Cozumel

Un ícono caribeño


Esponjas de colores brillantes decoran los contornos del dinámico arrecife de coral en Tormentos, uno de los puntos favoritos de las personas que practican buceo a deriva.

Cozumel, un nombre que ha sido conocido durante décadas, sigue siendo uno de los destinos favoritos entre los círculos de buceo de América del Norte. Esta pequeña isla, a la que se puede llegar con facilidad, donde se puede bucear sin problemas y que es tan divertida que muchas personas hacen una peregrinación anual hasta allí, se ha ganado debidamente la condición de ícono. Las corrientes de mi carrera en la fotografía submarina me llevaron por todo el Pacífico, el Atlántico y el Caribe, pero de alguna manera me las había ingeniado para pasar por alto Cozumel, en México. Había perseguido peces vela cerca de Isla Mujeres y había disfrutado explorando los cenotes subterráneos de la Riviera Maya que se encuentra cerca de allí. Pero estar cerca no era suficiente, por lo que le pedí ayuda a un buen amigo que había visitado Cozumel docenas de veces. En muy poco tiempo, todo estaba listo.
A Splendid Start

Una tortuga marina carey se desplaza por el agua en Palancar Bricks.
Mark nos saludó amigablemente mientras desembarcábamos del ferry en San Miguel. "¿Cómo estuvo el vuelo a Cancún? ¿Cómo estuvo el viaje en ferry? ¿Están listos para bucear?" Mientras nos apuraba para que camináramos rápido por el muelle, seguía hablando sin parar. "He organizado una cita para ustedes. Acabo de meterme al agua con mi guía favorito, Alex, y encontramos una belleza, es maravillosa. Ingresaremos al agua en cuanto estén listos".

Tomamos la decisión de posponer las margaritas de bienvenida hasta la noche. No podíamos dejar a un magnífico pez sapo esperando. En menos de una hora estábamos rumbo al paraíso a bordo de un barco de buceo con capacidad para seis pasajeros. Paradise Reef es un lugar popular y apacible situado frente al puerto. Es un buen buceo introductorio (y un muy buen buceo nocturno) con una excelente muestra de vida marina. No es el lugar más llamativo y nos advirtieron que veríamos corales mucho mejores y vida más colorida al día siguiente, pero eso me parecía bien. No hay nada que me guste más que comenzar con una celebridad solitaria. El Sanopus splendidus es un pez con rayas que tiene aletas de color amarillo y una barbilla con una barba puntiaguda. Este pez sapo es endémico de Cozumel y no se encuentra en ningún otro lugar. Encontramos nuestro premio a los 12 metros (40 pies), oculto debajo de una cresta baja y mirando malhumoradamente desde las sombras con los labios fruncidos mientras un camarón limpiador se desplazaba por su cabeza. Es el sueño de un adicto a los peces, y pasé los siguientes 30 minutos tomando fotografías en un estado de dicha.




Arrecifes resplandecientes
Al amanecer del día siguiente volvimos a concentrarnos en el panorama general: los reconocidos arrecifes que son la atracción principal de todos los buzos que visitan Cozumel. Los arrecifes suntuosamente decorados y las paredes profundas, que se extienden por 48 km (30 millas) a lo largo del lado oeste de la isla, nos mantendrían ocupados durante la siguiente semana. Hay docenas de lugares para todos los niveles de habilidades. Las profundidades oscilan entre los 4,5 y 45 metros (15 y 150 pies) y las condiciones van de moderadas a severas. Mark tenía pensado mostrarnos sus lugares favoritos y nos sugirió que primero nos aventuráramos hacia el sur. "Primero veremos cuáles son las condiciones y probablemente nos dirigiremos a Colombia Deep para nuestro primer buceo. Colombia es un lugar clásico de Cozumel que ofrece corriente, coral y criaturas; hay una gran tranquilidad en todo el lugar". Usaríamos mezclas de Nitrox con una concentración del 28 al 34 por ciento de oxígeno durante todo el día y nos darían flexibilidad para maximizar nuestro tiempo de fondo sin inconvenientes.


