Cayo Largo

Un legado de conservación marina


Una vista aérea revela la relativamente grande masa continental de Cayo Largo, el más grande de los Cayos de la Florida.



El receso de primavera de 1978 fue uno de los acontecimientos singulares que perfilaron mi vida. Yo vivía en Colorado, perfectamente feliz con mi álbum Rocky Mountain High y trabajando en un laboratorio fotográfico para ganarme la vida. Me había mantenido en contacto con un compañero del equipo de natación de la escuela secundaria que vivía en Cayo Largo, Florida. Él trabajaba como buzo cazador de tesoros y en ese entonces los buzos aún podían encontrar botines y artefactos en los naufragios de los galeones españoles que habían encallado cerca de los Cayos Superiores en 1733. Ese año decidí realizar un viaje de buceo a Cayo Largo, me di cuenta de que realmente disfrutaba del buceo y comencé a pensar en que podía ganarme la vida allí. Muchos turistas estaban buceando en el parque John Pennekamp Coral Reef State Park y pensé que si abría una pequeña tienda de buceo para alquilar cámaras submarinas y procesar películas de diapositivas E-6, quizás podía arreglármelas y disfrutar de ese estilo de vida durante uno o dos años.

Me mudé a Cayo Largo en noviembre de ese año. Sin duda nunca se me ocurrió que esta pequeña isla sería el lugar donde conocería a mi esposa, donde criaríamos a nuestra hija y dónde aún sería miembro de la comunidad de buceo cuatro años más tarde. Algunas cosas han variado a lo largo de los años, pero el buceo que me sedujo, y que hace de Cayo Largo uno de los destinos de buceo más populares del mundo, no ha cambiado.
El tamaño importa
Un accidente geográfico diferencia a Cayo Largo de otros puntos de buceo del sur de Florida. El tamaño relativamente grade de la isla obstruye el flujo de agua turbia proveniente del lado oeste (Bahía de Florida y golfo de México) hacia el arrecife durante las mareas salientes. Y la proximidad de los arrecifes con las aguas depuradoras de la corriente del Golfo aumenta la visibilidad y nutre la vida marina.


Una vista aérea de Molasses Reef revela las formaciones de coral de estímulo y surco.


La conservación importa
Tener arrecifes de coral tan impresionantes y tan cerca de Miami (Cayo Largo es el más septentrional de los Cayos de la Florida) permitió que el turismo de buceo llegara allí antes que a casi cualquier otro lugar. A fines de la década de 1950, los buzos remolcaban pequeñas embarcaciones hasta Cayo Largo para explorar sus arrecifes. Algunos buzos incluso tomaban fotos. Mi amigo y mentor Jerry Greenberg estuvo entre los primeros (consulte AlertDiver.com/jerry_greenberg).

En sus memorias de 1963 Adventures of a Reefcomber (Las aventuras de un explorador de arrecifes), Greenberg celebró el establecimiento del parque John Pennekamp Coral Reef State Park en diciembre de 1960:

El vallado de esta maravilla submarina como un parque llegó en el momento preciso. El arrecife, considerado durante mucho tiempo un "oasis del océano", llegó a estar peligrosamente cerca de ser reducido a un desierto submarino. Los coleccionistas de objetos curiosos arrancaron deliberadamente acres de bosque de coral, mientras que pescadores con arpón masacraron peces con el simple fin de practicar tiro al blanco. El arrecife, trozo por trozo y pez por pez, se enfrentó a una destrucción sistemática en sus manos. Sólo la intervención inmediata de los conservacionistas ayudó a establecer el arrecife como una reserva pública para proteger su belleza única.

El pez ángel reina se encuentra entre los habitantes del arrecife más coloridos de los Cayos.


