De cacería

A la espera de lo inesperado en Anilao


Una multitud de antias se alimenta en una fuerte corriente en Beatrice Reef.


El sol brillaba sobre las tranquilas aguas mientras nos colocábamos el equipo para un buceo al final de la mañana en Secret Bay, un característico punto de buceo en lodo en Anilao, Filipinas. "Encuentren algo que jamás hayamos visto", les exigimos alegremente a nuestros guías fotográficos de buceo, Vernie y Marco. Nos respondieron con una leve mirada de exasperación y una sonrisa que decían: "claro, no hay problema". Tras ingresar al agua con una entrada de backroll (de espaldas) sin prisa, emergí en posición vertical, tomé mi equipo fotográfico y mi confiable palo para el lodo y descendí hacia el superficial fondo arenoso. Era hora de cazar.

A primera vista Secret Bay se parecía a muchos otros puntos de buceo en lodo: un fondo de arena y limo insulso con una pronunciada pendiente descendente. Estábamos ingresando a una corriente leve y buscando criaturas cerca del lecho marino cuando advertí agua geotermal que salía a chorros de porciones de arena caliente, una vista común en este punto de buceo. Marco ya había divisado a un caballito de mar espinoso y a un impresionante gobio de coral látigo rojo. Yo estaba concentrada en un pequeño nudibranquio Thecacera de color naranja, que algunas veces se conoce como el nudibranquio Pokémon. Luego, sin advertencia, hubo un ruido como de un trueno y el fondo comenzó a temblar, pero a temblar en serio. Mi nudibranquio se sacudió como un látigo sobre su hidroide, pero se sujetó con fuerza. El limo se levantó alrededor de nosotros y mi pecho resonó con el sonido de las olas. Era un sismo percusivo sorprendentemente fuerte que habría sido en verdad alarmante si no hubiéramos estado sintiendo temblores moderados tanto por encima como debajo del agua durante algunos días. Nuestro pedido de algo único sin duda había sido cumplido.


Un buzo observa cómo una tortuga marina carey busca trozos de esponjas
en la pared del arrecife en Isla Verde.
Todos nos miramos hasta que los sonidos y las resonancias comenzaron a menguar y luego intercambiamos la seña de "OK" para indicar que todo estaba bien. Este suceso pareció mucho más fuerte que cualquiera de los que habíamos experimentado anteriormente, pero las condiciones aún eran buenas, por lo que continuamos con nuestro buceo. Gradualmente nos fuimos desplazando hacia aguas más superficiales mientras fotografiábamos criaturas, luego se produjo un segundo gran sismo con tal intensidad que nos llevó a decidir salir a la superficie y regresar a la embarcación. Una vez a bordo, todos los miembros del grupo estábamos anonadados por el suceso y no podíamos parar de hablar sobre la loca sensación que habíamos experimentado bajo el agua. El capitán nos dijo que había visto edificios balanceándose en tierra.

Posteriormente nos enteramos de que habíamos buceado dentro de aproximadamente un kilómetro y medio del epicentro de los temblores, por eso se habían sentido con tanta intensidad. En mis ocho años de buceo en esta región nunca antes había sentido ni un mínimo temblor, pero ahora recordaba que gran parte de los mejores puntos de buceo del mundo pueden encontrarse a lo largo del Cinturón de Fuego del Pacífico. Estas experiencias son extrañas pero no inauditas y sin duda están relacionadas con factores que afectan la maravillosa diversidad marina que se encuentra en esta región de las Filipinas.
Una joya accesible

Un pez sapo verrugoso amarillo abre su boca en una posición defensiva
en Caban Cove.
Dentro de las Filipinas, algunas personas se refieren a Anilao como el lugar de nacimiento del buceo en las Filipinas. Los buzos que viven y trabajan en Manila han conducido hasta la apacible costa durante décadas, al igual que algunos turistas. Pero los fotógrafos occidentales realmente comenzaron a prestarle atención después de ver las fotos de Scott "Gutsy" Tuason en el galardonado libro Anilao de 1999.

