Dan Orr

Portador de la bandera de DAN desde hace dos décadas


Dan Orr ondea la bandera de DAN mientras bucea en el Edwin Williams,
un guardacostas de la Fuerza de Defensa de las Bahamas.

Ha sido un buzo certificado por casi cinco décadas, ha viajado a puntos y tiendas de buceo de cada rincón del mundo y ha llevado con él la misión de DAN para mejorar la seguridad en el buceo. Es un educador incondicional y ha sido esencial en el desarrollo y la presentación de los programas de educación de seguridad en el buceo. Después de ocupar una variedad de puestos directivos en Divers Alert Network, incluso los de presidente y director ejecutivo, y más recientemente, presidente emérito de The DAN Foundation, Dan Orr se retirará de DAN este otoño, pero su legado continuará inspirando a buzos durante las próximas décadas.

"A menudo, las personas me preguntan cuál es mi lugar favorito para bucear y yo simplemente digo: bueno, el agua", comentó Orr. "No importa dónde me encuentre, hay algo único sobre ese lugar. Mi filosofía actual es considerar cada buceo como si fuera el primero; es muy apasionante".

El primer buceo que realizó en su vida fue en Miami, Florida. Transcurría el año 1958 y Orr, de 11 años de edad, y un amigo se equiparon con dos máscaras, un regulador y un tanque que tomaron "prestados" del hermano mayor de su vecino. Con los pies descalzos, saltaron al agua desde la rocosa costa para explorar las profundidades de Biscayne Bay y buscar tesoros escondidos, como habían visto que las estrellas de Underwater! (Bajo el agua) lo hacían en la pantalla de su autocine local.

"Recuerdo cuando se estrenó la película; por lo que podía percibir, en todas direcciones sólo se veía el mundo submarino", dijo Orr. "Había personas nadando alrededor de un galeón español hundido, que estaba impoluto después de cien años debajo del mar y se balanceaba sobre un precipicio. En su interior había un tesoro y estos buzos lo estaban buscando. Era sumamente fascinante. Después de ver esa película, literalmente todo lo que veía en el agua era un tesoro".

Si bien no volvió a tomar el equipo de su vecino, Orr siguió explorando las aguas de la Florida, donde practicaba snorkel y nadaba a lo largo de sus costas. "Siempre era cauteloso en el agua", recordó Orr. "Para ser franco, creo que le tenía un poco de miedo".

La primera vez que tomó contacto con el concepto de seguridad en el agua fue durante un trágico verano cuando tres de sus compañeros de clase se ahogaron en diferentes incidentes. Su escuela implementó una clase obligatoria de supervivencia en el agua. Todos los días, Orr y sus compañeros practicaban habilidades en la piscina local con un piloto del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos que había sobrevivido varios días en alta mar después de ser derribado. "Debíamos saltar a la piscina desde una plataforma de clavado, completamente vestidos, y permanecer a flote durante 30 minutos", recordó Orr. "Por primera vez, me sentí realmente cómodo en el agua, porque sabía que sin importar qué sucediera podría mantenerme a flote gracias a las habilidades que había adquirido".

A principios de los años 60, la familia de Orr se mudó a Dayton, Ohio, y para el cumpleaños número 17 sus padres lo inscribieron a él y a su hermano, Tom, en un curso de certificación de buceo de la agencia NAUI (National Association of Underwater Instructors; Asociación Nacional de Instructores Subacuáticos). Tras haber recibido capacitación y con una pasión por la exploración, los hermanos buscaban oportunidades de buceo ansiosamente. Se ofrecieron como voluntarios para desempeñarse como buzos de seguridad pública, trabajaron con equipos de apoyo en carreras de hidroaviones e incluso realizaron trabajo comercial por encargo para la ciudad de Sandusky, Ohio.

