Cayo Looe

Una joya de los Cayos de la Florida


Coloridas esponjas y corales adornan el Adolphus Busch Sr., uno de los nueve naufragios de la Travesía de Naufragios de los Cayos de la Florida (Florida Keys Wreck Trek).


Después de una semana de buceo en los Cayos Superiores de la Florida con condiciones adversas, nos sentíamos animados por un pronóstico que indicaba una reducción de los vientos y un aplacamiento de los mares. El momento era perfecto para conducir hacia el sur por Marathon y el puente Seven Mile Bridge, pasando por el parque estatal Bahia Honda State Park y hacia Cayo Big Pine. El agua turquesa y el cielo azul allí son infinitos, y la vida se desacelera hasta alcanzar el verdadero ritmo de los Cayos.

A la mañana siguiente hicimos un viaje en barco de 30 minutos hacia el sur con dirección a Cayo Looe. Al ser la primera embarcación en llegar al lugar, tuvimos la posibilidad de elegir el punto de amarre que quisiéramos y seleccionamos uno en el extremo oeste del arrecife. Quedamos sorprendidos con las condiciones y los avistamientos iniciales: un tiburón de arrecife que estaba de pasada, un mero guasa residente de 181 kg (400 libras) a la sombra debajo de la embarcación y una visibilidad de 27 a 30 metros (90 a 100 pies). Fue un gran comienzo para algunos de los mejores buceos que realizamos en los Cayos de la Florida.

Cayo Looe es un arrecife de estímulo y surco con dedos de coral que se extienden hacia el mar, separados por canales de arena blanca. Cayo Looe, situado a 9,6 km (6 millas) de la costa de Cayo Big Pine y Cayo Ramrod, está completamente sumergido; la profundidad oscila entre los 2 y los 9 metros (7 y 30 pies). El arrecife es poco profundo, pero eso no impide la visita de grandes animales marinos tales como tiburones de arrecife, rayas jaspeadas, meros guasa y grandes barracudas.


Los buzos a menudo son recibidos por grandes meros guasa que esperan a la
sombra de las embarcaciones de buceo.
Cayo Looe se convirtió en un Santuario Nacional Marino en 1981, siguiendo los pasos del Santuario Nacional Marino de Cayo Largo (Key Largo National Marine Sanctuary) que se estableció en 1975. Ambas áreas fueron incorporadas al Santuario Nacional Marino de los Cayos de la Florida, que fue designado en 1990. La Zona de Gestión Existente de Cayo Looe cubre 18 km2 (5,3 millas náuticas cuadradas) e incluye el Área de Preservación del Santuario de Cayo Looe (Sanctuary Preservation Area, SPA) y el Área Exclusiva para la Investigación de Uso Especial de Cayo Looe (Looe Key Special-Use Research-Only Area). La designación del santuario restringe la pesca submarina, la extracción de langostas y la recolección de peces tropicales y proporciona otras protecciones al arrecife. El área exclusiva para la investigación está fuera de los límites para el público, lo que les permite a los científicos contar con un entorno controlado para estudiar los impactos de los cambios ambientales en comparación los del uso humano.

Tener una buena visibilidad nunca es una garantía, pero durante nuestra visita las condiciones fueron simplemente espectaculares. Los dedos de coral del arrecife facilitan la navegación del lugar. Las aguas superficiales están cubiertas por corales de abanico y blandos que ondean en un movimiento sincronizado con el oleaje. En áreas más profundas hay grandes ramas de coral cuerno de alce que hacen sombra a bancos de peces gruñidores amarillos. Estos corales delicados y en peligro de extinción son susceptibles a enfermedades y estrés térmico. Los corales se desarrollan en un estrecho margen de temperatura, y con temperaturas constantes fuera de este margen se puede producir un blanqueamiento del coral. Los arrecifes superficiales de todo el mundo, incluido Cayo Looe y otros en los Cayos de la Florida, son particularmente susceptibles al calentamiento como resultado de temperaturas ambientales más altas. Encontramos corales cuerno de ciervo cultivados en criaderos y trasplantados junto con corales estrella, de cerebro y de fuego, así como también pequeños, pero inmaculados, corales en forma de pilar.


Un trío de rayas jaspeadas patrulla elegantemente el arrecife justo por encima del coral.


El arrecife es el hogar de más de 150 especies de peces. Meros, peces loro y boquinetes son clientes frecuentes de las abundantes estaciones de limpieza. Una gran cantidad de bancos de sargentos mayores, paguaras, jureles blancos y peces loro de medianoche pasa por el arrecife. Los habitantes parecen estar acostumbrados a los buzos, lo que constituye uno de los placeres de bucear en un área marina protegida. El punto destacado del día fue un trío de rayas jaspeadas que planeaban majestuosamente justo por encima del coral.

