El dulce aroma del coral y las algas




Investigadores del Instituto de Tecnología de Georgia recientemente demostraron que las larvas de coral y los peces jóvenes nadan enérgicamente hacia aromas relacionados con arrecifes saludables.


El perfume tiene como objetivo atraer, y los arrecifes de coral saludables y algunas especies de algas beneficiosas usan un dulce aroma para atraer a peces pequeños y corales pequeños. Un arrecife saludable emite atractivos aromas, comunicándose así bajo el agua como una sirena para atraer a los jóvenes que constituirán la próxima generación de creadores y habitantes de los arrecifes.

De acuerdo con los experimentos realizados por la bióloga experta en coral Danielle Dixson del Instituto de Tecnología de Georgia y sus colegas, las firmas biomecánicas indican si un arrecife es saludable y si sería un buen lugar para asentarse. El equipo de Dixson experimentó con especies de algas y coral cerca de la costa de Fiyi, cerca de las áreas marinas protegidas así como también las áreas completamente abiertas a la pesca. Los miembros del equipo cultivaban lotes submarinos en el área y recortaban algunos para desviarlos hacia mantos de algas y desagradables especies de algas así como también para permitir que otros fueran más naturales o incluso más saludables. Realizaban un seguimiento del lugar donde el coral y las algas se asentaban en los lotes y transectos cerca de la costa, y contaban los peces presentes en diferentes áreas. Los peces aparecían varias veces con mayor frecuencia en entornos de arrecifes saludables, y evitaban los arrecifes cubiertos de nocivas algas.



Los investigadores también llevaron a cabo una serie de experimentos en el laboratorio a fin de determinar qué sucedería en sistemas simplificados en comparación con sus experimentos en el mundo real. Lanzaron peces jóvenes y larvas de coral en canales sazonados con aromas agradables o desagradables. Tanto los peces jóvenes como los corales siempre se dirigían hacia los aromas más dulces, e incluso luchaban contra las corrientes para lograrlo, según informó el equipo en la revista Science recientemente.

"Lo que más nos sorprendió no fue el hecho de que pudieran diferenciar un arrecife saludable de aquél que no lo era simplemente por el olor", manifestó el coautor de Dixson Mark Hay, un ecologista marino de Georgia Tech, ni tampoco que los peces pudieran nadar hacia el lugar que quisieran (normalmente a áreas marinas protegidas cercanas, donde la vida es sencilla). Pero las larvas de coral son diminutas criaturas en forma de saco "que apenas pueden nadar", afirmó Hay, y allí estaban, desplazándose en dirección a los aromas agradables en los canales y muy probablemente también en el mundo real, mientras combatían las "olas que rompían a su alrededor, lo suficientemente grandes como para empujarnos (a los humanos) fuera del arrecife".


Se demostró que los peces jóvenes y las larvas de coral evitan los arrecifes contaminados y cubiertos de algas, lo que podría provocar un mayor deterioro de las áreas degradadas.


Debido a que las larvas pueden desplazarse con determinación para asentarse cerca de corales saludables y con un aroma más dulce, tienen mucho más control de su supervivencia de lo que uno podría pensar, Hay dijo: "se pegan al fondo, y esa decisión que toman cuando son bebés tiene un gran impacto en su bienestar futuro".

Esta perspectiva del comportamiento también sugiere un motivo por el que los arrecifes están en decadencia en todo el mundo, de acuerdo con Terry Hughes, director del Centro de Excelencia para los Estudios sobre Arrecifes de Coral del Australian Research Council en la Universidad James Cook, que hizo algunas observaciones sobre la investigación por correo electrónico. "A menudo los investigadores se preguntan '¿qué mató a los corales?' cuando se enfrentaron a un deterioro en la cobertura de coral. Este novedoso estudio muestra de manera convincente que la pérdida de corales, y su falta de capacidad de recuperación, también puede relacionarse con la reproducción y el asentamiento de larvas". Debido a que tanto los peces como los corales evitan los arrecifes contaminados y cubiertos de algas, eso podría producir su deterioro en el futuro.



¿Podrían estos dulces aromas ayudar a proteger los arrecifes de coral? Los nuevos resultados pueden provocar una solución simple, comentó Robert Steneck, un ecologista marino de la Universidad de Maine: "si simplemente se protege a los peces loro [y a otras especies de peces que se alimentan de algas nocivas], estos pueden crear un hábitat mucho más atractivo" tanto para los peces como para los corales jóvenes. El estudio proporciona "interesantes comentarios que necesitamos si vamos a manejar estos arrecifes para el próximo siglo".

Los siguientes pasos tienen como objetivo poner a prueba esta idea. Dixson y su equipo tienen pensado capacitar a pescadores de Fiyi para que se desempeñen como proveedores de perfume: podrían plantar y cuidar corales con un aroma dulce y ver si jóvenes peces y corales se acercan a ellos.
Obtenga más información
Mire este video de Mark Hay y Danielle Dixson conversando sobre su investigación.



© Alert Diver — 1er Trimestre 2015