Cuando Orr tenía 18 años de edad, abandonó la universidad y se enroló en la marina, donde esperaba unirse al Equipo de Demolición Submarina (Underwater Demolition Team), pero el buque de Orr, el USS Steinaker, pronto fue enviado a Vietnam para un período de servicio en combate de 10 meses. Se unió a la fuerza de cubierta y se convirtió en el compañero de un contramaestre, además de trabajar como un nadador de rescate. Cuando Orr regresó a los Estados Unidos, aprovechó la oportunidad de estar en el servicio de reserva para poder terminar sus estudios.
Aprendiendo a enseñar

A principios de la década de 1970, Orr y su hermano, Tom, buceaban bajo el hielo en esa laguna todos los inviernos.

Mientras estudiaba en la Universidad Estatal Wright (WSU, por sus siglas en inglés), Orr conoció a Bill Kessen, propietario de Kessen Underwater Specialties en West Carrollton, Ohio, a quien él y su amigo Gordon Jump comenzaron a ayudar como asistentes en la piscina. Orr disfrutaba de ayudar a Kessen durante las clases de buceo y continuaba con su propio entrenamiento con cursos avanzados. Una noche de 1971, Kessen no se presentó en la piscina; después de llamar a su casa, Orr se enteró de que había sufrido un ataque cardíaco y había muerto.

Devastados por la muerte de Kessen, Orr y Jump siguieron ayudando en la tienda y la viuda de Kessen les preguntó si estarían interesados en convertirse en instructores. "Realmente nunca había pensado en convertirme en uno", manifestó Orr, "pero ella ofreció pagar por nuestra capacitación y aceptamos". Asistieron al Instituto para Instructores YMCA (YMCA Instructor Institute) en Cincinnati y en 1972 fueron certificados como instructores de buceo de YMCA y la agencia de entrenamiento PADI (Professional Association of Dive Instructors; Asociación Profesional de Instructores de Buceo).

"Siempre imagine que me convertiría en un investigador o un biólogo marino hasta la primera vez que me paré en frente de estudiantes como un instructor certificado", aseguró Orr. Enseñaba en la tienda de buceo mientras trabajaba para obtener su título universitario y continuaba su servicio en la Reserva Naval de los Estados Unidos. La Guerra de Vietnam estaba llegando a su fin; con poca disponibilidad de alojamiento para oficiales, Orr decidió permanecer en la Reserva y convertirse en un buzo capacitado de la marina para poder entrenar a su unidad, para lo que adaptaría los cursos y agregaría elementos a fin de que fueran más completos. Comenzó a capacitar a más grupos locales, incluso el club de buceo deportivo de la fuerza aérea de Estados Unidos.

Mientras tanto, WSU construyó una piscina y Orr consultó sobre el establecimiento de un programa de buceo. Después de capacitar al director de deportes acuáticos, a Orr se le pidió que dirigiera el programa de buceo de la universidad, que ofreció su primer curso en 1974. "Cuando dejé el lugar, 14 años más tarde, probablemente era el programa de educación para buzos de nivel universitario más completo del país", afirmó Orr. "Ofrecíamos cualquier aspecto de la capacitación en la que podíamos pensar para mejorar la educación de los buzos. Los estudiantes podían ingresar como buzos principiantes y continuar con los cursos para instructores". Su programa ofrecía conferencias detalladas, prácticas en la piscina y la aplicación práctica de las habilidades del mundo real durante viajes escolares. A lo largo de los años, más de 10.000 estudiantes fueron certificados a través del programa, incluidos algunos de los primeros estudiantes de buceo discapacitados.
Compromiso con la seguridad
Además de ser el pionero del programa de buceo de WSU, Orr continuó sus estudios allí y obtuvo su maestría en ciencias biológicas. Con la orientación de su mentor, Lee Somers, Ph.D., también se involucró en la industria del buceo como un Instructor Trainer de NAUI, un representante de campo de YMCA y el comisionado de buceo de YMCA de la región de los Grandes Lagos.


