Buceo en Sunshine

Sunshine Coast, Columbia Británica, Canadá


Las anémonas de mar pintadas (Urticina crassicornis), también conocidas
como anémonas de Navidad, vienen en muchos colores, normalmente con
tentáculos anillados.
Cuando le dije a un vecino que no era buzo que viajaríamos a Sunshine Coast en febrero, su respuesta fue predecible y estuvo acompañada de un envidioso sarcasmo. "Pobrecito, debe ser duro. Todos esos momentos de ocio en la playa, con palmeras balanceándose y agua tan cálida que apuesto que sus trajes de buceo de caucho son completamente opcionales".

Cuando se lo comenté a mi esposa, ella adoptó una mirada pensativa y luego fue directamente a lo importante y me preguntó: "mi traje ya no tiene fugas, ¿verdad? ¿Debo utilizar 18 kg (40 libras) de plomo en mi arnés? ¿Y la temperatura del agua debe ser de aproximadamente 7°C (45°F)?". Tras darle una triple respuesta afirmativa con una sonrisita, hice uso de todo mi encanto para sellar el acuerdo y agregué que el pronóstico del clima no era demasiado terrible y que las mareas de hecho eran muy buenas para fotografiar el Skook. Ella esbozó una pequeña sonrisa y comenzó a crear su lista de cosas necesarias para el viaje: traje seco, "traje de Chewbacca" (ropa interior de lana para todo el cuerpo), traje para la lluvia Gore-Tex®, cantidad suficiente de sobres de chocolate caliente, etc. El protector solar no estaba en la lista.
Prueba en el Skook
Nos encontrábamos a 21 metros (70 pies) de profundidad en Observation Wall a lo largo del lado oeste del afamado Skookumchuck Narrows en Columbia Británica, con los ojos bien abiertos y disfrutando del paisaje que se abría frente a nosotros.

Skookumchuck Narrows, uno de los mejores lugares para bucear en Columbia
Británica, es un punto buceo de pared azotado por corrientes cubierto de
coloridas anémonas de mar y esponjas, donde las corrientes pueden
desplazarse a más de 16 nudos.
Innumerables anémonas, esponjas, estrellas de mar y erizos de mar decoraban la pared, una colcha de parches viviente de color blanco, amarillo, naranja, rojo y morado. Peces roca cobre nos miraban fijamente con curiosidad, mientras peces alga verde Hexagrammos decagrammus se deslizaban sobre el mosaico de numerosos matices. Señores irlandeses rojos descansaban en fisuras y grietas lujosamente recubiertas. Algunos estaban astutamente camuflados y otros eran fáciles de localizar. Para los novatos, esta vibrante abundancia de aletas y pies tubulares, tentáculos y espinas puede parecer posible sólo en el paraíso tropical que puede imaginar nuestro prójimo. Pero para aquellos que han hecho un bautismo en las frías aguas del noroeste del Pacífico esto no es ninguna novedad. El mar de color verde esmeralda con una temperatura de 7°C (45°F) estaba repleto de nutrientes que alimentaban a una impresionante colección de vida marina.

El Skook, cuyo nombre formal es Sechelt Rapids, es una de las vías marítimas navegables más rápidas de América del Norte y no podíamos resistir su fuerza. Nadie puede, realmente. Allí el agua puede desplazarse a una velocidad de 16 nudos cuando hay una gran marea viva, pero felizmente nosotros sólo encontramos una corriente suave. Por este motivo, pudimos merodear y disfrutar de la suntuosidad que teníamos a la vista en uno de los mejores puntos de buceo del noroeste. Sabíamos que este momento apacible era probablemente algo fugaz. El tiempo y la marea no esperan a nadie. Muy pronto el Skook se aceleraría y las condiciones serían total y absolutamente peligrosas. Tuvimos suerte de sobrevivir 15 minutos más antes de que las compuertas se abrieran. Al no tener el fuerte agarre de cinco brazos de la estrella de mar ocre violeta, nos vimos obligados a ascender.
Nieve y sol

Un cartel da la bienvenida a los buzos a Sunshine Coast, uno de los
principales destinos de buceo de Columbia Británica.
La mezcla de lluvia y nieve cayendo de las nubes de color gris acero no podía enfriar nuestro entusiasmo mientras subíamos a la embarcación. Balbuceando con los labios entumecidos, repasábamos lo sucedido durante el buceo con gran entusiasmo y absorbíamos la vista en la superficie de Sechelt Inlet: pendientes pronunciadas tapadas de cedros y abetos cubiertos de musgo, zarcillos de rocío que se desplazaban etéreos como algodón de azúcar y un águila calva situada imperiosamente sobre una saliente. Las palmeras y las brisas cálidas eran escasas, pero todo lo que había a nuestro alrededor era impresionante, incluso idílico, de una manera rigurosa y "vikinguesca". Era mucho mejor que cualquier playa del ecuador, 5.633 km (3.500 millas) hacia el sur.

