Campos de kelp

Islas de vida a la deriva en el mar abierto


Gaviotas se posan sobre un campo de kelp flotante cerca de la Isla Santa Bárbara durante El Niño en 2015.


Me encontraba en una pequeña embarcación a unos 48 km (30 millas) de la costa de San Diego, California, en busca de vida. Nos desplazábamos a toda velocidad a 20 nudos cuando, con el rabillo del ojo, pude ver una pequeña mancha marrón que se destacaba en el vasto fondo de color azul. Era un poco de kelp aproximadamente del tamaño de la tapa de un tacho de basura. Giré hacia él y de inmediato pude ver una enorme salpicadura y a un perturbado atún de aleta amarilla que nadaba en pequeños círculos alrededor del kelp. Esa era una imagen que había querido capturar por años: un atún en un campo de kelp.

Cuando ingresé al agua pude ver que lo que había causado esa enorme salpicadura era un gigantesco pez marlín azul de unos 180 a 225 kg (400 a 500 libras) que había aparecido de la nada. Se me encendió la lamparita de inmediato y supe por qué el gran pez marlín estaba allí: el pez marlín rayado que se ve más comúnmente no acecha a atunes de 9 a 14 kg (20 a 30 libras).

Ese día obtuve imágenes del pez marlín azul y el atún (véase Imagen de despedida [Parting Shot], Alert Diver, primer trimestre de 2015). Estas fueron probablemente las primeras fotos submarinas de un pez marlín azul en las aguas de California. Estuvo entre los dos o tres mejores días que viví tras 35 años de buceo en campos de kelp.

Esto sucedió en el otoño boreal de 2014, que fue el comienzo de una serie de años de calentamiento que incluyeron al muy poderoso El Niño en 2015. Los fenómenos de calentamiento de 2014, 2015 y 2016 han atraído a la costa de California especies de aguas cálidas desde el sur que rara vez se habían visto a lo largo de los años, y todas ellas fueron vistas alrededor de campos de kelp.
¿Qué es un campo de kelp?
Buscar sujetos fotográficos en el gran vacío azul del mar abierto puede ser frustrante. Las señales de vida son fugaces. La sutil salpicadura de un mamífero marino o aves trabajando se encuentran entre las pocas señales que indican la posibilidad de la existencia de vida.

Al

Un delfín del Pacífico de lados blancos le echa un vistazo al campo de kelp en
Nine Mile Bank, a 16 km (10 millas) de la costa de San Diego, California.
igual que la costa atlántica, que tiene su propio hábitat de algas flotantes (Sargassum), la costa pacífica de América del Norte tiene kelp flotante. El kelp gigante (Macrocystis) crece desde Alaska hasta el centro de Baja California. Los campos de kelp se forman cuando las raíces de kelp arraigado se debilitan y se desprenden después de tormentas, fenómenos de calentamiento o el pastoreo de erizos de mar. A medida que las plantas de 24 metros (80 pies) se desplazan a la deriva se enredan con otras plantas de kelp. Estas masas flotantes, que se mantienen a flote en la superficie gracias a cámaras llenas de gas, son arrastradas hacia el mar por vientos y corrientes. Un campo de kelp de tamaño promedio puede tener la dimensión de una tina, pero pueden tener más de 15 metros (50 pies) de ancho con raíces colgantes de hasta 12 metros (40 pies). Los campos de kelp pueden encontrarse en cualquier momento del año y su ubicación varía de alrededor de 1,6 km (1 milla) de la costa a cientos de kilómetros en altamar. La mayoría de los campos de kelp que flotan desde la costa de California se originan a partir de lechos de kelp gigante en las Islas del Canal o en otros lugares a lo largo de la costa oeste.

Los campos de kelp, mejor descriptos como "islas de vida flotantes", proporcionan refugio a peces e invertebrados planctónicos que inicialmente se asientan en el hábitat preconcebido. Pequeños peces e invertebrados atraen bancos de peces presa como sardinas y caballas. Los depredadores más grandes como los atunes, peces marlín, tiburones y mamíferos marinos completan la cadena alimentaria al acercarse para alimentarse de los peces presa. La gama completa de grandes depredadores pelágicos que se encuentran en la costa pacífica puede verse cerca de los campos de kelp. Cuando los depredadores más grandes aparecen, los peces jóvenes pueden recurrir a la protección de la masa de plantas enredadas.