John D. Pennekamp era editor y columnista del Miami Herald y sus editoriales combinadas con las observaciones de respetados científicos marinos como Gilbert Voss, Ph.D., ayudaron a influenciar la opinión pública a favor del apoyo al parque. Las aguas estatales se extienden sólo 5,5 km (3 millas náuticas) desde la costa y la mayor parte del mejor hábitat arrecifal periférico se encuentra a 9,6 km (6 millas) de la costa. En lo que respecta a la protección de la verdadera extensión del arrecife, durante los primeros días el parque fue más una percepción que una realidad. Pero durante los siguientes 15 años el Pennekamp Park proporcionó una presunta protección a los arrecifes de coral cerca de la costa. La preservación eficaz del arrecife de coral principal arribó en 1975 con el establecimiento del gobierno federal del Santuario Nacional Marino de Cayo Largo (Key Largo National Marine Sanctuary), que extendió la protección desde el borde de las aguas estatales hasta el contorno de 91 metros (300 pies) de profundidad. Las protecciones se extendieron aún más en 1990, cuando la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (National Oceanic and Atmospheric Administration, NOAA) estableció el Santuario Nacional Marino de los Cayos de la Florida (Florida Keys National Marine Sanctuary; FKNMS), que incorporó los santuarios existentes de Cayo Largo y Cayo Looe. El FKNMS, que está administrado conjuntamente por la NOAA y el estado de Florida, abarca 2.900 millas náuticas cuadradas de agua, protegiendo así la totalidad de los Cayos de la Florida.

La genialidad del FKNMS radica en su sistema de zonas marinas, cada una con regulaciones y propósitos específicos. Con algunas excepciones, la pesca está prohibida en las áreas de preservación del santuario (SPA, por sus siglas en inglés) y reservas ecológicas (ER, por sus siglas en inglés), mientras que algunas áreas están abiertas para la pesca con arpón y con anzuelo. La idea detrás del santuario era alentar la recreación selectiva cerca de la costa, pero el FKNMS debía prohibir algunas actividades como la recolección de coral y, más adelante, la recolección de conchas en peligro de extinción. Las áreas protegidas funcionan como criaderos para el resto del ecosistema de arrecifes e incluyen los puntos más populares entre los buzos visitantes. La idea de los criaderos protegidos dirigió la evolución de estas zonas; son la razón principal por la que Cayo Largo alberga una mayor y mejor diversidad de vida marina que cualquier otro lugar del hemisferio occidental.


Aquarius Reef Base es un hábitat submarino donde los científicos pueden trabajar en saturación. El ingreso es a través de un escotilla donde puede verse el reflejo de los peces que nadan debajo.


Boyas de amarre
Las boyas de amarre están tan presentes a lo largo de los Cayos de la Florida (y el mundo del buceo) que resulta extraño pensar en una época donde no se utilizaban. Pero así era cuando comencé a bucear en Cayo Largo. Había torres de navegación que marcaban algunos de los arrecifes, en particular Molasses Reef y The Elbow, pero los capitanes aún debían saber cuáles eran los mejores puntos para dejar a los buzos. Mucho antes del GPS, los capitanes podían alinear las patas de una torre de determinada manera o triangular algunas referencias de la costa apenas perceptibles para determinar dónde debían lanzar el ancla. Si tenían cuidado y algo de suerte, el gancho podía caer sobre la arena, pero con frecuencia la cuerda o el ancla eran arrastradas por el frágil coral.

Gracias a la influencia y el arduo trabajo de los residentes locales John y Judy Halas, que desarrollaron un sistema de anclaje de boyas de amarre, se instalaron boyas por todos los Cayos de la Florida y los daños causados por las anclas en los arrecifes se redujeron considerablemente. En la actualidad hay más de 490 boyas de amarre disponibles en todos los Cayos de la Florida y su importancia en la protección de los corales del área es incalculable.
La historia marítima
Dado el extenso sistema de arrecifes superficiales de Cayo Largo, una gran cantidad de embarcaciones se ha hundido aquí. El lado positivo de estas tragedias es el excelente hábitat para la vida marina y la fascinación para los buzos. Si bien hay un sinnúmero de naufragios más pequeños de origen incierto, como el naufragio de la Guerra Civil, dos que son lo suficientemente grandes como para albergar regularmente a grupos de buzos visitantes son el City of Washington y el Benwood.

