Entre las profundidades y las aguas poco profundas

Explorando los hábitats húmedos de Cabo Cod


Nenúfares, retroiluminadas por la luz solar de la tarde, crecen a lo largo de la orilla superficial de un estanque de agua dulce en Cabo Cod.


Los mares ricos en nutrientes del Atlántico recorren las venas de la historia de América y aún hoy son un pilar de la cultura de Nueva Inglaterra. En el centro marino de la región se encuentra una icónica península, Cabo Cod, que Henry David Thoreau describió como "el brazo desnudo y doblado de Massachusetts" donde no hay "nada más que el salvaje océano entre nosotros y Europa".



El cabo, que desde el punto de vista geográfico es bastante simple, es una pequeña franja de arena larga y curva que se formó por el retroceso de los glaciares al final del período del Pleistoceno (la Gran Era de Hielo, que finalizó hace aproximadamente 11.700 años). La península se proyecta unos 105 km (65 millas) desde tierra firme hacia el Atlántico Norte. El cabo, que tiene la influencia de las aguas fértiles de la corriente del Labrador proveniente del norte y la corriente del Golfo más cálida desde el sur, tiene un rol fundamental en las rutas de migración de muchas aves, mamíferos marinos, peces e invertebrados marinos. Situado a sólo un par de horas de Boston, este brazo extendido de suelo arenoso alberga la esencia de Nueva Inglaterra e incorpora las imágenes clásicas de vastas extensiones de playa y marismas de sal, pescadores malhumorados y casas de vacaciones de verano. También ofrece una variedad de extraordinarias oportunidades de buceo.

La enorme cantidad de tranquilas bahías que tiene la península, plagadas de estanques de agua salada, arroyos estrechos, marismas y ensenadas, funcionan como criaderos y zonas de alimentación fértiles para todo tipo de fauna marina. Las aguas que fluyen continuamente en estos tranquilos hábitats rara vez superan los 6 metros (20 pies) de profundidad y son el hogar de ecosistemas rebosantes de vida. Las mareas entrantes y salientes tienen un papel determinante en las redes ecológicas de las bahías, donde colecciones de flora y fauna se desarrollan debajo de la línea de marea baja.
Criaturas
Tímidos cangrejos ermitaños y decoradores bien camuflados apenas pueden distinguirse del lecho marino circundante debido al prolífico crecimiento de esponjas y algas que cuelgan de sus extremidades articuladas. Un gran cangrejo azul macho, que se desplaza a toda prisa por el fondo y crea una nube de arena a su paso, desaparece en un boque de algas. Las rocas glaciales sumergidas están cubiertas de percebes que se alimentan por filtración y esponjas de color naranja y amarillo brillante. Los delicados brazos ramificados de un pepino de mar, que brota en la arena cerca de allí, recogen con paciencia el plancton que pasa por el lugar y meten sin cesar a las diminutas criaturas en la garganta del animal. Una pareja de cangrejos herradura de color rojizo se arrastra por el lugar, mientras el macho de menor tamaño sujeta a la enorme hembra desde atrás. Estos parientes lejanos de los escorpiones evolucionaron hace 450 millones de años; son los habitantes de Cabo Cod por excelencia y una de las especies clave de la península.


Los arrecifes de Cabo Cod son el hogar de un sinnúmero de peces pequeños como por ejemplo este rubio.


Por encima del caleidoscopio de criaturas que habitan en el lecho marino viven docenas de especies de vertebrados. Un pez aguja norteño gigante, un delgado pariente del caballito de mar, aparece entre las algas y se confunde en el hábitat con sutiles patrones de color. El extraño perfil aplanado de un joven falso halibut del Canadá se desliza por la arena en busca de pequeños peces o crustáceos para alimentarse. Bancos de pequeños fúndulos y pejerreyes translúcidos se desplazan a toda velocidad por una selva de briznas de pasto, evitando así las aguas más profundas donde rondan lubinas rayadas y peces azules depredadores.