El conjunto de animales que se encuentran vinculados al kelp que se desplaza a la deriva desde la costa pacífica no puede hallarse en ninguna otra parte del mundo. Por ejemplo, la fase juvenil del pez roca de doble hocico (Sebastes diploproa) sólo se ha observado bajo kelp flotante. La forma adulta de este pez roca puede encontrarse en aguas muy profundas, de 213 a 457 metros (700 a 1.500 metros). El kelp flotante también puede ser un hábitat importante para la fase juvenil del jurel de Castilla, el chopa medialuna y otras especies de peces. Los científicos marinos que han tomado muestras de campos de kelp han encontrado más de 25 especies diferentes entre estos campos, donde la mayoría de las especies están compuestas enteramente por jóvenes.

Nunca se sabe qué se verá debajo del kelp; las poblaciones varían de un año a otro y de un área a otra. Un área con agua a 18°C (65°F) puede tener un conjunto de animales completamente diferente que un área con agua a 22°C (72°F) a tan sólo 8 km (5 millas) de distancia. Eso es lo que convierte a los campos de kelp en algo tan interesante.

Los últimos años cálidos han atraído a tiburones martillo lisos, peces marlín azules, atunes de aleta azul, falsas orcas y muchas otras especies que rara vez se habían visto en años anteriores. Hasta el verano boreal de 2014, por ejemplo, nunca se había documentado la presencia de petos en las aguas de California, pero tras el poderoso fenómeno de El Niño, pescadores deportivos atraparon más de 1.000 petos en estas aguas.
Mola Mola
Los campos de kelp son decididamente el mejor lugar para encontrar Mola mola. Estos peces, que se acercan al kelp flotante para ser limpiados por los chopa medialuna, están repletos de parásitos, tanto por fuera como por dentro. Vimos a un Mola mola que estaba particularmente indiferente frente a la presencia de buzos y pudimos extraer copépodos parasitarios que estaban profundamente incrustados en su piel. El pez realmente parecía estar disfrutando del encuentro.


Los campos de kelp son excelentes lugares para encontrar peces luna (Mola mola).


No es raro ver hasta tres Mola molas en un kelp flotante. Mi récord personal de hace algunos años fue 50 Mola molas adultos en un solo campo de kelp. Por lo general son cautelosos con los fotógrafos que se acercan a ellos en la superficie o de debajo del agua. Un buzo con un traje de neopreno negro se ve como un león marino para el Mola mola. He visto a leones marinos destrozar Mola molas, por lo que es importante acercarse lentamente y de forma no agresiva. Algunos Mola molas pueden no preocuparse demasiado por el acercamiento de un buzo, pero es más común que se alejen.
Buceo en campos de kelp

Bucear en campos de kelp puede ser muy gratificante; nunca se sabe qué
se encontrará allí.
La mejor manera de bucear en campos de kelp es desde una embarcación de vida a bordo, con un buzo que permanezca en el barco. Sujetarse al kelp generalmente puede hacerlo pedazos, y anclar o atracar es imposible por la profundidad del agua (comúnmente entre 304 y 914 metros [1.000 y 3.000 pies]). Debe estar atento porque los pescadores que buscan peces pelágicos para pesca también apuntan a los campos de kelp. En unas pocas ocasiones, he visto a pescadores lanzar anzuelos al kelp flotante con buzos dentro del agua.

Por este motivo, la embarcación debe tener una bandera de buceo y el piloto del barco debe controlar atentamente la ubicación del kelp y los buzos en todo momento. También es mejor ubicar la embarcación de vida a bordo a barlovento de los buzos. El clima puede cambiar rápidamente y una embarcación que se desplaza a sotavento y pierde potencia puede convertirse en un problema para un buzo que debe nadar y alcanzar a la embarcación que desaparece rápidamente. Con tan sólo una mancha marrón como referencia con una vasto fondo azul, es fácil para el piloto de una embarcación perder de vista a un campo de kelp. Teniendo esto en cuenta, los buzos deben llevar una boya de superficie, un silbato, una luz estroboscópica y una radiobaliza de localización de siniestros (EPIRB, por sus siglas en inglés) de algún tipo.

En los últimos años, tripulaciones han filmado la historia de los campos de kelp para IMAX, BBC, National Geographic y Silverback Films. El proyecto de filmación de un campo de kelp más memorable fue uno donde Howard Hall coordinó a nuestro equipo de cinco hombres bajo el agua para ubicar una cámara IMAX 3-D de 635 kg (1.400 libras) con luces de cable para filmar con éxito a varios Mola mola en una estación de limpieza. Encontrar y explorar campos de kelp lleva tiempo y esfuerzo, pero vale la pena ver qué hay debajo de ellos.

© Alert Diver — 4to Trimestre 2016