Terminamos el día con un viaje de snorkeling al faro American Shoal Lighthouse. El faro de 33 metros (109 pies) de alto, cuya construcción finalizó en 1880, está situado en el medio del santuario. El faro American Shoal se eleva en 1,5 metros (5 pies) de agua cerca de la costa de Cayo Sugarloaf y fue el último de los seis faros que se construyeron en los Cayos de la Florida para advertir a los marineros sobre la presencia de arrecifes peligrosamente poco profundos. Las aves locales, que actualmente son los únicos residentes, se suman a la estructura para secar sus alas con la brisa marina. En el fondo plano de arena y escombros debajo del faro se encuentran los sospechosos habituales: barracudas y pequeños bancos de peces roncadores, pargos y sargentos mayores.


Bancos de peces roncadores se refugian debajo de grandes ramas de coral
cuerno de alce.
Para nuestro siguiente viaje a Cayo Looe nos decidimos por un barco chárter privado para explorar las áreas más profundas del arrecife y el naufragio del carguero Adolphus Busch, que fue hundido en 1998 entre el arrecife de Cayo Looe y el faro American Shoal. La embarcación fue hundida dentro del Santuario Nacional Marino de los Cayos de la Florida, por lo que no se utilizaron explosivos porque el golpetazo podría causar daños a la vida marina. En cambio, se hicieron 12 agujeros en la embarcación sobre la línea de flotación, y se bombeó agua dentro del casco. El barco de 64 metros (210 pies) de largo se deslizó bajo las olas el 5 de diciembre en posición perfectamente vertical a 33 metros (110 pies). Adolphus Busch IV, un ávido buzo y nieto de uno de los fundadores de Anheuser-Busch, donó 200.000 dólares estadounidenses para ayudar a comprar, preparar y hundir la embarcación, que en ese entonces se conocía como Ocean Alley. La embarcación fue rebautizada con el nombre de Adolphus Busch Sr. y es parte de la Travesía de Naufragios de los Cayos de la Florida (Florida Keys Wreck Trek), una serie de nueve naufragios que se extiende desde Cayo Largo hasta Cayo Hueso.

La condiciones eran nuevamente excelentes, con agua tan cristalina que podíamos ver casi todo el barco desde la boya de amarre. Teníamos el Busch todo para nosotros y el descenso por el cabo de amarre fue sencillo con muy poca corriente. La vida marina era tímida y los tres meros guasa residentes mantenían su distancia, mientras nos observaban con cautela. Un banco de barracudas nos observaba atentamente a medida que nos acercábamos cada vez más al naufragio. Un banco de pámpanos palometa patrullaba la cámara del timonel a unos 21 metros (70 pies). Dos peces león se declararon a sí mismos capitán y primer oficial y fueron dos de los pocos de esa especie invasiva que vimos en todos nuestros buceos. En el verano boreal, el naufragio está repleto de pejerreyes a medida que se acercan las aguas más cálidas de la corriente del Golfo. Morenas, tiburones limón y bancos de peces roncadores y pargos frecuentan el lugar. Los vibrantes colores de los corales y las esponjas están algo atenuados por una capa de limo que cubre el naufragio.

El área del arrecife profundo tiene un terreno plano con una suave pendiente en profundidades que van de los 15 a los 30 metros (50 a 100 pies). Las corrientes pueden

Un pez loro de medianoche sale de una estación de limpieza situada en
corales en forma de pilar.
ser fuertes a profundidad. Dos tiburones de arrecife nos recibieron, mientras peces ángel, bancos de peces roncadores y paguaras nadaban entre corales blandos y grandes esponjas barril.

Nuestro último buceo del día fue en el extremo este de Cayo Looe, un área donde el arrecife es más dramático con formaciones de coral más escarpadas y salientes más pronunciadas. Las barracudas eran abundantes, grandes peces loro arcoíris saboreaban el coral y bancos de pargos grises y de cola amarilla eran cuantiosos. Este arrecife era absolutamente impresionante en la luz de las últimas horas de la tarde.


Vida marina de gran tamaño, como tiburones de arrecife, son visitantes frecuentes de Cayo Looe, incluso en aguas superficiales.