Sunshine Coast está situado en la esquina suroeste de Columbia Británica (CB), la provincia más occidental de Canadá. Fiordos profundos se incrustan en majestuosas montañas y conectan la zona continental de Columbia Británica con el mar. El estrecho de Georgia se encuentra entre esta extensión de 161 km (100 millas) de costa accidentada y remota y la isla de Vancouver. Para llegar a las pintorescas comunidades costeras que están salpicadas en Sunshine Coast, es necesario viajar por vía aérea o por mar. Nuestra escapada en pleno invierno para experimentar el extraordinario buceo de la región comenzó con un viaje por carretera desde el este de Washington aislado por la nieve hasta Seattle en la parte occidental del estado y nos dirigimos al norte por la frontera canadiense hacia Vancouver, tomamos un transbordador de vehículos a Langdale y finalmente condujimos por un bosque tropical templado por la península de Sechelt hacia Egmont. Si bien los censistas aún no han calculado la población oficial de este pequeño pueblo que está literalmente al final del camino, la ubicación de Egmont en la intersección de cuatro vías marítimas atravesadas por glaciares (Sechelt Inlet, Agamemnon Channel, Hotham Sound y Jervis Inlet) lo coloca en el centro del ámbito de buceo de Sunshine Coast.
Acero en las profundidades
CB es muy conocida por su flota sumergida de siete fabulosos naufragios y un avión, todos meticulosamente preparados y hundidos por la Artificial Reef Society of British

Un buzo es eclipsado por los inmensos cañones de la torre de armas delantera
del HMCS Chaudière, un arrecife artificial de 111 metros que está cubierto de
gigantes anémonas de mar pedunculadas y tunicados.
Columbia. Dos de los buques esperan la llegada de buzos a lo largo de Sunshine Coast. El HMCS Annapolis, el naufragio más nuevo de CB, yace en posición vertical a 30 metros (100 pies) cerca de las Islas Gambier, no lejos de Horseshoe Bay. El HMCS Chaudière, o "el Chaud", como lo conocen afectuosamente los "metaleros" locales, fue hundido en 1992 en Sechelt Inlet cerca de Kunechin Point. Este destructor de escolta mide 111 metros (366 pies) de largo y yace sobre su lado izquierdo a una profundidad de 30 a 43 metros (100 a 140 pies) de profundidad, con la proa apuntando hacia una pendiente pronunciada. Las boyas de superficie simplifican el descenso, pero la profundidad y a veces la desorientación (la escora de 90 grados con respecto al puerto puede confundir la brújula interna de una persona) lo convierten en un punto de buceo avanzado.