Después de más de cuatro décadas, Orr aún tiene su tarjeta de identificación de alquiler de Sportsman’s Lake en Cedarville, Ohio.
"Era como una esponja. Cada vez que íbamos a un cuerpo de agua, daba una vuelta y hablaba con todos. Quería saber todo lo que ellos sabían, cómo estaban enseñando, qué habilidades tenían y qué equipo de rescate usaban", comentó Orr. "La seguridad siempre fue muy importante para mí; tuvimos equipos de oxígeno antes de que fueran populares, así como también camillas y toda clase de equipos de primeros auxilios. Siempre paseaba por el lugar para presentarme e informarle a la gente que teníamos insumos de emergencia disponibles si los necesitaban".

Con el énfasis puesto en los protocolos de seguridad en sus cursos, Orr implementó planes de acción de emergencia antes de que su uso se convirtiera en una práctica estándar. Realizaba simulacros y dirigía situaciones reales a modo de práctica, lo que obligaba a sus estudiantes a manejar situaciones realistas de principio a fin. "Lo peor que podría imaginar sería que uno de mis estudiantes perdiera la vida", explicó Orr. "Había conocido a personas que habían fallecido mientras buceaban, incluido mi instructor de nivel inicial y su asistente que murió durante un buceo en una cueva y quería saber por qué se habían producido estos hechos. Intenté obtener la mayor cantidad de información posible sobre cualquier accidente del que me enteraba para saber cuál había sido el problema y cómo evitarlo. Quería asegurarme de que mis estudiantes estuvieran lo más preparados posible con las herramientas, las habilidades y los conocimientos que necesitarían para resolver cualquier problema con el que podrían enfrentarse.

Mientras Orr perseguía intereses educativos y buscaba hacer carrera en el buceo, comenzó una relación con su colega, una estudiante de posgrado en ciencias biológicas, Betty Huffman. Pasaron varios meses realizando trabajos de campo juntos y finalmente él le enseñó a bucear. "Probablemente, ella fue la que se llevó la peor parte entre todos los de la clase; quería asegurarme de que no hubiera favoritismo y creo que le exigí mucho más que a cualquiera de mis otros estudiantes", afirmó Orr. En poco tiempo, Huffman se convirtió en asistente de instructor y ayudaba con los cursos de Orr en WSU e iba con él en los viajes de buceo centrados en las habilidades. Ella dirigía los equipos de apoyo en la superficie, llevaba un seguimiento de los perfiles de buceo de todos los estudiantes y enseñaba a otros cómo desempeñar ese importante rol de seguridad. "Intentábamos crear un ambiente familiar", recordó. "Organizábamos comidas en días festivos para buzos "huérfanos" que se quedaban en la escuela. Siempre había alguien que pasaba la noche en nuestra casa y si alguien no podía pagar la capacitación, les encontrábamos pequeños trabajos para que de ese modo pudieran "pagar" por sus cursos".


Orr comparte su pasión en el programa Dive Fuel Program (Programa de incentivos en el buceo) de PADI de 2008 para motivar a los profesionales del buceo sobre el futuro.
En 1983, en una convención patrocinada por el Consejo de Buzos en Apnea y con Aire Comprimido de Ohio (Ohio Council of Skin and Scuba Divers), Orr estaba realizando una presentación sobre el manejo de accidentes de buceo cuando conoció a Peter Bennett, Ph.D., D.Sc., fundador de Divers Alert Network (que originalmente se llamaba National Diving Accident Network). "Estaba esperando en el vestíbulo y me presenté al Dr. Bennett", recordó Orr. "Me preguntó si mi charla incluiría alguna diapositiva sobre DAN. Era la primera vez que había oído hablar sobre la organización, pero después de nuestra charla decidí agregarla a mi presentación". Bennett le pidió a Orr que se uniera a la nueva organización como coordinador regional de voluntarios e instructor de voluntarios. Orr era el miembro número 10 de DAN.