Unos pocos días más tarde buceamos con uno de los operadores de buceo locales. Por desgracia, las hermosas condiciones que habíamos experimentado anteriormente se habían deteriorado, y la visibilidad era de sólo 9 a 12 metros (30 a 40 pies). Los buceos aún fueron agradables y exploramos más allá de los extremos de los dedos de coral en las zonas arenosas planas repletas de esponjas barril gigantes y tuvimos la suerte de ser testigos de la maravillosa demostración de la reproducción de esponjas. Es posible que esta reproducción haya contribuido a la disminución de la claridad del agua, pero fue inspirador poder observar la fecundidad del mar. Nuestro regreso a la costa fue un regalo especial, ya que tuvimos la posibilidad de disfrutar de un encuentro cercano con un gran grupo de delfines nariz de botella que saltaban alegremente en la estela de nuestra popa.

Los visitantes de los Cayos de la Florida no deben dejar de ir a Cayo Looe. Tras un pintoresco viaje en auto de una hora y media hacia el sur desde Cayo Largo o un viaje en auto de media hora hacia el norte desde Cayo Hueso llegará a este paraíso de los Cayos Inferiores donde hay puntos de buceo apropiados para todos los niveles de habilidades. Los arrecifes superficiales y la arena blanca brillante proporcionan una iluminación fantástica para la fotografía submarina y los adorables corales y la abundante vida marina seducirán tanto a buzos como a personas que hagan snorkeling. Es casi seguro que lo reciba uno de los grandes meros guasa, un ejemplo de éxito en la conservación marina.
Cómo bucear en este lugar
Cómo llegar
Cayo Big Pine está a 42 millas (26 km) al norte del Aeropuerto Internacional de Cayo Hueso y a 32 km (20 millas) al sur del Aeropuerto de Marathon de los Cayos de la Florida. Hay autobuses de enlace, taxis y autos de alquiler disponibles en ambos aeropuertos. Como sucede habitualmente en los Cayos de la Florida, la mayoría de los arribos por aire son una conexión proveniente del Aeropuerto Internacional de Miami (MIA), a 214 km (133 millas) al norte. Volar a Miami le permitirá bucear en otros puntos de los Cayos en su camino hacia el sur. Si usted tiene tiempo, ellos tienen la diversidad de buceo. Los operadores de buceo parten hacia Cayo Looe desde los cayos Big Pine y Ramrod.





Condiciones
Se puede bucear durante todo el año, aunque en el verano boreal se puede disfrutar de un mar más tranquilo, agua más cálida y una mejor visibilidad. Loa Cayos tienden a tener un clima subtropical: muy cálido en el verano y templado en el invierno. Las temperaturas del aire oscilan entre los 24°C y los 27°C (75°F y 80°F) en el invierno y entre los 29°C y los 32°C (85°F y 90°F) en el verano. Las temperaturas del agua van desde los 22°C [72°F]) en invierno y a los 29°C ([85°F]) en verano.

En la superficie
Los Cayos Inferiores son el hogar del Complejo Nacional de Refugios de Vida Silvestre de los Cayos de la Florida (Florida Keys National Wildlife Refuges Complex), que abarca 1659 km2 (410.000 acres) de tierra y agua protegidas. El complejo consta de cuatro refugios: Refugio Nacional de Vida Silvestre de Cayo Hueso (Key West National Wildlife Refuge, NWR), Refugio Nacional de Vida Silvestre de la Gran Garza Blanca (Great White Heron NWR), Refugio Nacional de Vida Silvestre del Lago Crocodile (Crocodile Lake NWR) y Refugio Nacional del Venado de los Cayos (National Key Deer Refuge).

El Refugio Nacional del Venado de los Cayos es el único hábitat de venados de los Cayos. Esta es la subespecie más pequeña del venado de cola blanca de América del Norte y se encuentra en la lista federal de especies en peligro de extinción. Estos animales, a los que se puede ver más fácilmente en Cayo Big Pine al amanecer o al atardecer, están sumamente protegidos para garantizar su supervivencia en su hábitat natural. En una época estuvieron casi extintos y hoy en día su número asciende a alrededor de 1.000. En Cayo Big Pine el cumplimiento de los límites de velocidad se exige con firmeza, específicamente para proteger a los venados de los Cayos de ser atropellados por automóviles.

El parque estatal Bahia Honda State Park, que a menudo aparece en las listas de las 10 principales playas de los Estados Unidos, se encuentra a 19 km (12 millas) al sur de Marathon. El parque de 2 km (524 acres) ofrece navegación, camping, canotaje, pesca y viajes de snorkeling a Cayo Looe. El sol que se pone detrás de los pilotes del puente ferroviario de Bahía Honda, un vestigio del "Railroad that Went to Sea" (El ferrocarril que viajaba hacia el mar) de Henry Flagler (la extensión de Cayo Hueso del Ferrocarril de la Costa Este de la Florida), es una vista preciada e icónica de los Cayos.
Explore más
Vea más de Cayo Looe en la galería de fotos complementaria en línea.

© Alert Diver — 4to Trimestre 2016