Colaboración con un guía de buceo




Un gobio amarillo en una concha vacía de un bivalvo.


Mi primer viaje de buceo al estrecho de Lembeh fue una experiencia reveladora que cambió para siempre mi enfoque del buceo y la fotografía submarina. Siempre he considerado que tengo un buen ojo para encontrar sujetos inusuales e incluso me he enorgullecido un poco de mi capacidad. Pero cuando me presentaron a mis primeros guías fotográficos de buceo verdaderos, me di cuenta de lo poco que sabía realmente.

Mientras me preparaba para el primer buceo mi guía me dio un informe breve pero detallado. En realidad fue más una sesión de estrategia donde se cubrieron detalles como por ejemplo las señas manuales que él usaba y cómo trabajaríamos juntos para fotografiar a nuestro sujeto objetivo. Esto estaba un paso más arriba de cualquier informe que me hubieran proporcionado en el pasado, y bajo un estricto cumplimiento del plan pude fotografiar con éxito a mi primer caballito de mar pigmeo en ese buceo inicial.

Las diferencias entre un guía fotográfico de buceo, o avistador, y un típico divemaster pueden resumirse con facilidad: la función principal de un guía fotográfico de buceo bajo el agua es mantener la mirada alerta para divisar criaturas y ayudar al buzo a encontrar y fotografiar sujetos. La mayor preocupación de un divemaster es la seguridad del grupo (aunque también es posible que señale algunas cosas en el camino).
Origen del guía fotográfico de buceo
A fines de la década de 1980, Larry Smith tomó el mando de un centro turístico, que en ese entonces no tenía nombre, situado en un oscuro rincón de Célebes Septentrional, Indonesia, que en la actualidad se conoce como el estrecho de Lembeh. La pasión de Smith por el buceo y su obsesión con los animales exóticos ya eran legendarias cuando comenzó a entrenar a sus divemasters locales en el fino arte de la caza de criaturas. Él y su personal comenzaron a explorar el área en busca de nuevos puntos de buceo y pronto se dio cuenta de que el nuevo personal de buceo tenía un talento natural para encontrar las criaturas. Las novedades comenzaron a propagarse y los esfuerzos de Smith comenzaron a ser advertidos en toda la comunidad de buceo, en particular entre los fotógrafos submarinos. Pronto el centro turístico estaba lleno de fotógrafos y todos ellos pedían a gritos tener la posibilidad de capturar imágenes de estas aparentemente nuevas y extrañas criaturas del estrecho. Con trabajo duro y dedicación él y su tripulación crearon un nicho completamente diferente en la industria del buceo que en la actualidad se conoce como "muck diving" (buceo en lodo) y estableció la función del guía fotográfico de buceo.

Hoy en día, encontrar al guía correcto se ha convertido en una consideración importante para los fotógrafos submarinos. Se ha dicho que "no es el punto de buceo, sino el guía de buceo que se encuentra en el lugar" lo que hace que un buceo cobre vida, y esa definitivamente ha sido mi experiencia.
Cómo aprovechar al máximo su colaboración
La preparación es un punto clave para sacar el mayor provecho de su experiencia guiada. Una excelente manera de comenzar es conocer a los posibles sujetos y crear una lista antes del viaje de lo que desea ver o fotografiar. Hay un Santo Grial de vida macro exótica específica de cualquier destino y el guía ya sabrá cuáles son los grandes sujetos.


El importante sujeto Rhinopias.


Una cosa que su guía no sabrá es lo que usted ya tiene en abundancia en su colección de imágenes. Por lo tanto, si los peces halcón de nariz larga le resultan superfluos, hágaselo saber al guía. O si realmente desea obtener una fotografía de un pulpo de anillos azules, también debe informárselo. Si tiene la sensación de que su guía está entusiasmado con algo o si hay un sujeto que realmente quiere mostrarle, sin duda vale la pena investigarlo. Muchas veces ese familiar tirón en mi aleta me dio la posibilidad de ver algo completamente fuera de serie. Incluso puede surgir una oportunidad para fotografiar algo inusual a través de la observación del lenguaje corporal de su guía, así que preste atención a ello.
La antorcha, la puesta en escena y la vara
Una de las herramientas más valiosas de un guía es su antorcha, que es utilizada regularmente para encontrar sujetos de todas las formas y tamaños durante el día y la noche. Una luz intensa con un haz de luz estrecho puede permitir explorar algas, echar un vistazo debajo de cabezas de coral, mirar dentro de grietas y explorar el fondo arenoso, y quizás provocar el movimiento en un sujeto de que otro modo sería estoico o enigmático. Con frecuencia este suave movimiento es todo lo que se necesita para que un guía de buceo descubra a un sujeto. Los depredadores que están al acecho, como por ejemplo ranisapos y peces escorpión de encaje, se quedan inmóviles para poder sobrevivir y dependen de su camuflaje para encontrar y cazar a sus presas. Para el ojo inexperto incluso estos sujetos algo llamativos pueden integrarse perfectamente con su hábitat.