Anilao, una región (barangay) en la gran isla de Luzón, está a unas tres horas en auto al sur de Manila. El área está situada en la península de Mabini-Tingloy, al oeste del Paso de Isla Verde, que separa Luzón de Mindoro. Anilao se encuentra donde el mar de la China Meridional se encuentra con el mar de Sibuyán y el océano Pacífico más allá. Esto significa que la vida marina es diversa, única y abundante dentro de este núcleo del centro del Triángulo de Coral.

Estas ricas aguas están repletas de especies únicas que son un santo grial, lo que incluye deslumbrantes nudibranquios, peces sapo de aspecto vibrante y un sinnúmero de cefalópodos bien camuflados. Es casi imposible visitar el lugar sin encontrar alguna criatura que nunca antes haya visto. Pase una semana buceando en este lugar y verá por qué tanto los lugareños como las organizaciones no gubernamentales (ONG) han dedicado tanto esfuerzo a proteger la región.
Permita que los guías sean sus ojos
Este es un lugar donde realmente vale la pena desarrollar una relación con sus guías. Coménteles qué es lo que le interesa encontrar. Si usted dice que le gustan los sujetos súper macro como los camarones esqueleto o peludos, sin duda los verá, pero si los nudibranquios consumidores de hidroides de 3 mm no están en su lista de deseos (o dentro de la capacidad de su lente), hágaselos saber. Hay grandes cantidades de cosas más grandes que puede encontrar. Asimismo, no suponga que los lugares que otros buzos han proclamado maravillosos en viajes anteriores aún serán tan buenos. Pregúnteles a los guías qué es lo mejor que el lugar tiene para ofrecer cuando esté allí. Los puntos cambian de una estación a otra y de un año a otro.


Un caballito de mar pigmeo vive en un diminuto coral de abanico en El Pinoy.


Durante mi visita varios guías sugirieron que El Pinoy se estaba "estropeando", aunque de manera lenta y desaliñada. Los habitantes del lugar incluían un fantástico nudibranquio Ceratosoma alleni (que los guías llamaban alleni), que recibió su nombre en honor a su descubridor, el ictiólogo Gerald Allen. Para un cazador de criaturas principiante, estos especímenes pueden ser difíciles de localizar a pesar de su gran tamaño, ya que se asemejan al coral blando xeniid cerca del cual se ocultan. En un buceo pudimos ver cómo ponían cordones de huevos de color azul eléctrico. Este lugar también ofrecía abundantes peces payaso, caballitos de mar pigmeos, pulpos de anillos azules, un sinnúmero de lábridos, peces escorpión de agua dulce, dragoncitos, pulpos mototi y camarones esqueleto. En Anilao, el tiempo se termina antes de que se acaben los sujetos.


Una pareja de peces rayados tropicales (Helcogramma striatum) descansa
sobre un tunicado.
Siempre me sorprendo por cómo en Anilao puedo encontrar de manera fiable sujetos que pueden ser difíciles de localizar en otras partes del Indo-Pacífico. Matu Point, un punto de buceo cerca de la entrada de Anilao Harbor, es un claro ejemplo de esto. Peñascos gigantes que se elevan por encima de la superficie crean paredes superficiales bajo el agua que llevan a una larga pendiente rocosa y limosa. No hay un verdadero crecimiento de coral ni esponjas y sólo puede encontrarse algunas anémonas, pero el lugar es maravilloso a su manera. En cada visita pueden verse erizos de fuego con camarones Coleman, a veces a profundidad, otras en aguas superficiales, pero siempre presentes de manera fiable.

