El lado oscuro del sol

Cómo trabajar con la fuente de luz más potente que existe


Los corales duros situados en la parte superior del arrecife bloquearon la mayor parte del sol del mediodía, lo que impidió que la parte superior de la imagen quedara dominada por una esfera solar sobreexpuesta.


Estaba a punto de iniciar mi ascenso cuando me di cuenta de que estaba siendo observado. Miré a mi alrededor y finalmente encontré a mi observador que estaba a unos 7 metros (25 pies) sobre mí. Un león marino de California me miraba desde la superficie; su forma elegante estaba perfectamente delineada por la luz del sol de la tarde. Cuando estaba levantando mi cámara, el animal se lanzó abruptamente hacia mí con la boca abierta.

Podía escuchar cómo los buzos que estaban junto a mí vitoreaban con sus reguladores en la boca mientras yo presionaba el obturador. El león marino se alejó y yo subí al barco entre exclamaciones de celos y pedidos de ver mis imágenes. No obstante, mientras revisaba las imágenes se me vino el mundo abajo. En lugar de la toma que había imaginado, un león marino a la defensiva bordeado por rayos de sol sorprendentemente definidos, la imagen que había capturado parecía una bola blanca bordeada por una desagradable aura aguamarina. ¿Había un león marino en el medio de esa esfera resplandeciente?

En ese instante supe qué había hecho mal: la configuración de exposición de mi cámara, que había sido perfecta para las imágenes que había tomado anteriormente con el sol a mis espaldas, no había sido ajustada para fotografiar con el sol de frente. Qué humillante era esto. Miré a los otros buzos y sacudí la cabeza con vergüenza mientras sus risas empáticas resonaban a mi alrededor. Resultó que estaba en buena compañía; durante todo el viaje de regreso al puerto, los demás fotógrafos que estaban a bordo me entretuvieron con historias similares sobre oportunidades que ellos también habían desaprovechado.
El lado soleado de las imágenes digitales

Las partículas presentes en la columna de agua y el sol de la tarde crearon un destello con rayos de sol bien definidos sobre esta agua viva a 3 metros (10 pies) en las Islas Salomón.
Al abrir un libro o una revista sobre buceo hay grandes posibilidades de encontrar fotos del sol y referencias sobre él. Rayos que se filtran a través del agua, la silueta de una increíble criatura delineada por destellos de sol, la luz que penetra la entrada a una caverna: todas estas son imágenes que provocan un gran entusiasmo y todas ellas también tienen buzos llenos de cámaras y de frustración. Encontrar y capturar esos hermosos rayos requiere de paciencia, esfuerzo y suerte. Incluso si la configuración de su cámara es la correcta, sus fotografías podrían quedar arruinadas fácilmente como consecuencia de la distorsión, el "banding" (formación de bandas verticales u horizontales) o una pérdida general de detalles.

Las cámaras con película podían registrar el contraste y los detalles sutiles de color mejor que la mayoría de los sensores digitales, por lo que era más probable que un destello de sol con una exposición correcta produjera un resultado gratificante. No obstante, la mayoría de los fotógrafos hace tiempo que han hecho la transición a la fotografía digital, y hemos aprendido a adaptarnos de los antiguos soportes digitales a los nuevos. Los sensores digitales están mejorando constantemente, y las cámaras digitales ofrecen varias herramientas para ayudar a los fotógrafos a aprovechar cada oportunidad al máximo.

Capturar imágenes en el formato RAW (en bruto) permite conservar el máximo rango dinámico para cada archivo de imagen. Revisar las imágenes y los histogramas durante cada buceo ofrece constantes oportunidades de ajustar la configuración de exposición, y la técnica de horquillado ("bracketing") (captura de varias exposiciones apenas diferentes del mismo sujeto) proporciona un sistema de seguridad digital para disminuir las posibilidades de experimentar problemas de exposición.
Destellos y rayos de sol
Si alguna vez durante una parada de seguridad extendida quedó encantado con los efectos del sol del atardecer cuando penetra en aguas poco profundas, está familiarizado con los destellos superficiales, también conocidos comúnmente como "rayos de Dios" o luz que se filtra. El agua es mucho más densa que el aire, por lo que mientras que parte de la energía de la luz del sol es reflejada en la interfaz agua-aire, los rayos que penetran en el agua son reflejados y dispersados. Dependiendo del momento del día y las condiciones de la superficie, en efecto podemos ver rayos de luz dorados y definidos en la columna de agua.


