nuestro muelle cerca del lago Ontario hasta las lejanas costas de Terranova y Labrador, para un artículo de la revista National Geographic publicado en mayo de 2014. El desarrollo propuesto de un importante descubrimiento de petróleo conocido como "Old Harry" (El viejo Harry) en el golfo de San Lorenzo proporcionó el incentivo necesario para explorar y compartir aquello que se encuentra en riesgo en las aguas circundantes. Con la ayuda de nuestros colegas Michel Gilbert y Danielle Alary, comenzamos a planificar nuestra expedición.

Nuestro muelle está a unos pocos minutos de distancia de naufragios, castillos de libros de cuentos y esturiones. A fines de mayo, cuando la temperatura del río alcanza los 10°C (50°F), los esturiones de lago se reúnen para desovar en los lechos de grava que se encuentran cerca de allí. Una corriente de 3 a 5 nudos brama en todas las áreas de desove, gasificando su valioso manto de huevos. Bucear en este lugar con esta prehistórica especie amenazada es como nadar contra una manguera contra incendios. Este magnífico pez puede vivir 100 años y está programado para una reproducción lenta: las hembras engendran por primera vez a los 25 años y los machos entre los 14 y 16 años. En un contexto de disminución del hábitat y una insostenible recolección de caviar, las poblaciones de esturiones de todo el mundo están experimentando una crisis.


El Castillo Boldt, que aquí se muestra durante el otoño boreal, se encuentra en el centro de la región de las islas Thousand, en el río San Lorenzo.


El río se ensancha para desembocar en uno de los estuarios más profundos y con mayor riqueza del mundo a medida que se acerca a la fosa oceánica Laurentian en Tadoussac, Quebec. El afloramiento de agua de 3°C (38°F) rica en nutrientes alberga a las 13 especies de ballenas que viven en el sistema de San Lorenzo, muchas de las cuales se encuentran dentro de los límites del Parque Nacional Marino Saguenay-Saint-Laurent. Trabajamos junto con científicos de Groupe de recherche et d'éducation sur les mammifères marins, GREMM (Grupo de Investigación y Educación sobre Mamíferos Marinos), para capturar imágenes de ballenas beluga. Las ballenas beluga de San Lorenzo son una población muy querida y estudiada en medio de una desesperada desaceleración económica como resultado de un inexplicable aumento de la mortalidad infantil. La valiente beluga se acercó a nosotros desde la verde penumbra. Frunció sus labios morados y dejó escapar una burbuja, avanzó con cautela y lentamente abrió ampliamente su boca de color rosa, y luego un poco más, en un intento por probar la caja estanca Seacam.


Una medusa melena de león se mueve lentamente por las ricas aguas superficiales del fiordo de Bonne Bay en Terranova.


Los renombrados buzos oriundos de Quebec Paul Boissinot y Georges Mamelonet se encontraron con nosotros en Percé, Quebec, para guiarnos hasta la isla Buenaventura en el golfo cerca de Percé. Buenaventura alberga a una de las colonias de alcatraces atlánticos más grandes del mundo, y grandes manadas de focas grises descansan aquí durante sus migraciones. Estábamos fotografiando enormes langostas de más de 5 kg (12 libras) que patrullaban el fondo cuando fui sorprendido por un pellizco en el trasero. Pensé que se trataba de la señal de David para salir a la superficie, pero al darme vuelta encontré a una foca gris que luego tiró de mis aletas alegremente e intentó engullir mi domo. Estas hermosas focas tienen un buen sentido del humor y se comportan como si fueran cachorros. Desafortunadamente son los sujetos de un controvertido sacrificio que se ha propuesto para eliminar el 70 por ciento de la cantidad total que existe en el golfo en un intento por resucitar poblaciones de bacalao.

Cruzamos el golfo hasta la costa oeste de Terranova para encontrarnos con Rick Stanley y Robert Hooper, Ph.D., con el objeto de explorar los fiordos profundos, fríos y claros de Bonne Bay. Las paredes rocosas del fiordo que caen en picada están cubiertas por mantos asombrosamente densos de anémonas con tallo. Las pendientes menos pronunciadas son el hogar de peces lobo, que nos observaban desde sus guaridas. Sus expresiones de enojo, sombrías y algo cómicas le recordaban a David a algunos de sus familiares de Montreal. Después de cada buceo salimos a la superficie para encontrar una pintura viviente de caletas iluminadas por el sol repletas de algas doradas y platijas que planeaban como hojas. Medusas melena de león de todas formas, tamaños y colores se desplazaban frente a un llamativo lienzo canadiense de coníferas y roca antigua, un escenario perfecto para las imágenes divididas características de David.


Jennifer Hayes nada con una hembra de esturión de lago de varias décadas de edad camino a las áreas de desove.