En esta visita conté al menos 11 erizos de fuego con camarones Coleman y un par de cangrejos cebra. Pero este no era un punto de buceo con una única atracción; los guías me mostraron camarones peludos a 3,6 metros (12 pies) de profundidad y nudibranquios del tamaño de un guisante y más grandes que cubrían la pared. Los peces sapo hacían todo lo posible para desaparecer, mientras peces cofre jóvenes se ocultaban en grietas y las excentricidades de jóvenes burros chicleros se revelaban frente a mi lente. Morenas cadena doradas cazaban en las rocas, mientras pequeños meros merodeaban cerca de allí, con la esperanza de poder robarles su comida. Allí fotografié a un camarón Ascidonia flavomaculata de color azul, el primero para mí, y encontré a uno de mis crustáceos de arrecife favoritos: una langosta de Filipinas. Había pedido buscar una durante muchos días, y allí había varias en sus agujeros que se veían como una mezcla de un marciano de 1950 y algo que Hunter S. Thompson podría haber soñado bajo la influencia de estupefacientes. Al iluminar a estos sujetos de 0,6 cm (0,25 pulgadas), se puede ver que son simplemente maravillosos.


Un nudibranquio Ceratosoma se aplana mientras se alimenta en Caban Cove.


Necesitará todas su lentes
Todos los centros turísticos de buceo con vista al mar de Anilao son en gran parte pequeños establecimientos situados frente a pendientes y acantilados rocosos a lo largo

Silueta de una embarcación “banca” filipina contra una puesta del sol.
de la costa. Mezclados entre los centros turísticos hay coloridos pueblos pequeños con incluso más coloridas embarcaciones "banca" (barcos pesqueros tradicionales de Filipinas) con balancines de bambú. Todo esto crea un paisaje exótico en los viajes hacia y desde los puntos de buceo.

Casi todos los días nuestro centro turístico nos proporcionaba una embarcación de buceo sólida tipo banca tripulada por un capitán, un primer oficial y un guía fotográfico de buceo. La mayoría de los más de 50 puntos de buceo de Anilao se encuentran a unos 30 minutos en barco, y no todos son puntos de buceo en lodo para fotografía macro. De hecho, los diversos tipos de arrecife y otros terrenos submarinos del área son parte de lo que hacen de este lugar un destino tan especial. Sí, hay lodo arenoso blanco, lodo arenoso oscuro e incluso lodo con basura. Pero también hay pendientes de coral blando, arrecifes de coral duro, impresionantes pináculos repletos de vida y paredes y riscos escarpados.

En Twin Rocks es especialmente difícil elegir entre fotografía gran angular y macro. El punto consta de dos rompientes o "bommies" en forma de cilindro que se

Una pareja de nudibranquios Chromodoris se abraza como parte del cortejo
o apareamiento en Koala Point.
elevan desde el fondo a unos pocos metros de la superficie. Estas torres son increíblemente prolíficas con coloridos corales blandos, bandadas de antias, peces mariposa e infinidad de seriolas y meros hambrientos al acecho. Grupos de crinoideos de todos los colores del arcoíris emergen como fuegos artificiales. Conté al menos seis peces payaso diferentes en anémonas de distintos colores, tres peces sapo gigantes, anguilas listón azul, numerosos peces mandíbula, nudibranquios de diversas variedades y un gran campo de coral Euphyllia que era tan verde como el pasto de Kentucky. Durante nuestro buceo, una enorme tortuga marina verde llegó y se ubicó justo debajo de un inmenso coral de mesa. De más está decir que los buzos llenan de elogios a Twin Rocks. Sólo los guías parecen un poco aburridos: los fotógrafos quedan tan absortos por toda la abundancia que sus virtudes no siempre son necesarias.

Un día nos aventuramos hacia las islas de Maricaban y Sombrero, hogar de Beatrice Rock, Sombrero, Sepok, Layag-Layag y Bahura, puntos de arrecifes de coral que están repletos de actividad caleidoscópica. Hay abundantes corales blandos y esponjas, y las corrientes pueden ser de fuertes a sumamente intensas. Pero si su tiempo es recompensado (o simplemente tiene suerte) encontrará agua cristalina, nubes pulsantes de antias de color mandarina, arrecifes pintados con brillantes corales Tubastrea y un maravilloso desfile de habitantes tropicales que nunca esperaría encontrar en uno de los puntos de fotografía macro más famosos del mundo.