El City of Washington había llegado al final de su vida útil como un carguero de 97,5 metros (320 pies) cuando encalló cerca de la torre de The Elbow en Cayo Largo mientras era remolcado en 1917. El buque, que fue construido en 1877, entró en la conciencia colectiva en 1898 por ser amarrado cerca del USS Maine cuando el Maine explotó en la Bahía de la Habana en Cuba, lo que desencadenó la Guerra Hispano-Americana. El City of Washington y un crucero español que estaba cerca rescataron a 90 tripulantes del Maine.


Un mero guasa y un tiburón nodriza tienen una colisión inusual cerca del naufragio del City of Washington.


Al igual que la mayoría de lo busques grandes encallados en aguas poco profundas (7,6 metros [25 pies], en este caso), el naufragio del City of Washington fue destruido para evitar ser un riesgo para la navegación. Pero aún hay superestructura suficiente para que pueda reconocerse como un buque y brindar refugio a bancos de peces y morenas verdes que residen en el lugar.

El Benwood fue una pérdida de la Segunda Guerra Mundial y se hundió durante una época donde los submarinos alemanes merodeaban cerca del sur de Florida. Los cargueros a menudo circulan con las luces apagadas para evitar ser blancos fáciles de los submarinos, pero la práctica dio lugar a más de una colisión. Durante la noche del 9 de abril de 1942, mientras llevaba una carga de roca de fosfato a Norfolk, Virginia, el Benwood chocó con el Robert C. Tuttle y sufrió enormes daños. El Benwood se dirigió a la seguridad de las aguas superficiales pero sólo pudo llegar a aguas con una profundidad de 7,6 a 12 metros (25 a 40 pies) donde finalmente se hundió. También fue destruido por ser un peligro para la navegación, pero aún hay restos suficientes como para que los buzos puedan distinguir su proa destrozada, y las cuadernas y las tablas de cubierta son imanes para bancos de salmonetes, pargos amarillos y agrupaciones estacionales de anchoas de la bahía.
Arrecifes artificiales

Un mero de puntos azules (Cephalopholis fulva) merodea sobre el
naufragio del Duane.
En mis 40 años en Cayo Largo he estado íntimamente involucrado en dos grandes proyectos de arrecifes artificiales; el primero de ellos fue bastante sencillo y claro y el segundo fue completamente lo contrario.

Nuestro primer proyecto comunitario con naufragios fue adquirir, limpiar, remolcar desde el puerto de Boston, Massachusetts, hasta Cayo Largo y hundir un par de patrullas de la Guardia Costera de los Estados Unidos: el Duane y el Bibb, con una longitud de 99, 67 metros (327 pies) cada uno. Si bien es probable que esté suprimiendo algunos de los problemas relacionados con el proyecto, todo pareció desarrollarse sin inconvenientes e increíblemente sin gastos considerables. Para ser justos, era 1987 y el dinero tenía un mayor valor en ese entonces, pero sólo gastamos 300.000 dólares estadounidenses en el proyecto. Es posible que haya sido el negocio del siglo si tenemos en cuenta la popularidad del Duane, especialmente entre los buzos que lo visitan.

El Bibb cayó sobre su lado de estribor; dada la estrecha manga del buque y los 39,6 metros (130 pies) de profundidad, es más adecuado para los buzos técnicos. Sin embargo, el Duane está en una posición vertical perfecta y tiene una enorme concentración de peces: roncadores de rayas azules en la cámara del timonel, paguaras dando vueltas en la proa, barracudas al costado de la torre de radar y pargos grises en medio del barco.

El segundo proyecto fue el Spiegel Grove y fue una pesadilla de proporciones épicas. No obstante, para la comunidad de buceo de los Cayos de la Florida resultó ser un regalo que sigue dando sus frutos.


El buque Spiegel Grove de 155 metros (510 pies), que fue adquirido de la Marina, fue hundido cerca de Cayo Largo el 17 de mayo de 2002.
Después del éxito del Duane y el Bibb, varios de nosotros en la comunidad de buceo local comenzamos a reflexionar sobre cómo podíamos crear otro naufragio, pero más grande y mejor. Nos quedaba algo de dinero del último proyecto, por lo que enviamos a Bill Harrigan, antiguo director de FKNMS, para explorar barcos abandonados de la Flota de la Reserva James River (James River Reserve Fleet) en Virginia. Nos decidimos por el Spiegel Grove de 155 metros (510 pies). Con un presupuesto financiado por una subvención otorgada por el Monroe County Tourist Development Council, junto con donaciones de individuos y empresas, el Spiegel Grove fue adquirido de la Marina de los Estados Unidos en junio de 2001, fue limpiado para eliminar cualquier tipo de contaminante y fue remolcado a Cayo Largo.