Una grande y audaz barracuda atravesada en la imagen.
Colombia Deep es uno de los lugares favoritos de los buzos. Realmente había una gran tranquilidad en todo el lugar: había una excelente visibilidad de unos 36 metros (120 pies), un escarpado muro que desaparecía en el abismo, pináculos de coral que apuntaban hacia arriba y un sinnúmero de esponjas, corales de abanico y peces relucientes. La corriente nos desplazaba incesantemente mientras se nos presentaban oportunidades para tomar fotos a toda velocidad. Esto no nos preocupaba; sabíamos cómo dejarnos llevar por la corriente. Descendimos hasta los 33,5 metros (110 pies) y luego nos deslizamos por las aguas termales marinas hasta los 21 metros (70 pies), donde Alex nos llevó a una fisura abrupta hacia el corazón del arrecife. Nadamos por túneles serpenteantes y pasadizos estrechos para llegar finalmente a una gran cámara. Para poder aprovechar la dramática arquitectura decidí capturar imágenes desde la oscuridad hacia la luz. Esto creaba potentes composiciones con siluetas de buzos contra el azul del mar, rodeados de una oscuridad amenazante e invasora.

Colombia Shallows o el complejo adyacente Palancar Reef a menudo son buceos sucesivos cuando se está en el extremo meridional. Pero debido al aumento del oleaje con la fresca brisa, dejamos estos puntos para más adelante y nos dirigimos hacia el norte para navegar a medio camino de nuestro punto de partida y visitar Tormentos. Mark nos prometió que en este lugar intermedio podríamos disfrutar del color y la corriente, y estaba en lo cierto. El perfil del arrecife se parecía a murallas almenadas de la pared de un castillo: arriba y abajo, un estallido de color atrás de otro en bloques de 3 y 6 metros (10 y 20 pies) de alto. Esponjas alargadas y amorfas de color rojo, amarillo y naranja decoraban los arrecifes y les daban la apariencia de lava burbujeante, que fluía y que se acumulaba.

Tormentos estaba lleno de vida. Nuestro viaje sin rumbo por sus murallas a unos 15 a 18 metros (50 a 60 pies) era como movernos en espirales por un caleidoscopio. Por momentos había peces que se desplazaban con nosotros y en ocasiones se dispersaban hacia atrás en la dirección opuesta. Había ríos de pargos y peces roncadores. Peces ángel y damiselas iban de un lado a otro a nuestro alrededor. Corales de abanico se extendían hacia la corriente, y sus ramas formaban manos hambrientas que estaban listas para agarrar al plancton que pasaba por allí. Una barracuda burlona salía expulsada de una grieta para estropear la imagen que yo había encuadrado con sumo cuidado. Me asustó tanto que perdí mi punto de apoyo en la corriente y fui arrastrado hasta la siguiente cabeza de coral, donde me acomodé detrás de la formación para capturar otra toma.
En la variedad está el gusto

Coloridos recuerdos en San Miguel.
"Hoy vamos a mezclar un poco las cosas: empinado y profundo, superficial y apacible, colores que los maravillarán y quizás alguna que otra sorpresa. ¡Hacia adelante y hacia abajo! Les encantará, confíen en mí", dijo Mark. No sabía qué significaba todo eso, pero confiaba en él. Había buceado con él en el pasado, y había tenido muy buenas experiencias.

El casco del barco surcaba el calmo mar azul. El capitán nombraba un punto de buceo tras otro a medida que pasábamos sobre ellos mientras navegábamos por la costa de Cozumel. Millones de visitantes de la península de Yucatán en México piensan que el único lugar al que vale la pena ir es Cancún o Playa del Carmen, y así disfrutar en tierra firme 19 km (12 millas) hacia el oeste de donde nos encontrábamos nosotros. Pero están equivocados. Miraba con anhelo el mar azul que se encontraba debajo nuestro; allí estaba la acción.

"Y aquí está Maracaibo"; giré mi cabeza rápidamente. A menos que Mark mintiera, habíamos llegado al extremo del arrecife, el rincón más meridional de la isla. Maracaibo apareció frente a nosotros. Algunos días el lugar parece sacado de Victory at Sea (Victoria en el mar), pero por suerte ese día no era el caso. No había olas ni viento. Mark tenía una gran sonrisa en su rostro. "¿Qué les dije? Los dioses del mar nos están cuidando; hagámoslo". Mi esposa y yo hicimos el buddy-check (verificación mutua con nuestro compañero) y luego nos lanzamos al agua con una entrada de backroll sobre la borda, y así caímos en picada hacia el fondo para unirnos a Mark y Alex.