Los rayos del sol del mediodía que se observan aquí parecen converger en un punto debajo de la cabeza de la ballena azul, una ilusión óptica que realza al sujeto.


Aunque la explicación óptica parece simple, este hermoso efecto de luz requiere una serie de circunstancias muy particulares que no se encuentran en todos los buceos. Primero, cuánto mayor sea la profundidad más se difuminará la energía de la luz, por lo que el efecto de "rayo de luz" se produce principalmente en aguas poco profundas. Segundo, si la superficie del agua está picada, la luz del sol estará más dispersa, lo que puede impedir la formación de rayos marcados. Tercero, las partículas presentes en la columna de agua, una molestia en muchas otras situaciones de captura de imágenes, de hecho ayudan a definir los rayos de sol. Por último, la elección del momento oportuno tiene un rol sumamente importante para lograr este efecto. Es más probable que este fenómeno tenga lugar cuando el sol está en una posición baja en el cielo; por lo tanto, algunos fotógrafos pueden planificar buceos a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde para intentar capturar este efecto.

Muchos de los principios para ver y fotografiar destellos de sol con rayos definidos son los mismos que para los rayos de sol superficiales. Los factores clave incluyen aguas poco profundas que contengan material particulado, superficies calmas y el sol en una posición baja. En aguas más profundas o en otros momentos del día se puede ver una gran esfera solar con características visuales diferentes, pero no resulta un elemento de composición menos emocionante.
Prepárese para el éxito

Con la parte más brillante del sol del mediodía minuciosamente oculta, las partículas en el agua ayudaron a crear rayos de sol bien definidos con este banco de caballas en las Islas del Canal.
Ya sea que fotografíe rayos de sol o la gran esfera solar, probablemente deberá limitar la cantidad de luz que llega a su sensor. La herramienta más potente de una cámara para evitar que el sol se parezca más a una mancha solar es la velocidad del obturador. Si utiliza flashes, ajuste el obturador en la velocidad máxima que permite la sincronización del flash (1/160 seg. a 1/320 seg. para la mayoría de las cámaras). Si la imagen aún queda sobreexpuesta y la capacidad ISO es lo más baja posible (100 para la mayoría de las cámaras), intente disminuir el tamaño de la abertura a fin de reducir el tamaño del sol. Cabe observar que el ajuste de la capacidad ISO y la abertura también afectará el primer plano, una cuestión complicada que se abordará de forma más detallada más adelante.

Una táctica común para compensar la luz brillante del sol es la subexposición extrema. Si bien este enfoque ayudará a disminuir el resplandor del sol y puede producir sorprendentes imágenes de alto contraste, esto a veces sucede a costa de la captura del verdadero color del agua, reproduciendo así tonos azules o verdes que casi llegan al negro en la periferia de la toma.

Desgraciadamente, hay algunas ocasiones en las que tomar fotografías con el sol de frente simplemente no producirá una imagen aceptable. Por ejemplo, en aguas muy claras y superficiales al mediodía, hay grandes posibilidades de que el sol se vea como una masa amorfa blancuzca bordeada por gruesos halos de color turquesa y aguamarina, sin importar qué configuración de la cámara hayamos elegido. Una popular técnica de solución de problemas consiste en utilizar estructuras arrecifales o naufragios, vida marina o siluetas de buzos para bloquear la mayor parte del sol. Otra opción es ajustar la composición para incluir sólo el borde del sol o sus rayos. Hay una última opción que puede aplicarse después del buceo: si tomó una fotografía que sin querer o inevitablemente contiene un sol sobreexpuesto, un recorte creativo puede permitirle rescatar una imagen que de otro modo hubiera sido irrecuperable.

Si se encuentra en aguas claras y profundas, hay otra forma más de incorporar el sol en la imagen en condiciones de mucha luz. Fotografíe en un ángulo descendente con el sol a sus espaldas. A veces parecerá como si los rayos convergen en un punto detrás suyo, creando así un efecto de perspectiva óptica que puede incorporar componentes creativos a las imágenes, sobre todo los retratos de vida marina pelágica. Como no está fotografiando con el sol de frente, esta técnica es más indulgente en lo que respecta a la configuración, aunque tal vez aún sea necesario utilizar velocidades altas del obturador para congelar los haces de luz y capturar imágenes nítidas de los sujetos principales.
Luz de catedral
Con la fotografía, hay excepciones a las reglas que resultan algo confusas. La luz de catedral hace referencia a los rayos de luz solar concentrados que pueden verse en los naufragios y las cavernas o que se observan adyacentes a la vida marina o la vegetación. Como este efecto se ve contra fondos oscuros o con sombras, los rayos demarcados son visibles en aguas relativamente más profundas. Asimismo, dado que estos rayos pueden verse cuando el sol penetra en las fisuras de la estructura de fondo, necesitan un sol brillante en un ángulo específico. El mediodía puede ser el mejor momento para capturar el efecto en un bosque de kelp, pero en el caso de la abertura de una cueva hacia el este, la mejor opción sería la luz de la mañana.