El buque fue hundido el 17 de mayo de 2002, pero se hundió completamente boca abajo presuntamente después de que mamparos internos se desplomaran e inundaran el compartimiento del motor de manera prematura. Recuperadores marinos finalmente lograron colocar el buque en el fondo, donde reposó sobre su lado de estribor durante los siguientes tres años. Asombrosamente, un oleaje provocado por una tormenta del huracán Dennis puso el naufragio en una posición vertical perfecta el 9 de julio de 2005. Este proyecto fue mucho más costoso que el anterior, con un valor de 1,5 millones de dólares estadounidenses tras considerar los costos de salvamento. Pero Dennis hizo su trabajo de forma gratuita y hoy en día Cayo Largo puede disfrutar de un naufragio de gran envergadura y popularidad.
El Cristo del Abismo
La estatua del Cristo del Abismo, considerada con frecuencia el símbolo del John Pennekamp Coral Reef State Park, de hecho se encuentra en aguas federales a 8 km (5 millas) de la costa en Dry Rocks Reef. Esta estatua de bronce de 2,6 metros (8,6 pies) y 1.814 kg (4.000 libras), que fue donada originalmente a la Underwater Society of America por el fabricante de equipo de buceo Egidio Cressi, fue instalada en un pedestal de hormigón a una profundidad de 7,6 metros (25 pies) el 25 de agosto de 1965. Este lugar es realmente más popular entre las personas que hacen snorkel que entre los buzos, pero para muchos individuos ninguna visita a las maravillas submarinas de Cayo Largo está completa sin bucear junto a la estatua del Cristo.


Alexa Frink hace snorkel en la estatua del Cristo del Abismo. La estatua, que fue hundida a 7,6 metros (25 pies) de profundidad cerca de Dry Rocks Reef, ha llegado a ser considerada el símbolo del parque John Pennekamp Coral Reef State Park.


Buceos en arrecifes
Probablemente se realizan más buceos en Molasses Reef cada año que en la mayoría de las islas del Caribe. Molasses, que está marcado por una torre de acero iluminada de 14

Delfines nariz de botella nadan en aguas translúcidas cerca de Molasses Reef.
metros (45 pies) de alto y más de 30 boyas de amarre, es un inmenso complejo de arrecifes con atracciones submarinas que varían mucho entre sus extremos norte y sur y sus secciones superficiales y más profundas. En el extremo sur, áreas como Fire Coral Cave y Permit Ledge son vulnerables a corrientes considerables, pero éstas atraen jureles blancos, bancos de barracudas, palometas, meros guasa y las siempre presentes rayas águila. Grandes bancos de peces roncadores también pululan en el lugar, pero son comunes en la mayoría de los arrecifes de Cayo Largo, así que aquí no los consideraremos algo destacable. Hacia el sur las corrientes son generalmente menos significativas (y a menudo inexistentes), por lo que puntos como Aquarium, Spanish Anchor y Winch Hole por lo general son sencillos y gratificantes.

Tres boyas de amarre marcan el punto Deep Molasses, donde a una profundidad de 14 a 20 metros (45 a 65 pies) en el fondo se observa una transición de corales duros a grandes esponjas barril y gorgonias de aguas profundas. La vida marina también es diferente; aquí los buzos pueden encontrar peces mariposa de arrecife (Chaetodon

Una enorme barracuda nada entre anchoas en Minnow Caves.
sedentarius
), que están llamativamente ausentes en el arrecife superficial. Pueden encontrarse grandes peces ángel reina y azules en casi todos los puntos de buceo y tortugas frecuentan el área también. Aquí he visto mantarrayas e incluso he fotografiado pulpos manta (Tremoctopus violaceus) extremadamente raros. Nunca se sabe qué puede pasar nadando por allí, arrastrado por las aguas de la corriente del Golfo.