Una estrella de mar descansa en una pradera de pastos marinos.
No muy lejos de las bahías protegidas, en el mar abierto se puede observar un gran movimiento. El oleaje aumenta y disminuye, con un balanceo incesante según los ritmos de la tierra, el sol y la luna. Diatomeas unicelulares microscópicas y otras clases de fitoplancton invisible a simple vista hacen de estas aguas pelágicas un entorno sumamente fértil. La zona fótica superficial del Atlántico Norte es como un criadero de grandes dimensiones, donde se producen cantidades inmensurables de fitoplancton. Stellwagen Bank y Georges Bank, donde las aguas ricas en nutrientes se mezclan con la luz solar, son zonas especialmente productivas debido al afloramiento de aguas profundas. El abundante plancton sirve de alimento a las larvas de crustáceos, moluscos y peces como por ejemplo lanzones, que a su vez atraen a depredadores más grandes.
Mamíferos
Algunos de los mamíferos más extraordinarios y extraños de la Tierra se alimentan y crían a los más pequeños en este lugar. Las ballenas jorobadas, de aleta, de minke y franca glacial pueden viajar miles de kilómetros para estar cerca del cabo durante la primavera y el verano. Una vez allí, filtran enormes cantidades de plancton a través de sus barbas, lo que les permite alimentarse para sus largas migraciones a espacios de reproducción distantes donde pasan el invierno. Miles de focas moteadas y grises crecen en las aguas oceánicas cerca de la costa. Sus colonias reproductoras han crecido rápidamente en los últimos 43 años gracias a la Ley de Protección de Mamíferos Marinos (Marine Mammal Protection Act) de 1972 que declaró ilegal la caza, la matanza, la captura o el hostigamiento de cualquier mamífero marino en las aguas de los Estados Unidos (con unas pocas excepciones).
Tiburones
El retorno de las poblaciones de focas ha marcado otro emocionante regreso: el del tiburón blanco, uno de los carnívoros supremos de la cadena alimentaria. Los tiburones blancos, que son objeto de leyendas y pesadillas, aparecen durante los meses de verano para alimentarse de la carne rica en grasas de los abundantes pinípedos. En los últimos años los investigadores han marcado por satélite a más de 50 tiburones blancos cerca del cabo para saber de dónde venían y hacia dónde se dirigían en el otoño. Al parecer la mayoría de estos tiburones migran a lo largo de la costa este y siguen la plataforma continental desde Cabo Cod en el verano y el otoño hacia un área situada entre Carolina del Sur y Florida para el invierno y la primavera. Se cree que los tiburones blancos más grandes y maduros probablemente manifiestan comportamientos migratorios diferentes y se dirigen a espacios de reproducción lejanos.


Un elegante tiburón azul, uno de los tiburones más veloces que se encuentran en el mar.


Una variedad de otros elasmobranquios, lo que incluye rájidos, rayas torpedo, fastidiosos cazones, tiburones peregrinos gigantes, veloces tiburones mako, tiburones toro con dientes afilados y otros, habitan las frías aguas de Cabo Cod. Pero seguramente la especie más estética que puede encontrarse cerca de la costa es el tiburón azul. Estos elegantes y carismáticos merodeadores del océano prefieren el margen de la corriente del Golfo, donde el agua es considerablemente más cálida y cristalina que en el área donde los tiburones blancos cazan. La mayoría de los tiburones oceánicos son curiosos y están constantemente en busca de alimento, por lo que verlos de cerca por primera vez puede ser emocionante. Felizmente, los tiburones azules son unos los más amables entre los depredadores oceánicos, y en unos pocos minutos sus colores iridiscentes y movimientos ágiles se vuelven atrapantes.
Acero
A pesar de esta diversidad de fauna marina, el objetivo de la mayoría de los buzos que visita Cabo Cod es explorar algunos de los más de 3.000 naufragios que están desperdigados por la península. Muchos de ellos yacen a menos de 30 metros (100 pies) de profundidad y son bastante accesibles en barco. Los naufragios son oasis en un desierto arena sumergido y sus duraderas estructuras están cubiertas de organismos multicolores. Estas estructuras proporcionan nichos a una variedad de peces, esponjas, cnidarios, moluscos, gusanos, cangrejos, langostas y equinodermos. De modo similar a las flores que alcanzan su plenitud, las estridentes anémonas iluminan el oscuro paisaje cuando se las mira con la ayuda de una luz artificial. Los churrascos cuervo que habitan en el lecho marino se pierden entre los restos de los naufragios, mientras bancos de tautogas moteadas y bacalaos nadan sobre ellos. Grandes falsos halibuts del Canadá se escabullen en el lecho marino. Parte del misterio de los abundantes naufragios del cabo es que nunca se sabe qué se encontrará exactamente en ellos.


En el cabo hay más de 3.000 naufragios.


Agua dulce
Bucear en las aguas atlánticas de color verdoso de Cabo Cod puede ser todo un desafío, pero abundantes estanques y lagos de agua dulce adornan el paisaje de la península sólo a unos pocos kilómetros tierra adentro. Estos fascinantes hábitats acuáticos a menudo son considerados sólo lugares de descanso para alejarse un poco del buceo en agua salada o los húmedos días de verano, pero al ahondar un poco debajo de la plácida superficie de los estanques se revela un delicado esplendor acuático. Cada estanque es una joya de historia natural repleta de extraordinaria fauna anfibia y acuática. Si bien no resulta tan majestuoso ni dramático como el mar que se encuentra cerca de allí, cuando la tenue luz del cabo se refleja en un estanque de aguas cristalinas en las primeras o las últimas horas del día puede crear un entorno de muchísima paz.