Un taxi impulsado por un caballo que lleva un sombrero mexicano, al estilo de Cozumel.
Tres rayas jaspeadas se precipitaron elegantemente junto a nosotros, demasiado lejos como para poder sacar fotos. He leído que también se ven tiburones de arrecife en este lugar en incluso, de vez en cuando, alguna manta. Nuestra mezcla de Nitrox nos permitió descender hasta los 40 metros (130 pies), donde nos desplazamos a la deriva por un momento, y pasamos junto a gorgonias y arbustos de coral negros. Sorprendimos a un gran mero que estaba escondido bajo una saliente, y a continuación nos dirigimos en grupo en dirección ascendente para nadar a través de una arcada natural de 9 metros (30 pies) de ancho a 36 metros (120 pies) de profundidad. Era una formación muy impresionante, pero no tenía tiempo ni el objetivo adecuado para capturar una imagen que le hiciera justicia. Honestamente no pensé que tuviéramos la suerte de ver eso. Seguimos ascendiendo por la pared y llegamos al borde, que estaba decorado con una vibrante variedad de corales duros y blandos, algunos crinoideos dorados y, por supuesto, las ubicuas esponjas tecnicolor. Corales candelabro hacían una reverencia en la corriente. Jureles blancos desfilaban frente a nosotros. Una enorme morena verde que nadaba libremente serpenteaba detrás nuestro. Desgraciadamente, era hora de que nos retiráramos e iniciáramos el ascenso.

Maracaibo es un buceo de nivel avanzado debido a la profundidad (la parte superior de la pared se encuentra a 27 metros [90 pies] y cae vertiginosamente a 46 metros [150 pies]), las condiciones del mar (el oleaje intenso y los fuertes vientos son algo común) y la corriente (realmente pueden desatarse fuertes corrientes). Se debe tener respeto por este lugar.


Una mujer bucea desde una embarcación para seis pasajeros operada por una familia.
Después de un intervalo de superficie sin prisa y un debate animado sobre la dura visita del huracán Wilma a Cozumel en 2005 (del que tanto las comunidades de la superficie como las submarinas se recuperaron extraordinariamente), nos dirigimos hacia el norte para visitar el naufragio C-53. Cozumel no es un destino de buceo en naufragios, pero no podíamos dejar pasar la oportunidad de experimentar la escena local. El nombre completo de esta cañonera de 56 metros (184 pies) de la Marina Mexicana, que descansa orgullosamente erguida en la arena a 23 metros (75 pies) de profundidad, es Felipe Xicotencatl C-53. Fue hundido intencionalmente para los buzos en 1999. Todos pueden apreciar un buceo sencillo en el exterior de la embarcación, y aquellos que hayan recibido capacitación en buceo en naufragios pueden seguir a un guía experimentado para ver algunos de los muchos compartimientos interiores. El C-53 es una buena introducción al buceo en naufragios (se preparó muy bien para los buceos de penetración) y es el foco de atención de los operadores de Cozumel que ofrecen cursos de certificación en naufragios.
Una ciudad bajo el mar

Peces gruñidores amarillos y corocoros se exhiben para los buzos que se desplazan con la corriente.
Muchos de los mejores arrecifes situados a lo largo de la costa de sotavento de Cozumel son estructuras muy complejas: extraordinarios paisajes marinos tridimensionales que tienen de todo desde columnas de coral divididas por rampas de arena hasta paredes plagadas de cuevas así como también laberintos de pináculos y colinas. Hay terrazas de coral, cañones, estribaciones, fisuras, anfiteatros, túneles, por mencionar algunos. Es una situación caótica desde el punto de vista topográfico, el trabajo intrincado e imaginativo del tiempo y la marea. El resultado final es una verdadera metrópolis submarina donde cada rincón y cada grieta es el hogar de alguna clase de forma de vida y cada camino lleva a nuevos descubrimientos.

Punta Sur es famoso por dos atracciones más profundas, la caverna abovedada "Cathedral" (La catedral) a aproximadamente 30 metros (100 pies) y el pasadizo vertical "Devil's Throat" (La garganta del diablo) a unos 27 a 39 metros (90 a 130 pies). Santa Rosa incluye una desconcertante red de pasadizos así como también callejones de arena entre las empinadas columnas de coral. Su fascinante sistema de arrecifes nos atrajo nuevamente para realizar un segundo buceo. La observación de criaturas también fue productiva en ese lugar, con avistamientos de un pez amarillo brillante, dos reinas (un pez ángel y un pez ballesta), un pez loro y otro pez sapo. En Palancar Bricks es probable tener encuentros con tortugas marinas carey. Vimos a tres entre los 15 y los 24 metros (50 y 80 pies), incluso una que tomaba una siesta en el fondo y otra disfrutando de un tentempié sobre una esponja barril que crecía en un mini muro.