Camarones avispa (Gnathophyllum sp.) posan en Kirby’s Rock.
Otro punto interesante e inusual es el Daryl Laut, un antiguo casino flotante. Nos zambullimos en una playa rocosa protegida para refugiarnos de un viento fuerte y quedamos asombrados al encontrar un paraíso a una corta distancia de la costa. Todo lo que queda es una estructura de vigas que se elevan desde los 27 metros (90 pies), pero cada centímetro cuadrado está cubierto por grupos de tunicados, corales de copa, crinoideos, esponjas y diversos corales blandos. En una equina, una colonia de coral negro crece sobre la estructura; pudimos ver a dos peces halcón de nariz larga residentes entre sus ramas. Un gran banco de paguaras realizaban maniobras sincronizadas en el extremo profundo del naufragio, y alrededor de la base de las vigas encontré una multitud de cardenales de anillos en la cola machos que cuidaban nidadas en sus bocas.

El naufragio ofrece interesantes posibilidades para capturar imágenes de gran angular que usan la estructura con corales incrustados, pero es difícil ignorar la gran cantidad de nudibranquios, gusanos poliquetos y crustáceos bien camuflados escondidos a la vista de todos. Hacia el final del buceo, una ladera escarpada de escombros y coral nos llevó de regreso a las aguas superficiales. No resulta muy atractivo a primera vista, pero allí pueden encontrarse tesoros como camarones (Hippolyte commensalis) y almejas eléctricas. Fuimos bendecidos con lo último en voyerismo: una pareja de pulpos de anillos azules apareándose en un apasionado abrazo.
Una noche para recordar
Incluso si normalmente no bucea después del atardecer, un buceo nocturno es algo que no puede dejar de hacer en Anilao. Casi cualquier lugar puede ser fascinante, pero el

En Anilao Pier durante la noche pueden encontrarse extrañas criaturas que
viven en la arena, como por ejemplo este gusano Bobbit.
más famoso es sin duda alguna Anilao Pier. Algunas personas esperan hasta las 10 de la noche para realizar este buceo nocturno, pero otras prefieren admirar el atardecer desde el barco y luego lanzarse al agua. Felizmente nuestro guía eligió la última opción.

Terminamos nuestras tazas de té con los últimos trazos de color bermellón que se desvanecían en el cielo. Pude ver los primeros centelleos de las estrellas a través de mi máscara a medida que el agua oscura eliminaba la luz por encima de mí. Tras un muy breve descenso, mis rodillas tocaron el fondo a 3 metros (10 pies) de profundidad. Nuestro guía nos había preparado para avistamientos de los sospechosos habituales y nos dijo que nos quedaríamos a una profundidad óptima de 3 a 4,6 metros (10 a 15 pies). No pasó mucho tiempo antes de que encontráramos a varios gusanos Bobbit girando sus espantosas fauces encima de sus cuerpos iridiscentes. Los gusanos lanzaban sus armas a peces desprevenidos que serpenteaban demasiado cerca.

Me estremecí y luego lentamente me impulsé sobre el fondo de colinas de arena hacia la luz parpadeante de nuestro guía. Él había encontrado un pulpo de coco escondido entre dos conchas. Estos brillantes constructores de hogares pueden convertir casi