Muchos otros puntos se encuentran en la sección de Cayo Largo del Santuario Nacional Marino de los Cayos de la Florida (Florida Keys National Marine Sanctuary) y cada uno de ellos ofrece atracciones específicas para conocedores. En North North Dry Rocks, los peces ángel son especialmente fotogénicos contra las coloridas esponjas incrustantes. Los buzos pueden contemplar la gran extensión de coral cuerno de alce en Horseshoe Reef. Las agrupaciones estacionales de anchoas en los pasadizos de French Reef y Minnow Caves son impresionantes.


Rayas jaspeadas patrullan Permit Ledge.


Los peces
Los peces son los que marcan una gran diferencia en el buceo en Cayo Largo. Hay una enorme cantidad y están acostumbrados a vivir en un área marina protegida, por lo que no ven a los buzos como una amenaza. Para la fotografía submarina, esto es una revelación y es el motivo por el que he dictado clases de fotografía submarina en este lugar todos los años desde 1982.

Cientos de miles de buzos visitan Cayo Largo cada año para vivir aventuras de buceo con aire comprimido y snorkel. Estoy seguro de que en algún momento casi todos ellos piensan lo mismo que yo cuando estoy en la borda de una embarcación de buceo, mirando hacia el costado para apreciar el agua cristalina: me cuesta creer que tengamos esto aquí, que sea tan bueno y que esté a sólo 9,6 km (6 millas) de la costa y 96,5 km (60 millas) al sur de los 6 millones de personas que habitan el área
metropolitana de Miami.


Los caminos de un mero mármol y peces ángel reina se cruzan en Fire Coral Caves.


Cómo bucear en este lugar
Cómo llegar: los Cayos de la Florida son "las islas a las que puede llegar conduciendo" y esa es la manera en la que la mayoría de las personas llegan aquí, mediante un vuelo al Aeropuerto Internacional de Miami (MIA) y un auto de alquiler. Desde que "el tramo" (el camino de 29 km [18 millas] que conecta Cayo Largo con el territorio continental de Florida) fue mejorado con una barricada para impedir las frecuentes colisiones frontales del pasado y un puente elevado para evitar las demoras causadas por el antiguo puente levadizo en Jewfish Creek, las personas que viajan por el día desde Miami y Fort Lauderdale son la nueva normalidad.





Condiciones: la mayoría de los puntos de buceo son superficiales, al menos en los arrecifes de coral (9 metros [30 pies] o menos). Pero en Spiegel Grove y Duane se pueden realizar buceos profundos en naufragios. En estos naufragios la corriente, y no la profundidad, puede suponer un reto. Para poder hundir estos grandes buques en posición vertical y aún dejar una extensión de 11 a 12 metros (30 a 40 pies) libres para el tráfico marítimo, tuvieron que avanzar hasta aguas más profundas. El agua más profunda suele estar expuesta al flujo de la corriente del Golfo, que es impredecible y le gusta desplazarse de forma serpenteante. En un día cualquiera, la corriente puede ser intensa o estar completamente estancada. Puede cambiar dramáticamente entre la superficie y el fondo o en el transcurso de un buceo.

Quizás la mayor sorpresa que se llevan los buzos principiantes al bucear en Cayo Largo es la intensidad que la corriente puede alcanzar cuando hay vientos fuertes. Aquí no hay ninguna protección de sotavento y un viento del sureste puede agitar bastante las aguas del mar. Los operadores de buceo son expertos y profesionales y comprenden que el desafío no es que los visitantes pueden dejar la embarcación en aguas agitadas sino que vuelvan a subir a bordo por una escalera de buceo que se sacude por el movimiento. Debido a que las aguas de Cayo Largo normalmente son tranquilas, cálidas y cristalinas, creo que muchos visitantes no están preparados para cuando las condiciones se ponen difíciles y pueden no tener la experiencia necesaria para enfrentarse a un mar agitado.
Explore más
Vea más de Cayo Largo en la galería de fotos complementaria de Stephen Frink.

© Alert Diver — 4to Trimestre 2017