Orr y Huffman se casaron en 1986. En su boda inspirada en Miami Vice podían verse máscaras, aletas y snorkels e incluía a miembros de su familia de buceo en constante crecimiento. Dos años más tarde, los recién casados se mudaron a Tallahassee, Florida, donde Orr trabajaba en la Universidad Estatal de Florida (FSU, por sus siglas en inglés) y allí revisaba los programas de educación para buzos y les otorgaba créditos académicos. Inició una serie de seminarios mensuales de seguridad en el buceo y fomentó la colaboración institucional entre las organizaciones del área a través de la capacitación de la comunidad. Orr también se desempeñó como oficial de seguridad en el buceo del primer taller sobre mezclas de gases dictado por el Laboratorio Costero y Marino de FSU y el Parque Estatal de Wakulla Springs (Wakulla Springs State Park).

En 1991, Orr aceptó un puesto de tiempo completo en DAN en Durham, Carolina del Norte. Fue contratado como el coordinador de capacitación y se le asignó el desarrollo de un programa de primeros auxilios con oxígeno, que hizo su debut en la convención de la Asociación de Equipos de Buceo y Marketing (Diving Equipment and Marketing Association; DEMA) sólo dos semanas después de comenzar el trabajo. Trabajó para desarrollar un breve módulo centrado en las habilidades y pasó los dos años siguientes instruyendo a todos aquellos que expresaran un interés.

"En la actualidad, los primeros auxilios con oxígeno son una norma de seguridad en la comunidad de buceo. Estos esfuerzos iniciales han sido el punto de partida para décadas de exitosos programas de seguridad en DAN", manifestó Bill Ziefle, presidente y director ejecutivo de DAN. "Ese es un tributo a la pasión que Dan Orr tiene por el buceo, la enseñanza y la preparación de personas para responder frente a un imprevisto".

Orr pasó la mayoría de esos primeros años en DAN viajando y dormía en tiendas de buceo y moteles para capacitar a buzos, instructores e instructor trainers en primeros auxilios con oxígeno. Asimismo, tuvo un rol clave en la presentación del programa a Europa y Australasia.

"Dan predica con el ejemplo", afirmó Keith Sahm, gerente general de Sunset House en la Isla Gran Caimán. "Los líderes de la Guardia Costera tienen un dicho: "los líderes son personas que orientan o dirigen indicando el camino". Dan Orr demuestra eso con el más alto estándar de profesionalismo e integridad personal".
El camino a seguir

Orr prueba el casco de buceo SuperLite 17 durante el curso Buceo y medicina hiperbárica de DAN en Ciudad del Cabo, Sudáfrica.
Durante sus 22 años de servicio en DAN, Orr se ha desempeñado en diversos puestos, incluso como presidente y director ejecutivo. Durante muchos años se dedicó a recorrer el mundo, donde visitaba tiendas de buceo, hablaba en clubes de buceo y ferias comerciales, buceaba y capacitaba buzos. También ha usado enfoques básicos para educar a buzos sobre DAN y para promover la misión de DAN con el objeto de mejorar la seguridad en el buceo. Es conocido por subirse a barcos de buceo e inspeccionar la unidad de oxígeno. Deja copias de Alert Diver en aviones, en vestíbulos de hotel y en el consultorio del dentista. En un momento dado, es muy probable que tenga un folleto sobre la afiliación a DAN en su bolsillo trasero.

"Dan está sumamente dedicado a la educación y la considera una representación concreta del compromiso de DAN con la mejora de la seguridad en el buceo", comentó el Dr. Nick Bird, antiguo director médico de DAN. "La educación es el medio mediante el que realizamos cambios, facultamos a las personas para brindar asistencia médica y generamos una mentalidad preventiva y una cultura de la seguridad. Una fuerza motriz en la vida de Dan Orr, lo que ha sido demostrado por su incansable trabajo y sus grandes logros, es su deseo de mejorar el placer y la seguridad en el buceo".

