Celebrando a los tiburones






Con el paso del tiempo, los buzos cada vez ven menos tiburones. Esta disminución pareció gradual en un principio, ya que no todos la notaron, pero finalmente se hizo evidente que los tiburones están desapareciendo a un ritmo alarmante.

Y entonces apareció Rob Stewart, un joven que veneraba a los tiburones. Él señaló lo siguiente:



Toda tu vida te dicen que los tiburones son peligrosos. Te advierten que no debes aventurarte demasiado en el océano. Pero luego finalmente te encuentras bajo el agua y ves aquello a lo que desde niño te ensañaron debías temerle y es perfecto, no quiere lastimarte y es la cosa más hermosa que has visto en tu vida. Y todo tu mundo cambia.
Stewart no sólo advirtió la disminución en las cantidades de tiburones, sino que también dedicó si vida a documentarlo y contarle al mundo todo al respecto. En 2007 estrenó su película, Sharkwater. Y realmente logró atraer la atención del mundo a la industria de la pesca de tiburones. La película, que mostró cómo la demanda de sopa de aleta de tiburón estaba amenazando a las poblaciones de tiburones de todo el mundo, generó un apoyo considerable del público para la conservación de los tiburones. La protección de los tiburones fue introducida en la conciencia del público.

"Sharkwater fue el primer largometraje que realmente catapultó la cuestión de la conservación de los tiburones a la esfera pública", afirmó el colega cinematógrafo Shawn Heinrichs. "La película llegó a millones de personas y sirvió para encender a una generación entera de apasionados activistas de tiburones que tendrían un papel crítico en el mundo de la conservación de los tiburones".



El sentimiento fue compartido por el reportero gráfico experto en conservación Paul Hilton: "la película de Rob Stewart Sharkwater no sólo inició el diálogo sobre el comercio de aletas de tiburón sino que también realzó la imagen de los tiburones diez veces y destacó la importancia que tienen en el ecosistema y su necesidad para sustentar toda la vida en los océanos del mundo".

La segunda película de Stewart, Revolution, que se estrenó en 2012, pretendía promover el mensaje de Sharkwater al ofrecer a las personas la motivación necesaria para buscar alternativas más ecológicas en su vida cotidiana. La película destaca la desconexión que existe entre la conservación del mundo natural y los objetivos de las corporaciones y las políticas convencionales.

"Al pensar en la vida y la evolución, no podía evitar maravillarme ante la oportunidad que se nos presentaba", manifestó Stewart. "¿Qué sucedería si tuviéramos una visión del mundo por el que queríamos luchar? ¿Qué clase de mundo podríamos crear si lo diseñáramos para ser hermoso para nosotros y para todas las especies?". En la escena final de Revolution, Stewart afirma: "no sabía qué hacer a continuación, pero siempre que haya una lucha por la vida, sé en qué batalla quiero participar. Nuestro bando está cada vez más fuerte y si bien aún a primera vista puede no parecerlo, la revolución ya ha comenzado".

Trágicamente, Stewart murió en un accidente de buceo cerca de Islamorada, Florida, en febrero de 2017 mientras trabajaba en su tercera película, Sharkwater Extinction. Si bien se ha ido, su inspiración y su pasión viven en todos los que amamos el océano y a sus criaturas. Fotógrafos submarinos de todo el mundo se han unido para honrar su visión al compartir sus imágenes de tiburones.

Galería de fotos de Celebrando a los tiburones
Explore más
Puede obtener más información sobre Rob Stewart y su trabajo en este video tributo realizado por Pablo Garcia, una entrevista de Talks at Google, y la charla TEDx de Stewart, Sharkwater and Rise Again.







© Alert Diver — 2do Trimestre 2017