Gran parte del Chaudière está cubierto de gigantes anémonas de mar
pedunculadas (Metridium farcimen) y tunicados cristalinos.
Comenzamos el recorrido a 18 metros (60 pies) en la popa del Chaudière y luego descendimos bruscamente por la borda de estribor del buque hasta los 30 metros (100 pies). Pasamos junto a imponentes anémonas pedunculadas naranjas adheridas a las barandillas y grupos de tunicados cristalinos que se asemejaban a ramos de flores transparentes. Un banco de percas brillantes se apartó a toda velocidad, con sus laterales espejados reflejando nuestros haces de luz, mientras un inmenso bacalao que descansaba sobre una escotilla permaneció inmóvil. Nuestro objetivo estaba a una profundidad aún mayor, otra atmósfera más abajo. A los 40 metros (130 pies) gire hacia arriba para componer mi imagen, sin más en frente de los imponentes cañones del buque de guerra. Completamente eclipsado por el descomunal armamento, recité el lema del Chaud: "la fortuna les sonríe a los valientes" (Fortune Smiles on the Brave), para ganar un poco de confianza y apreté el disparador de mi cámara.
Fotografía macro repleta de objetivos
Si bien sólo se puede acceder a los naufragios antes mencionados por barco, los buzos que están en tierra pueden llegar a Tuwanek Point en el parque Sechelt Inlets Marine Provincial Park. Tras nadar un trayecto en la superficie desde la entrada fácil de este punto de la costa, algo muy popular entre los habitantes de Vancouver (estudiantes de aguas abiertas y veteranos experimentados por igual), se puede acceder a dos pequeñas islas cerca de la costa. Debajo de la línea de flotación, las paredes de granito lisas e inclinadas de las islas son como los amplios hombros de un gigante, con esponjas Rhabdocalyptus dawsoni aferradas, lirios de mar, pepinos de mar y anémonas. Gobios y cíclidos convictos correteaban por allí, desafiando a Newton, mientras medusas luna se desplazaban vibrando. Por mucho que lo intentamos, nos perdimos la anguila lobo y el pulpo que nuestros amigos habían visto una semana atrás, pero sí encontramos a un orgulloso papá pez búfalo "Enophrys bison" que protegía valerosamente tres nidadas de huevos.


Un pez búfalo (Enophrys bison) macho protege huevos (véanse las tres nidadas por encima y detrás de él).


En el extremo norte de Sunshine Coast, un buceo desde la costa en Mermaid Cove cerca de Powell River le permitirá darle un vistazo a Emerald Princess, una estatua de bronce de una sirena del artista canadiense Simon Morris, colocada a 18 metros (60 pies) en el parque Saltery Bay Provincial Park. Su hermana gemela, Amphitrite, reside en las aguas más cálidas de la isla Gran Caimán.


Camarones caramelo (Lebbeus grandimanus) viven en sociedad con
anémonas de mar carmesí (Cribrinopsis fernaldi) en un ejemplo de simbiosis.
Dejamos nuestra sede central en Egmont en medio de una llovizna continua y nos pusimos en marcha para pasar el día en Jervis Inlet. Con una escasa probabilidad de ver el sol en el corto plazo, me comprometí con la búsqueda de fotografías en primer plano de calidad. Jaggy Crack era un buen punto de partida. En cuestión de minutos estaba persiguiendo nudibranquios de alabastro y cangrejos araña mientras, al mismo tiempo, buscaba charrascos gruñones entre un millón de lirios de mar. Trozos de una concha de percebe pulverizada sobre una roca de color borgoña me hacían ver como un espolvoreado de nieve recién caída. Mi esposa, Melissa, me hacía señas para mostrarme una anémona de color carmesí particularmente fotogénica, que apuntaba triunfalmente debajo de una cortina de elegantes tentáculos hacia donde un camarón caramelo de 2,5 cm (1 pulgada) de largo estaba posando. Era una de las criaturas más fantásticas de estas frías aguas. Inmediatamente me olvidé de todo lo demás que había en mi lista de deseos y me dediqué a fotografiar el crustáceo comensal desde todos los ángulos posibles. Hasta pude ignorar al león marino que pasó nadando de manera sorpresiva. Unas horas más tarde, Miller Islet, que estaba cerca de allí, nos regaló más anémonas carmesí, cangrejos incluso más extraños y un joven pez roca de ojo amarillo. Tras 65 minutos ya sentía la quemadura del agua a 7°C (45°F), pero eso no fue suficiente para hacerme soñar con aguas tropicales. En cambio mi mente se distraía pensando nuevamente en el Skook.
Segunda parte de aguas potentes

Al final de un buceo en Sunshine Coast bajo un cielo nublado, un buzo
regresa a bordo de la embarcación.
Una buena razón para visitar Sunshine Coast en pleno invierno (llueva o truene) son las mareas o, más específicamente, los intercambios de marea más pequeños. En Skookumchuck Narrows se puede bucear de manera segura y sólo es posible disfrutarlo una cantidad limitada de días al año. Skookumchuck significa "agua potente" en el léxico de las personas Chinook, en las Primeras Naciones, y no querrá estar bajo el agua cuando esa épica fuerza se manifiesta. Cientos de miles de millones de galones de agua de mar rugen por Sechelt Rapids en cada cambio de la marea, formando así remolinos, agitación, corrientes descendentes, olas estacionarias y, en efecto, rápidos. Por suerte, muchas de las ventanas de corriente de velocidad mínima óptima (lo períodos entre las fluctuaciones de la marea cuando la corriente es mínima y es el mejor momento para bucear) parecen ocurrir cuando la nieve cubre los picos más altos de las montañas costeras. Otro beneficio del invierno es el tráfico marítimo reducido en Narrows. La visibilidad también suele ser mejor. Con todas estas estrellas perfectamente alineadas, habríamos estado locos si no nos hubiéramos lanzado otra vez para echar un vistazo más.