A lo largo de los años, Orr se ha sido miembro y líder en una gran cantidad de notables organizaciones de buceo, entre las que se encuentran NAUI (National Association of Underwater Instructors; Asociación Nacional de Instructores Subacuáticos), PADI (Professional Association of Dive Instructors; Asociación Profesional de Instructores de Buceo), ACUC (Association of Canadian Underwater Councils; Asociación de Consejos Submarinos Canadienses), YMCA (Young Men's Christian Association; Asociación Cristiana de Jóvenes), NASE (National Academy of Scuba Educators; Academia Nacional de Educadores de Buceo), IANTD (International Association of Nitrox and Technical Divers; Asociación Internacional de Nitrox y Buzos Técnicos), UHMS (Undersea and Hyperbaric Medical Society; Sociedad de Medicina Hiperbárica y Subacuática), NACD (National Association for Cave Diving; Asociación Nacional de Buceo en Cavernas), DEMA (Diving Equipment and Marketing Association; Asociación de Equipos de Buceo y Marketing), AAUS (American Academy of Underwater Sciences; Academia Americana de Ciencias Submarinas), Institute of Diving (Instituto de Buceo), The Explorer's Club (El Club del Explorador) y HDS (Historical Diving Society; Sociedad Histórica de Buceo).


El director ejecutivo de DEMA, Tom Ingram, le entrega a Orr el premio Reaching Out Award
(Premio de solidaridad) de DEMA 2012.

La cofundadora de HDS, Leslie Leaney, recuerda que a lo largo de los años se ha encontrado con Orr varias veces en expos de buceo y eventos de la industria. "Pronto resultó bastante evidente que Dan era un consumado político y diplomático del buceo, que era justo lo que la Sociedad Histórica de Buceo necesitaba al mando", comentó Leaney. "trabajamos juntos en algunos proyectos sin fines de lucro y finalmente Dan se convirtió en presidente de HDS y nunca nos ha defraudado".

Tom Ingram, director ejecutivo de DEMA, hizo eco de los sentimientos de Leaney. "Dan se desempeñó como secretario de la junta directiva de DEMA durante seis años a partir de 2005. Recuerdo que su elección le otorgó a DEMA una enorme credibilidad".

Orr ha escrito innumerables artículos y ha colaborado en varios libros sobre seguridad en el buceo, se ha desempeñado como asesor en diversos foros de seguridad y fabricantes de equipos, ha abogado por iniciativas de seguridad, como por ejemplo la campaña de DAN para la concientización sobre el pez león, y ha creado y financiado personalmente las prácticas de seguridad en el buceo de DAN que alientan a los jóvenes interesados en el buceo y la investigación médica.

"Me siento honrado por los premios que he recibido a lo largo de los años, pero son realmente las personas, aquellas que pertenecen a esta industria y cada uno de los estudiantes a los que he tenido el placer de certificar con los años, las que han tenido el mayor significado para mí", confesó Orr. "Me retiraré como presidente emérito de The DAN Foundation, pero Betty y yo nunca nos alejaremos de las personas que queremos. Ellas son parte de quienes somos, y el buceo también lo es. Seguiremos compartiendo nuestros conocimientos a través de presentaciones, publicaciones y buceos".

Dan y Betty Orr se dirigen hacia el oeste al Condado de Teton, Idaho.

Además del buceo, los Orr comparten una pasión por los viajes, la pesca con mosca, el senderismo, la fotografía de vida salvaje y pasar tiempo con los dos hijos y los tres nietos de DAN. "Nos encanta hacer de todo", manifestó Orr, "siempre que lo hagamos juntos". Los Orr tienen pensado instalarse en el Condado de Teton, Idaho, donde seguirán buscando nuevas aventuras y explorando la vida, juntos.
Más información




© Alert Diver — 3er Trimestre 2013