Defensa del océano en los Estados Unidos


Un grupo de alumnos de edad escolar entrega más de 12.500 cartas de niños de los 50 estados donde piden a los funcionarios de Washington que exijan el uso de dispositivos de exclusión de tortugas en redes de arrastre para camarones.


En la actualidad es posible que los ciudadanos interesados encuentren muchos motivos para preocuparse en lo que se refiere al medio ambiente. En los Estados Unidos, las industrias han renovado los esfuerzos para debilitar algunas de las principales leyes y protecciones ambientales del país. Ya sea que se trate de propuestas para abrir nuevas áreas de perforación mar adentro, esfuerzos para privatizar nuestras tierras y recursos públicos o intentos de anular las normas que rigen las pesquerías de nuestra nación, estos desafíos pueden ser abrumadores para las personas que desean que las generaciones futuras tengan océanos saludables y abundantes donde puedan bucear.

Si bien estos esfuerzos pueden ser desalentadores, los ciudadanos interesados pueden hacer oír sus voces y lograr un cambio.

En Oceana trabajamos para obtener victorias políticas que nos permitirán mantener y restablecer la abundancia y biodiversidad de los océanos. Estas victorias se deben en gran parte a las acciones y la defensa de los ciudadanos comunes, las empresas y las comunidades que se asocian con nosotros para pronunciarse y proteger los recursos marinos de nuestra nación.

Mediante este enfoque, trabajamos con las comunidades de la costa este para crear un movimiento popular contra la explotación petrolera mar adentro y las pruebas sísmicas en el Atlántico. Trabajamos con más de 12.500 alumnos que enviaron cartas a la Casa Blanca en 2016 para salvar a las tortugas marinas en las aguas de los Estados Unidos. También convocamos a más de 200 empresas y organizaciones que solicitaron al Congreso que apoye un proyecto de ley para prohibir el comercio interno de aletas de tiburón.

Durante los más de 15 años de trabajo de Oceana para lograr cambios de políticas, se ha hecho evidente que la manera más poderosa de influenciar al Congreso sobre un tema determinado es a través de los ciudadanos que son los más afectados y más incentivados para tomar cartas en el asunto. Cuando usted, como un ciudadano interesado, acude a los miembros del Congreso, se presenta en reuniones y escribe artículos de opinión en periódicos locales, se obtienen resultados. Las personas que lo representan, que confían en sus votos para conservar sus puestos de trabajo, prestan atención.


Oceana trabaja para rechazar la expansión de la explotación petrolera mar adentro a fin de proteger las poblaciones de peces, el turismo, la gestión de recursos y las comunidades costeras.


La comunidad de buceo desempeña un papel importante como un grupo de ciudadanos con un interés en el futuro del océano. La vitalidad, belleza y diversidad que atraen a los buzos persisten en parte por las leyes que han protegido nuestros recursos marinos por décadas pero que en la actualidad es posible que estén en peligro. Los buzos, más que otros grupos, pueden ver de primera mano cómo los cambios de políticas a nivel federal afectan la abundancia y la salud de nuestros océanos. Los buzos también pueden observar los resultados de las leyes existentes como por ejemplo la Ley de Conservación y Manejo Pesquero Magnuson-Stevens (Magnuson-Stevens Fishery Conservation and Management Act, MSA) bipartidista, la ley primaria que rige la gestión de pesquerías marinas en los Estados Unidos. Esta ley ha ayudado a terminar con la sobrepesca, proteger el hábitat esencial y reconstruir las poblaciones mermadas.

No obstante, actualmente estamos al borde de anular décadas de progreso. En enero de 2017, el representante Don Young (Alaska) presentó la Ley de Fortalecimiento de las Comunidades Pesqueras y Aumento de la Flexibilidad en la Gestión de Pesquerías (Strengthening Fishing Communities and Increasing Flexibility in Fisheries Management Act) (H.R. 200), que debilitaría disposiciones de conservación clave de la MSA y reduciría las normas de calidad para la ciencia que se utilizan en las decisiones de gestión. Esto podría abrir la puerta a la sobrepesca y reduciría la transparencia, lo que limitaría la capacidad de los ciudadanos para acceder a información básica sobre las pesquerías.

Esta legislación amenazaría a algunos de los peces más icónicos y populares que los buzos disfrutan y que los amantes de los frutos de mar quieren tener en sus platos a la hora de la cena (si bien estos deseos pueden parecer contradictorios, pueden coexistir con medidas de conservación inteligentes). No debemos olvidar que las especies pueden recuperarse tras estar al borde del colapso; las poblaciones de meros del golfo de México, por ejemplo, recientemente fueron víctimas de la sobrepesca pero se recuperaron a través de medidas de gestión de la MSA.

Entonces, ¿cómo pueden ayudar los buzos? Visite whoismyrepresentative.com y busque la información de contacto de su representante del Congreso de los Estados Unidos. Oceana lo anima como ciudadano que se preocupa por nuestros océanos, nuestras comunidades costeras o los frutos de mar de nuestra nación y que quiere tener un océano saludable y vibrante para nuestros hijos y nietos a que se comunique con su representante del Congreso de los Estados Unidos y manifieste su oposición a la ley H.R. 200. Con respecto a los buzos y las empresas de buceo específicamente, en la actualidad Oceana está recolectando firmas para una petición para pedir al Congreso que proteja la MSA.


Las tortugas marinas, que están entre los animales más carismáticos del
océano, son valoradas por igual tanto por los buzos como por aquellas
personas que no lo son.
El consejo más importante que podemos dar es involucrarse. Ya sea que implique asistir a una reunión del consejo de la ciudad, organizar una campaña de escritura de cartas o reunir a un grupo de amigos y visitar a su representante local del Congreso de los Estados Unidos o la oficina de Washington, D.C., todo es importante, y todo importa, ahora más que nunca.

Los buzos son algunos de los defensores más aguerridos para proteger nuestros océanos. El futuro de los océanos depende de aquellas personas que se preocupan y hacen oír su voz. Las personas que tienen poder político a menudo pueden ser influenciadas por las contribuciones financieras de miembros de grupos de presión, pero los legisladores pondrán atención si un porcentaje considerable de su electorado expresa su opinión sobre un tema en particular. Somos testigos de esta influencia cuando estamos en el Capitolio hablando con legisladores y su personal.

Si bien es posible que se presenten más leyes que llevarían a la degradación del entorno marino y que se firmen más decretos presidenciales que harían retroceder las medidas de protección ambiental, no debemos darnos por vencidos. Este país es el hogar de millones de estadounidenses que desean proteger los preciados recursos de nuestra nación y los individuos pueden incrementar su poder si trabajan con personas que piensan parecido. En beneficio de nuestros océanos, debemos usar nuestras voces para proteger lo que amamos.
Involúcrese
Para obtener información o agregar su nombre para apoyar una iniciativa concreta en favor del océano, visite Oceana.org o envíe un mensaje de correo electrónico a info@oceana.org.
Obtenga más información
Lea acerca de la reciente actualización de la H.R. 200 y compruebe el estado del proyecto de ley.

© Alert Diver — 1er Trimestre 2018