Este tiburón oceánico de puntas blancas no sólo es un sujeto fascinante, sino que también cubre el fuerte sol del mediodía, lo que impide que se observe una esfera solar abrumadora.


Debido a que el fondo en la mayoría de estos escenarios es oscuro, el enfoque respecto a la exposición puede ser bastante diferente al empleado para fotografiar rayos de sol durante buceos en arrecifes poco profundos. Una alta velocidad del obturador lo ayudará a congelar los rayos de luz, pero si es demasiado alta su imagen no mostrará los detalles de la estructura del entorno. En este caso, un poco de experimentación ayudará a ajustar el equilibrio entre los rayos de sol nítidos, los detalles y los colores visibles en aguas abiertas. Un buen punto de partida puede ser medir la luz de las aguas abiertas y ajustar la configuración según corresponda; o bien simplemente puede encuadrar. Una pantalla LCD digital revelará un buen punto de partida aproximado, y exposiciones con aberturas arriba y abajo que permitan garantizar una imagen RAW óptima.
Previsión del primer plano

Esta imagen de un arrecife y un buzo cerca de Fiyi se capturó a 24 metros (80 pies), por lo que el sol se ve como una bola de contornos no definidos.
Al incorporar sujetos en primer plano iluminados por un flash, fotografiar con el sol de frente puede ser bastante complicado. Ya hemos mencionado que en condiciones con mucha luz a menudo es necesario ajustar la configuración de la cámara para limitar la cantidad de luz que llega al sensor de la cámara. Aumentar la velocidad del obturador es una manera de disminuir la exposición del fondo, pero cuando se fotografía con un flash que ilumina los sujetos en primer plano, los ajustes están limitados por la velocidad de sincronización máxima de su cámara. Una vez que comience a disminuir la capacidad ISO o el tamaño de la abertura, suponiendo que la luz del flash sea constante, también disminuirá la exposición del sujeto en primer plano. Cuando altere cualquiera de estos valores por la luz ambiental, deberá ajustar simultáneamente el rendimiento del flash en consecuencia, ya sea por medio de la configuración de potencia del flash o la distancia entre el flash y el sujeto.

En el caso de la capacidad ISO un buen punto de partida es duplicar la potencia del flash cada vez que reduzca la capacidad ISO a la mitad, es decir, si fotografía con una capacidad ISO 200 con los flashes a ¼ de potencia, entonces al reducir la capacidad ISO a 100 hará que aumente la potencia de los flashes a ½. Sin duda, este proceso de pensamiento requiere una comprensión básica de la interrelación entre la capacidad ISO, la abertura y la potencia de los flashes, pero su habilidad respecto a esta técnica se acelerará mediante el uso de un enfoque de prueba y error que incorpora un minucioso análisis de imágenes e histogramas durante todo el buceo.

Incluso los flashes más potentes producen una cantidad limitada de luz que es diminuta en comparación con el sol. Si no puede iluminar al sujeto en primer plano de manera adecuada, es posible que deba ajustar sus expectativas de manera más rigurosa que los valores de configuración de su cámara. Seleccionar sujetos más pequeños, por ejemplo, tales como ramas individuales de coral blando en lugar de rompientes cubiertas de coral, le permitirá acercarse más, lo que aumentará la intensidad potencial de la luz sobre el sujeto. Los sujetos reflectantes o de colores claros también necesitan una menor potencia del flash que los absorbentes o de colores oscuros.

Si todo lo demás falla, aún queda un truco creativo que puede utilizar: la silueta. Al utilizar un sujeto no iluminado para bloquear el sol, puede por cuenta propia mitigar las limitaciones de la velocidad de sincronización del flash y posiblemente los primeros planos con una exposición insuficiente. En el caso de las siluetas es mejor elegir sujetos con formas distinguibles, como por ejemplo buzos o vida marina grande e icónica. Con suerte, la silueta se convertirá en un elemento de composición crucial, lo que le permitirá aprovechar los rayos del sol al máximo.

© Alert Diver — 4to Trimestre 2014