El éxito de la conservación en Indonesia

Raja Ampat crea una esperanza real para los tiburones y las mantarrayas.


Las mantas de Raja Ampat se encuentran en el centro de una floreciente industria del turismo marino que en la actualidad es el principal motor económico de la región.


En 2010 el gobierno de Raja Ampat en Papúa Occidental, Indonesia, tuvo la valiente iniciativa de declarar la protección de todas las especies de tiburones y rayas en sus aguas, el primer decreto en su clase emitido en el sudeste de Asia. Esta medida se tomó en reconocimiento de los extraordinarios beneficios ecológicos y económicos de las poblaciones de elasmobranquios saludables tanto para las pesquerías como para el turismo.

El esfuerzo cobró impulso rápidamente y, en febrero de 2013, el decreto se convirtió en una ley provincial aplicable y creó oficialmente el Santuario de Tiburones y Rayas de Raja Ampat (Raja Ampat Shark and Ray Sanctuary), nuevamente en gran parte sobre la base de los "mantanomics", argumentos que demuestran de manera concluyente que las mantas valen mucho más vivas como atracciones turísticas que muertas como productos pesqueros. Luego, en enero de 2014, el ministro de Pesca y Asuntos Marítimos de Indonesia anunció que las mantarrayas gigantes y de arrecife serían especies protegidas según la legislación indonesia. En ese entonces, la respuesta a nivel mundial frente a estos asuntos fue en su gran mayoría positiva, aunque había una serie de escépticos que se preguntaban abiertamente si el gobierno de verdad haría cumplir estas leyes.

En los primeros dos aniversarios de las leyes parece apropiado tomar distancia y evaluar su implementación. Después de regresar recientemente de una expedición de dos semanas en Raja Ampat, puedo decir sin duda que los tiburones y las mantas de Raja se ven más saludables de lo que los he visto tras 14 años de buceos en el lugar. Encontramos regularmente agregaciones de alimentación de 10 a 30 mantas y fotografiamos a varias hembras preñadas. Observamos encantados cómo un encuentro de alimentación mensual llevado a cabo por el Centro de Investigación y Conservación de Raja Ampat para controlar el tamaño de la población rápidamente atrajo a casi 40 tiburones de arrecife de puntas negras a las aguas bajo su escollera.

¿Pero qué sucedió con la ejecución? Es una triste realidad que mientras las poblaciones de peces de Raja Ampat se recuperan, los cazadores furtivos externos apuntan cada vez más a las aguas de la región. Por suerte, aparentemente funcionarios del gobierno en todos sus niveles, desde la administración de Raja Ampat hasta el presidente de Indonesia, se están haciendo cargo de la defensa del sustento de sus comunidades costeras con mucha seriedad. Como parte de su visión para un desarrollo económico sustentable en el archipiélago más grande del mundo, el presidente de Indonesia Joko "Jokowi" Widodo, que asumió el cargo en octubre de 2014, ha indicado a la marina que hunda públicamente cualquier barco pesquero grande ilegal que sea pillado en aguas indonesias. En diciembre de 2014, la marina incendió y hundió seis barcos pesqueros ilegales extranjeros.


La policía detona una única carga colocada en el casco de un barco pesquero ilegal para hundirlo en el fondo arenoso donde se convertirá en un punto de buceo.


A principios de 2015, la policía de Raja Ampat siguió y hundió un gran barco vietnamita que fue capturado con más de dos toneladas de aletas de tiburones que se estaban secando, tiras de carne de grandes rayas y cerca de 50 tortugas carey en peligro de extinción en su bodega. El capitán y 11 miembros de la tripulación fueron sentenciados a aproximadamente cuatro años en prisión. Aunque gran parte de este espeluznante cargamento puede haberse capturado fuera de Raja Ampat, los miembros de la comunidad divisaron el barco desplegando una enorme red de enmalle a la deriva cerca de Misool e inmediatamente lo informaron. La policía de las aguas respondió de inmediato, capturó el barco y, en colaboración con el Ministerio de Asuntos Marítimos y Pesca, decidió hundirlo públicamente. En este caso se tomó la decisión de no incendiar el barco sino de hundirlo en un lugar estratégico a fin de crear un nuevo punto de buceo, un final adecuado para el barco furtivo.


Algunas de las 170 bombas de fabricación casera en botellas que se descubrieron en las embarcaciones de pesca con explosivos.
Con los preparativos para hundir la embarcación (incluso la limpieza de combustible y lubricantes y la selección de una ladera de arena apropiada para el hundimiento) en curso, los guardaparques de la comunidad local y la policía de las aguas capturaron dos barcos ilegales más que estaban detonando bombas de pesca de fabricación casera. Los 21 miembros de la tripulación fueron arrestados inmediatamente, y la policía encontró más de 170 bombas a bordo. La policía se ha comprometido públicamente a procesar a estos pescadores con todo el peso de la ley, y se están haciendo planes para hundir estos barcos también.

A nivel nacional, las novedades son igualmente alentadoras, con el Ministerio de Asuntos Marítimos y Pesca a la cabeza de la lucha para lograr terminar con la exportación ilegal de branquiespinas de mantarraya a China. Con el apoyo técnico de Wildlife Conservation Society, el ministerio y la policía nacional realizaron con éxito operaciones encubiertas entre agosto y noviembre de 2014 que produjeron el arresto de cinco de los principales comerciantes de mantas de Indonesia y la confiscación de unos 103 kg (227 libras) de branquiespinas de manta desecadas. En febrero, el ministerio anunció el procesamiento exitoso del primero de los comerciantes arrestados, quien obtuvo una sentencia de 16 meses de prisión y una multa por un valor apenas superior al valor de mercado de las branquiespinas confiscadas.

En general, las novedades son cada vez más positivas para los sufridos tiburones y rayas de Indonesia y destacan con qué rapidez se puede abordar un problema ambiental aparentemente intratable con una voluntad política conjunta y el respaldo de organizaciones de conservación comprometidas. Hace sólo dos años era difícil imaginarse que la nación con la mayor actividad pesquera del mundo podría cambiar la marcha tan rápidamente y convertirse en un verdadero punto de esperanza para los elasmobranquios.
Para obtener más información
Para ver fotos, videos y novedades sobre buceo, ciencia y conservación en Raja Ampat y sus regiones contiguas en Papúa Occidental, Indonesia, el corazón del Triángulo de Coral, visite birdsheadseascape.com. El objetivo de la iniciativa Bird's Head Seascape, un programa de conservación de varios socios, es garantizar la gestión de la región a largo plazo, el epicentro mundial de la biodiversidad marina.
Explore más
Vea la galería de fotos de Raja Ampat de Stephen Frink.

© Alert Diver — 2do Trimestre 2015