Una tortuga mordedora, uno de los grandes depredadores de estanques y lagos.


Thoreau veía a los lagos y estanques como "los ojos de la Tierra; a través de ellos el observador puede medir la profundidad de su propia naturaleza. Los árboles fluviales situados junto a la costa son las delgadas pestañas que la bordean, y las colinas arboladas ... son sus cejas". Al bucear o practicar snorkeling en un lago de Cabo Cod se ingresa a otra época y otro espacio, donde se puede percibir un evidente desequilibrio de color. Los vibrantes verdes chocan con seductores lirios de color rojo en rebeldes composiciones. La luz solar atraviesa un follaje de nenúfares y proyecta haces de luz de color amarillo a través de una jungla submarina en miniatura e ilumina a los peces plateados que hay debajo.


Cabo Cod es sumamente popular entre los navegantes, pero menos personas exploran sus maravillas submarinas.
Más allá de los lirios crece un bosque de cañas multicolores prácticamente impenetrable, donde bancos centellantes de pececillos brillantes vibran a través de los tallos de nenúfares retorcidos. Movimientos extraños en la oscuridad más allá de las cañas indican el paso de un pez de gran tamaño, lo que provoca la desaparición de los más pequeños. Una perca atruchada, la reina de su dominio acuático, clava la mirada en la turbia oscuridad de las cañas, con el deseo de que los pequeños vuelvan a aparecer. Junto con tortugas mordedoras de aspecto primitivo, que pueden ser enormes y a menudo se encuentran en las sombrías profundidades, las percas son los principales depredadores de la cadena alimentaria de agua dulce. Pueden verse algunas percas y peces de agallas azules y peces luna pasan nadando por allí, mientras jóvenes lucios dan un vistazo cautelosamente desde las profundidades.

Para poder experimentar de primera mano las maravillas del templado paisaje marino es necesario tener un espíritu cordial. Una belleza sutil es la esencia de los hábitats submarinos de Cabo Cod y, como los buzos locales ya saben, para poder apreciar estos seductores entornos se necesita tiempo y sensibilidad. Pero en definitiva las playas, las bahías y los tesoros del océano invitan a los visitantes a regresar una y otra vez.
Cómo bucear en este lugar
Cómo llegar
Los barcos chárter de buceo regulares no son publicitados con frecuencia, por lo que lo mejor es comunicarse con alguna de las tiendas de buceo del cabo con anticipación. Normalmente los barcos chárter ocupan su lugar durante los fines de semana y parten desde diversos puertos dependiendo del clima y del naufragio que el capitán tenga pensado visitar.

Condiciones
La temperatura del agua en Vineyard Sound, al sur del cabo, puede ser cálida durante los meses de verano, donde alcanzan los 18°C (65°F) o incluso llegan hasta los 21°C (70°F). La temperatura del océano cerca del extremo externo del cabo es mucho más fresca en promedio y sólo alcanza los 12°C (55°F) durante los meses de verano. La mayoría de los buzos locales usan trajes secos, aunque un traje de neopreno completo de 7mm con una capucha y guantes puede ser suficiente si sólo tiene pensado bucear durante un día o dos. La región no se destaca por tener aguas cristalinas y la visibilidad varía de unos 1,5 a 13 metros (5 a 45 pies). Se pueden encontrar fuertes corrientes prácticamente en todos los puntos del cabo y los buceos normalmente se planifican para los momentos en que la marea está tranquila. La mayoría de los naufragios que se encuentran cerca de la costa se consideran puntos de buceo intermedios o avanzados debido a la posible presencia de corrientes y condiciones rápidamente cambiantes.

Aventura en la superficie
Cuando no esté bajo el agua, camine por los hermosos caminos que recorren todo Cape Cod National Seashore, donde, como señaló Thoreau, "un hombre puede pararse allí y dejar todo lo demás atrás". Durante los meses de verano disfrute de un juego de la Liga de Béisbol de Cabo Cod; la liga cuenta con algunos de los mejores jugadores colegiados del país. Rente un kayak y explore la gran cantidad de bahías y caletas que conforman la costa de la península.
Explore más
Vea más de todo lo que el buceo de Cabo Cod tiene para ofrecer en la galería de fotos complementaria de Ethan Daniels.

© Alert Diver — 4to Trimestre 2015