En Paso de Cedral había bancos de peces cerdo y peces roncadores acurrucados contra protuberantes prominencias del arrecife cubiertas por invertebrados así como también por meros, anguilas, langostas, parejas de peces ángel grises, rayas de espina y tiburones nodriza. Es uno de los mejores lugares para fotografiar peces con un objetivo zoom macro o gran angular, pero se debe estar atento ante la presencia de una corriente rápida y enérgica. Después de 60 minutos explorando Cedral, inflamos las boyas de superficie y nos dispusimos a disfrutar de una tranquila parada de seguridad y a revisar las imágenes que acabábamos de tomar; nos sonreíamos unos a otros y revivíamos el buceo mientras la embarcación se desplazaba al mismo ritmo que nosotros en la superficie.
Corrientes cálidas
Es difícil no sonreír en Cozumel, tanto bajo el agua como en la superficie. Mientras que en otras partes del mundo algunas veces nos hemos encontrado con la sequedad y el desinterés de los residentes locales cansados de los turistas, la bienvenida cozumeleña que recibimos en San Miguel se sintió completamente genuina. "Casual, cómodo y auténtico," bromeó Mark, mientras nos llevaba por las calles flanqueadas por tiendas coloridas y restaurantes acogedores. Ingresamos a un patio repleto de personas alegres, tanto visitantes como nativos, que socializaban bajo llamativos árboles floridos mientras una banda de mariachis entretenía a los presentes bajo la luz dorada de la tarde. "¡Hola!", nos saludó una de las personas que estaba allí. "¿Cómo estuvo el buceo hoy?"


Un pez ángel reina experto en fotografía muestra su mejor cara frente a una esponja oreja de elefante.

Con una gran sonrisa en su cara, Mark dijo: "¿ven? Este es un pueblo de buceo, no hay duda de ello. La comunidad quiere relacionarse con nosotros, y los habitantes son lo suficientemente amables como para compartir su cultura; este es otro motivo por el que a las personas les gusta cada vez más Cozumel y rápidamente se convierte en una vieja amiga. Estarán de regreso antes de lo que imaginan". Ciertamente, sólo habíamos estado allí unos pocos días y ya habíamos quedado atrapados por su encanto. Nuestro guía tejano continuó diciendo: "¿están listos para cenar? ¿Quieren disfrutar de una auténtica cena cozumeleña? Conozco el lugar perfecto. ¡Ya verán cuando prueben la comida! Les presentaré a algunos de mis amigos cozumeleños más queridos. Comeremos, beberemos y disfrutaremos de una hermosa velada. Y planificaremos los buceos de mañana."

Con una sonrisa, caminamos detrás de él, y nos dejamos llevar por las cálidas corrientes de Cozumel. Había una gran tranquilidad en todo el lugar.
Cómo bucear en este lugar

Un espléndido pez sapo, un descubrimiento único en su especie en Paradise.
CONDICIONES: Cozumel es un destino de buceo que puede visitarse todo el año. Las temperaturas del agua oscilan entre los 24°C y los 29°C (75°F y 85°F) según la estación. La temperatura en la superficie es de un promedio de 27°C (80°F) todo el año. La temporada de lluvias tiene lugar de mayo a octubre, lo que a menudo significa que se registran chaparrones por la tarde. La visibilidad en el agua generalmente es excelente, y oscila entre los 23 y los 38 metros (75 y 125 pies) en la mayoría de los puntos de buceo. Casi siempre hay corriente, pero varía entre una corriente moderada a fuerte. El buceo desde una embarcación de vida a bordo es la norma. Se debe llevar una boya de superficie y seguir las instrucciones del guía. En los puntos de buceo situados más al norte, los que están más al sur y los pocos puntos fronterizos del lado de barlovento (este) de la isla, que rara vez es visitado, a menudo el mar está agitado y las condiciones son exigentes.


Un buzo se desliza por la corriente marina.

CÓMO LLEGAR: algunas líneas aéreas de Estados Unidos tienen vuelos directos a Cozumel (CZM). Muchas líneas aéreas ofrecen vuelos a Cancún (CUN). Si toma un vuelo a Cancún, deberá contratar algún tipo de transporte terrestre hasta la terminal del ferry y cruzar a Cozumel en ferry.

MÁS INFORMACIÓN: www.cozumel.travel; [visitmexico.com/en/cozumel|http://visitmexico.com/en/cozumel].

OTRAS AVENTURAS: explore las ruinas mayas en Tulum, Chichen Itzá, Uxmal o Coba. En Isla Mujeres, puede practicar snorkeling con tiburones ballena durante el verano o peces vela en el invierno.
Explore más
Lea "En el mundo submarino maya".


© Alert Diver — 2do Trimestre 2014