El invierno transforma el golfo en un mundo surrealista de viento incesante y hielo marino que cambia de forma; es el reino de la foca de Groenlandia. Para nosotros este es el corazón del río San Lorenzo, y quedamos hipnotizados por su belleza natural. Estas focas nacen en el hielo a fines de febrero, son amamantadas durante 12 a 15 días y luego son abandonadas por sus madres para que aprendan a ser focas de Groenlandia. Nos encontramos con Mario Cyr en Îles-de-la-Madeleine y viajamos en un barco pesquero hacia el hielo marino cada vez más delgado, que soportaba a 10.000 focas de Groenlandia. Descendimos al mundo glacial de las focas, donde madres frenéticas y paranoicas van y vienen de la placa de hielo y las recelosas crías aprenden a nadar.

Los machos estimulados por la testosterona dan vueltas bajo el hielo mientras esperan con impaciencia una oportunidad para aparearse. En este mundo frío y desafiante hay un tenso pulso de vida. Pasamos días en el hielo, mientras los chillidos de las crías hacían eco a través del casco de acero, y sonaban como el llanto de bebés humanos. El buceo fue estimulante y agotador. Tuvimos encuentros que nos cambiaron la vida y que quedarán siempre en nuestro recuerdo.

Mientras nos alejábamos de las focas fuimos sorprendidos por una tormenta que golpeó el débil hielo marino, que se convirtió en una licuadora y mató a la mayoría de las crías que se encontraban en el golfo por segundo año consecutivo. El calentamiento en el golfo ha provocado un deterioro y la inestabilidad del hielo que se desintegra debajo de las crías.

Este mundo invernal dinámico y en constante evolución del golfo de San Lorenzo es una corriente que fluye por nuestras vidas. Regresamos cada año cuando el gélido silencio del mar es interrumpido sólo por el viento y los gritos de las focas de Groenlandia.





Cómo bucear en este lugar
REGIÓN DE LAS ISLAS THOUSAND
Cómo llegar: la región de las islas Thousand se encuentra a 145 km (90 millas) al norte del aeropuerto de Siracusa, Nueva York, y a seis horas en auto desde Boston o Nueva York.

Condiciones: durante el verano boreal los días son cálidos (alrededor de los 29°C [85°F]) y las noches son más frías. La temperatura del agua alcanza los 21°C (70°F) en el corredor de agua dulce y la mayoría de los buzos usan trajes secos o trajes de neopreno de 7mm. La corriente puede ser importante, por lo que puede ser necesario contar con habilidades de buceo intermedias a avanzadas. A fines del verano y principios del otoño boreal se puede disfrutar de la mejor visibilidad.

En la superficie: la diversión en la superficie incluye castillos, viajes en lanchas a motor de madera y servicios de chárter en helicópteros y aviones. O también puede visitarnos en nuestra casa para disfrutar de una taza de café; le haremos vivir un momento muy divertido.


ESTUARIO DE SAN LORENZO
Cómo llegar: Les Escoumins, uno de los lugares favoritos a nivel internacional cerca del Parque Nacional Marino Saguenay-Saint-Laurent, se encuentra a cuatro horas y media en auto al este de la ciudad de Quebec. Se trata de un punto de buceo sencillo. Para los buzos técnicos y de naufragios de nivel avanzado, se puede llegar al Empress of Ireland mediante un viaje en ferry hacia la costa sur en Rimouski.

Condiciones: durante el verano boreal los días son cálidos, las noches frescas y el agua fría. Se debe tener experiencia en el uso de trajes secos. Este tipo de buceo es muy gratificante pero el agua está realmente fría.

En la superficie: la observación de ballenas es una actividad que no se debe dejar de practicar. Los visitantes pueden practicar senderismo y contratar chárters aéreos.


PENÍNSULA DE LA GASPESIA, GOLFO DE SAN LORENZO
Cómo llegar: se puede tomar un vuelo al aeropuerto Michel-Pouliot Gaspé, o bien se puede optar por el viaje en auto de nueve horas hacia el este desde la ciudad de Quebec.

Condiciones: dada la presencia de corrientes moderadas es necesario contar con habilidades de buceo intermedias a avanzadas. En este lugar predominan las temperaturas cálidas. La temperatura del agua normalmente es de unos 15,5°C (60°F), por lo que los buzos generalmente utilizan trajes secos.

En la superficie: no debe dejar de visitar la colonia de alcatraces presente en la isla Buenaventura. La cocina de Quebec está muy cerca en segundo lugar.


ISLES-DE-LA-MADELEINE, GOLFO DE SAN LORENZO
Cómo llegar: se puede tomar un vuelo al aeropuerto Îles-de-la-Madeleine.

Condiciones: durante el invierno boreal la isla está cubierta por hielo, por lo que es necesario usar trajes de supervivencia en la superficie y trajes resistentes al agua para bucear.

© Alert Diver — 4to Trimestre 2014