Anémonas de mar carmesí (Cribrinopsis fernaldi), también conocidas como ortigas de mar, viven en aguas submareales a 305 metros (1.000 pies) de profundidad desde Alaska hasta Washington.


Hicimos justamente eso y elegimos Greenlight en Whirlpool Alley en el lado este de Narrows. La marea tranquila finalmente llegó 20 minutos tarde. Después de todo, las cartas son sólo predicciones, por lo que vale la pena llegar temprano y marcharse tarde si es necesario, y estar siempre preparado y bien atento a que la corriente amaine. A diferencia de la única pared rocosa vertical de Observation Wall, en el fondo de Greenlight se puede observar una serie de dedos superpuestos que apuntan hacia el medio de Narrows. En el lugar predominan las anémonas pintadas (dalia) que deslumbran los ojos con un brillo de espectro completo y comparten el espacio con percebes del tamaño de un puño, estrellas de sangre del Pacífico, cangrejos reales fuertemente acorazados y peces pegados al fondo. Todo allí está apoltronado con un bajo centro de gravedad, creado para sujetarse fuerte, adaptado para sobrellevar los torrentes de las mareas cuatro veces al día. Nuestra marea tranquila casi perfecta duró más de lo esperado, un poco de más 40 minutos sin una sola demostración del poder de Skook. Nada mal para un buceo en la vía rápida.

Otra vez a bordo de la embarcación, nuestro capitán sonrió y anunció: "con esto concluye la calma antes de la tormenta. Siéntense y sujétense". Arrancamos y aceleramos a través de la tempestad que se estaba desarrollando, mientras nuestra embarcación se zarandeaba de izquierda a derecha en el caótico, agitado y espumoso remolino. Para ese entonces la corriente tenía una velocidad de unos cuantos nudos, pero podría haber sido mucho más rápida. Sonreímos y prometimos volver algún día cuando fuera realmente intensa. Desde tierra firme en el rocoso acantilado sobre Observation Wall, mirábamos a los temerarios kayakistas atravesar las olas estacionarias que se elevaban sobre nuestro punto de buceo favorito de Sunshine Coast.
Muy lejos de la luz
Era nuestro último día y no había una sola nube en el cielo. La temperatura era casi primaveral, unos 6°C (20°F) más que el día anterior, así que por supuesto debíamos quitarnos nuestros trajes secos para disfrutar del sol y observar asombrados el mar azul. Sin embargo, estaba apurado por dejar todo atrás. En Agamemnon Channel vive una sirena, en alguna parte en las profundidades de la noche más oscura. Y para mí, la resistencia es inútil. Ninguna expedición a Sunshine Coast está completa sin un buceo debajo de Powerlines.

Nos zambullimos

Esponjas de nube (Aphrocallistes vastus) viven en aguas frías hasta
profundidades de más de 1.524 metros, lo que ofrece refugio a peces e
invertebrados, como por ejemplo este pez roca quillback (Sebastes maliger).
sobre la saliente y nos rendimos a la gravedad. El tiempo pasaba. Parecía que estábamos descendiendo en caída libre en cámara lenta por el hueco del elevador de Dante hacia el infierno. De un lado había un vacío sin ninguna característica especial; del otro, pálidas formas borrosas se diluían junto a nosotros a medida que descendíamos hacia las profundidades. El sonido áspero de mi respiración parecía imposiblemente fuerte en este espacio profundo, y aun así podía oír el llamado de la sirena. A los 36 metros (120 pies) encendimos nuestras luces. Potentes haces golpeaban la fantasmal rareza de la pared, lo que nos permitía enfocar todo en ella. Había esponjas de nube: extrañas circunvoluciones de color crema y blanco esculpidas por manos desconocidas. Había enormes aglomeraciones de tubos dorados con barriles con pinchos y bocas en forma de trompeta. Casi esperaba que estas formaciones inspiradas en Salvador Dalí comenzaran a exudar y transformarse, goteando hacia el abismo, y que emergieran vapores que me adormecieran y sedujeran hasta las profundidades.v