Un pulpo coco reclama la concha vacía de un bivalvo como su nuevo hogar
en Anilao Pier.
cualquier cosa en refugios portátiles; las atractivas conchas de este animal ofrecían una excelente protección. A continuación, un pequeño calamar cola de botella tropical intentaba cubrir su cabeza con arena mediante el uso de sus tentáculos. Luego una sepia "bobtail" verde y azul brillante no más grande que un guisante montó un espectáculo de gran envergadura. De ahí en adelante, las oscuras aguas del puerto eran salpicadas constantemente por luces destellantes y los haces de luces de enfoque cada vez que se hacía un descubrimiento tras otro. El fondo cobró vida con moluscos nocturnos, cuyas conchas brillantes labraban diminutos senderos en la arena. Nudibranquios Melibe engullían presas, mientras calamares pelágicos retorcían sus tentáculos y formaban dibujos del test de Rorschach. El fondo estaba lleno de blénidos anguila y anguilas serpiente. Decenas de diminutos ojos de crustáceos en la arena reflejaban nuestras luces de enfoque, mientras babosas de mar, diminutos peces escorpión e incluso larvas de sujetos de aguas oscuras aparecían en el lugar. A 3 a 4,6 metros (10 a 15 pies) nuestro aire duró mucho tiempo, pero eventualmente tuvimos que dar por finalizada la noche y dirigirnos a la embarcación. Navegamos de regreso al centro turístico en un mar tranquilo bajo un cielo repleto de mil millones de estrellas.

Anilao tiene muchos más puntos de buceo de los que podría visitar en un solo viaje y algunos son demasiado buenos como para no repetirlos. Mi memoria desborda de nuevos puntos y nuevos vistas que nuevas visitas han revelado: la pared escarpada y las fascinantes aguas superficiales de Kirby's Rock, las escurridizas Rhinopias de color morado de Sunview, la locura de los nudibranquios Nembrotha en las rocas de Mainit Point y las extravagantes sepias y pulpos mimo de Haydees. Aquí se hacen nuevos descubrimientos todo el tiempo a medida que los investigadores regresan una y otra vez. Yo también regresaré, con una lista de criaturas que deseo encontrar y a la espera de lo inesperado.
Cómo bucear en este lugar
Cómo llegar: puede tomar un vuelo al Aeropuerto Internacional de Manila (MNL), también conocido como Aeropuerto Internacional Ninoy Aquino. Dependiendo de su hora de llegada puede pasar la noche en un hotel cerca de allí o bien hacer un viaje de dos o tres horas en un transporte por carretera hacia Anilao.





Condiciones: la temporada de buceo en Anilao es de octubre a principios de junio. Por lo general, los mejores meses son marzo, abril y mayo, y los centros turísticos están más llenos en abril y mayo. Si no le importa que la temperatura del agua sea apenas más fría, los meses de enero a marzo también son excelentes.

La temperatura del agua normalmente es de 27°C (81°F) en mayo/junio, pero en enero, febrero y a veces en marzo puede ser de tan sólo 24°C (76°F). Yo recomiendo utilizar como mínimo un traje de neopreno completo de 3 o 5 mm con un chaleco con capucha para los días de múltiples buceos. La mayoría de las personas descubren que el agua de Anilao es más fría de lo que esperaban. Si bien se encuentra en una región tropical, Anilao tiene corrientes y afloramientos fríos. Esto también puede afectar la visibilidad, cuyo promedio es de 9 a 21 metros (30 a 70 pies), dependiendo del lugar. El color del agua puede variar de verde a azul cristalino.

Actividades en la superficie: los bares y restaurantes pueden no ser de fácil acceso, por lo que conviene llevar un buen libro. Después de un día completo de buceo, buceos nocturnos, transferencias de fotos, comidas, preparación de la cámara y conversaciones con sus compañeros de buceo, muchos buzos se dan cuenta de que están listos para irse a la cama. Si tiene uno o dos días extra en el área de Manila, tendrá mucho por explorar.

Algo diferente: muchos centros turísticos de Anilao ofrecen buceos en Verde Island Drop Off. El punto se encuentra en el extremo de Isla Verde en el medio del Pasaje de Isla Verde, a unos 45 minutos de distancia en barco. Siempre hay muchas posibilidades de ver grandes bancos de peces, enormes criaturas pelágicas y agua cristalina. También pueden encontrarse especies extrañas de nudibranquios.
Vea más
Descubra más de todas las sorpresas que Anilao tiene para ofrecer a los buzos en la galería de fotos en línea complementaria de Tanya Burnett.

© Alert Diver — 3er Trimestre 2017