Un pulpo de anillos azules en posición de caza.
La puesta en escena es una práctica en la que un guía ayuda a un fotógrafo a preparar una imagen, para lo que incita al sujeto a colocarse en una posición más fotogénica. Algunos centros turísticos y fotógrafos se oponen éticamente a las fotos preparadas por un buen motivo, pero resulta ingenuo suponer que las puestas en escena no existen. Puede ser algo tan benigno como incitar a un pulpo a que manifieste su naturaleza curiosa o utilizar una hoja de pasto marino para rozar al sujeto suavemente, pero también puede ser algo atroz, como por ejemplo inflar a peces globo o sujetar a tortugas bajo el agua. La mayoría de los guías sabe que dicho comportamiento es incorrecto y no será tolerado por sus clientes, pero hay una delgada línea que separa la interacción y el hostigamiento. Cada guía tiene sus propios estándares en lo que respecta a esta práctica; un simple toque en la mano o un gruñido le hará saber al guía que ya es suficiente y que es momento de avanzar. Elogiar a su guía en la superficie por ser delicado es una buena práctica para promover un enfoque más ecológico de la caza. Un cumplido es mucho más poderoso que una queja; recuerde que son un equipo y que deben trabajar juntos, por lo que el respeto mutuo puede ser muy productivo.

En la actualidad casi todos los guías fotográficos de buceo llevan un "palo para el lodo" (muck stick) para usarlo en una variedad de formas en busca de diferentes sujetos. Al hacer a un lado algas o hacerle cosquillas en la pata a un crinoideo con un palo, un guía puede desplazarse rápidamente por un punto de buceo, explorando y buscando. Para algunos buzos esta actividad puede parecer un poco torpe o invasiva, pero en las manos correctas un palo para el lodo puede ser justamente lo contrario. Algunos guías llevan varios palos de diferentes tamaños, abrazaderas de plástico, un pequeño trozo de sedal o mi favorito, un palillo chino. Todos estos elementos pueden usarse para hacerle cosquillas a un sujeto, incitar el movimiento o estabilizar a un buzo sin destruir el hábitat ni perturbar indebidamente a un sujeto.


Los camarones peludos son uno de los sujetos súper macro más buscados del Indo-Pacífico.


Comunicación arriba y abajo
Una comunicación eficaz con las personas que estén sobre la línea de flotación aumentará la eficiencia bajo el agua, donde el tiempo es limitado, mejorando así su capacidad para colaborar con su guía y los sujetos. De vez en cuando consumirá su tiempo de fondo en busca de un sujeto específico, por lo que cuando finalmente lo encuentre es importante estar listo; relájese y concéntrese en trabajar con el sujeto junto con su guía.


Un flamante embrión de sepia.
Algunos de los puntos de buceo más productivos tienden a ser los más concurridos, por lo que también es importante saber cuándo comunicarse con su guía bajo el agua. Algunos guías usan una bocina, una sonaja sonora (shaker) o un señalador acústico a percusión (tank banger) para hacer señas a sus invitados. Por desgracia, estos enfoques también sirven de aviso a todas las demás personas que están presentes en el punto del buceo y se puede reunir una multitud de personas intentando tomar fotografías. Un método más silencioso permitirá al guía y al buzo desplazarse por un punto y llamar muy poco la atención, incluso entre una multitud, y aun así comunicarse entre ellos. Un gruñido con un tono grave y algunas señas manuales pueden decirlo todo. Para aprovechar al máximo el tiempo de fondo, intente arreglar que haya pocos invitados por cada guía o, mejor aún, planifique excursiones privadas. Muchos centros turísticos ofrecen dichos servicios por un precio mayor y los resultados verdaderamente valen el costo adicional.


Una comunicación fluida con su guía puede dar lugar a algunos extraordinarios hallazgos y oportunidades especiales para tomar fotografías como por ejemplo magníficos gobios camarón.


Crustáceos y nudibranquios
Los vistosos colores y las interesantes estructuras corporales son sólo algunos de los motivos por los que los crustáceos y nudibranquios son sujetos fotográficos atractivos. Pero encontrarlos no es tan sencillo como se podría pensar. Los camarones jumbo, camarones arlequín, camarones peludos, camarones avispa, cangrejos boxeadores y muchos de los nudibranquios sensibles a la luz no están a simple vista en el arrecife. Para encontrar a estos sujetos puede ser necesario buscar entre escombros y corales muertos, por ejemplo. Un guía que sabe dónde buscar y cómo fotografiar a estos animales puede ser mucho menos invasivo que un buzo que excava en un frágil hábitat sin conocer el área.


Un pejesapo rayado (A. striatus) de color negro en busca de alimento.

Mediante el uso de su libro de identificación de campo como lista de criaturas que desea ver, haga una encuesta entre los guías de su centro turístico: pregúnteles qué es lo que pueden encontrar o qué animales son estacionales y hágales saber si hay algún sujeto en particular que desee ver. Es muy probable que se le ocurra algo especial, lo que siempre le agrega emoción a un buceo.

Muchos guías que viven en regiones remotas del mundo han dedicado su vida al buceo, a veces a pesar de las presiones locales en relación con la pesca o la recolección. Sus conocimientos sobre la vida marina local pueden ser extraordinarios y sus percepciones acerca de los comportamientos pueden ser impresionantes incluso sin haber recibido una formación formal. Muchos guías han sido responsables del descubrimiento de nuevos animales marinos.

Las estrechas relaciones de trabajo de los buzos y los guías fotográficos pueden forjar amistades para toda la vida y crear experiencias de vida increíblemente gratificantes y divertidas. Es muy difícil igualar la total euforia que se siente al toparse con un sujeto de la lista de criaturas que un buzo desea encontrar, al descubrir algo nuevo juntos o al mostrarle un sujeto a un buzo que ha viajado miles de kilómetros para verlo.


Una mantis marina con huevos blancos.


Cómo agradecer
  • Puede entregarle una propina en moneda local. (Siga el protocolo del centro turístico en lo que respecta a cuándo y cómo dar una gratificación).
  • Comparta las ganancias o el premio de un concurso.
  • Informe a la gerencia del centro turístico lo agradecido que está a su guía.

© Alert Diver — 4to Trimestre 2015