Y seguíamos descendiendo: 42 metros (140 pies), 49 metros (160 pies), 53 metros (175 pies). Nuestro descenso finalmente llegó a su fin con una furiosa explosión de colores intensos. Nos desplazamos junto a un jardín vertical de corales de abanico rojo escarlata, algunos de casi 1 metro (3 pies) de ancho. Había raros corales gorgonia candelabro: abrasadoramente brillantes y hermosos, una alucinante sorpresa en la fría quietud del profundo fiordo. Esas eran las únicas características tropicales que necesitaba.

¿Era este el origen de la cautivadora canción? ¿O se encontraba a mayor profundidad? La próxima vez tengo pensado averiguarlo.
Cómo bucear en este lugar
Cómo llegar: se puede llegar a Sunshine Coast en Columbia Británica en auto y ferry o en hidroavión (es posible que la primera combinación sea la más práctica para los buzos que tienen una cantidad considerable de equipaje). Nuestro viaje comenzó en Spokane, Washington, y continuó de la siguiente manera: viaje en auto de cinco horas desde el oeste hasta Seattle; viaje en auto de dos horas al norte por la Interestatal 5 hacia la frontera canadiense; cruce de la frontera a través del "Cruce de camiones" SR-543 justo antes de Blaine hacia Columbia Británica; luego viajamos otra hora por la carretera, pasamos por la ciudad de Vancouver y tomamos la autopista 15 a la autopista 1 oeste hacia la terminal de ferrys en Horseshoe Bay; subimos al ferry con dirección a Langdale (consulte los horarios en bcferries.com) para realizar un placentero cruce de 40 minutos; luego disfrutamos de un viaje final de dos horas por carretera hasta la península de Sechelt por la autopista 101 a través de Sechelt y otros pueblos pintorescos hacia Egmont.





Condiciones: Sunshine Coast en Columbia Británica es un destino de buceo que se puede visitar todo el año. Estas vías marítimas interiores están protegidas de las tormentas y el oleaje del Pacífico. La temperatura del océano normalmente oscila entre los 6°C (43°F) y los 9°C (48°F) a profundidad. Con frecuencia hay termoclinas presentes (la temperatura en la superficie puede ser unos 5°C [10°F] más cálida) y pueden encontrarse perceptibles capas de agua dulce, especialmente después de fuertes lluvias y deshielo en el interior. Se recomienda enfáticamente el uso de trajes secos y puede elegir el espesor de su ropa interior a gusto. La claridad del agua generalmente es mejor durante el otoño y el invierno boreal, cuando se puede esperar una visibilidad de 9 a 30 metros (30 a 100 pies). En los meses de primavera y verano boreal las proliferaciones de plancton tienden a reducir la visibilidad, pero aún puede ser clara debajo de la turbia capa superficial. El clima en la superficie puede variar muchísimo, desde días soleados y cálidos que le dan su nombre a la región hasta otros fríos y lluviosos donde la ley de Murphy entra en vigor. Con una gama completa de puntos de buceo disponibles (con paredes profundas, bahías superficiales, pasajes azotadas por corrientes, naufragios, etc.), hay lugares adecuados para buzos de todos los niveles e intereses. Para obtener más información, visite sunshinecoastcanada.com.

Corrientes/mareas: en Skookumchuck Narrows es crucial bucear con una marea tranquila favorable. Consulte las tablas de corrientes de Sechelt Rapids (#4200) en tides.gc.ca/ENG/data#s1 para elegir un día apropiado. Asegúrese también de hablar con buzos locales, divemasters y capitanes de barcos experimentados. Cada punto de buceo de Narrows tiene condiciones diferentes. Es fundamental bucear desde una embarcación de vida a bordo. Muchos de los otros puntos de buceo a lo largo de Sunshine Coast no se ven afectados por las corrientes, lo que le garantiza que siempre tendrá opciones independientemente del momento en el que visite el lugar.
Explore más
Descubra más sobre Sunshine Coast en la galería de fotos en línea complementaria de Brandon Cole.

© Alert Diver — 1er Trimestre 2018