Bucear con diabetes

Pautas y la investigación más reciente


En la diabetes tipo 1, el sistema inmune del cuerpo ataca las células del
páncreas (el órgano grande que se muestra en color rosa) que produce la
hormona insulina.
La diabetes es una enfermedad que afecta el sistema endocrino, la colección de glándulas que producen hormonas, que regulan el metabolismo, el crecimiento y desarrollo, la función de los tejidos, la función sexual, la reproducción, el sueño, el humor y mucho más. En el pasado la comunidad médica desaconsejaba la práctica de buceo a personas con diabetes, pero en la actualidad muchos diabéticos tienen la posibilidad de bucear con éxito y de manera segura.

El principal riesgo de la diabetes es el efecto que tiene sobre el páncreas, el órgano que produce insulina y glucagón, que son las hormonas que estabilizan y mantienen su glucosa en sangre (azúcar en sangre). Aproximadamente 415 millones de personas de todo el mundo sufren de diabetes y para el año 2040 se calcula que la cantidad se elevará a alrededor de 642 millones.

Tener diabetes significa que su páncreas no produce suficiente insulina o que las células del cuerpo no responden correctamente a la insulina producida. Con la diabetes tipo 1, el páncreas no produce suficiente insulina, lo que provoca una dependencia de la insulina (la necesidad de aplicarse inyecciones de insulina). La causa de la diabetes tipo 1 actualmente se desconoce. La diabetes tipo 2 comienza con una resistencia a la insulina, una condición donde las células no responden correctamente a la insulina. Esto también puede dar lugar a una producción insuficiente de insulina. Las personas pueden controlar la diabetes tipo 2 si mantienen una dieta saludable y toman medicamentos por vía oral. Las causas más comunes de la diabetes tipo 2 son un estilo de vida poco saludable, un exceso de peso y falta de ejercicio.


Si bien la hidratación es importante, los buzos con diabetes deben tener
mucho cuidado al consumir alimentos o bebidas con un alto contenido de
azúcar en el contexto del buceo.
Los expertos de la medicina históricamente desaconsejaban la práctica de buceo a personas con diabetes porque los diabéticos pueden experimentar condiciones que pueden suponer un potencial riesgo para la vida cuando tienen un nivel de azúcar en sangre alto (hiperglucemia) o un nivel de azúcar en sangre peligrosamente bajo (hipoglucemia).

La insulina (al igual que el ejercicio físico) reduce el nivel de azúcar en sangre y el glucagón (junto con alimentos que contienen glucosa) lo eleva. Las personas que tienen diabetes a menudo pueden experimentar niveles de azúcar en sangre excesivamente altos y bajos, lo que las pone en un riego mucho más alto de sufrir un accidente bajo el agua. Desarrollar hiperglucemia o hipoglucemia bajo el agua puede provocar una pérdida del conocimiento e incluso la muerte, en especial cuando la enfermedad es inestable o se ha descubierto recientemente.

Los riesgos, síntomas y efectos comunes de los niveles de azúcar en sangre altos y bajos incluyen lo siguiente:

hiperglucemia (nivel de azúcar en sangre alto): sed extrema, micción frecuente, piel seca, hambre, visión borrosa, náuseas, somnolencia, heridas que cicatrizan lentamente y vómitos
hipoglucemia (nivel de azúcar en sangre bajo): temblores, ritmo cardíaco rápido, sudoración, mareos, ansiedad, palidez, hambre, debilidad/fatiga, dolor de cabeza y desmayos

Algunas personas con diabetes deben administrarse insulina para regular sus niveles de glucosa en sangre.

Cuando las personas con diabetes experimentan cualquier signo de dichos síntomas, deben controlar su nivel de azúcar en sangre de inmediato mediante el uso de un medidor de glucosa en sangre. Si la glucosa en sangre es baja, deben comer o beber algo con azúcar o tomar tabletas de glucosa; si es alta, deben tomar el medicamento que corresponda.

Los síntomas y las precauciones con difíciles, por no decir imposibles, de identificar y manejar bajo el agua. Debido al alcance de los posibles problemas que la diabetes puede causar, las personas con diabetes se enfrentan a un mayor riesgo en lo que respecta a bucear de manera segura.

Incluso hoy algunos expertos de la medicina desaprueban rotundamente la práctica de buceo por parte de personas que tienen diabetes. No obstante, buzos con diabetes junto con médicos e investigadores de buceo han demostrado que cuando se toman las precauciones adecuadas un individuo puede llevar a la práctica su pasión por el buceo sin poner en peligro su salud y seguridad.

Antes de bucear, las personas con diabetes deben conocer sus límites y siempre hablar con profesionales para someterse a una evaluación objetiva de su estado de salud. Sin importar qué tan bien controlada esté su condición, las personas con diabetes no pueden bucear sin restricciones. Deben aceptar que los riesgos a los que se enfrentan son mayores, incluso si sus habilidades de buceo son iguales o superiores a las de personas no diabéticas. Tener diabetes no debe impedir que las personas con una salud y una capacidad suficientemente buenas exploren el mundo, pero siempre deben tomar las precauciones de seguridad adecuadas.
Investigación sobre diabetes de DAN Europe
Los resultados de una investigación de DAN Europe sugieren que para evitar que la hipoglucemia empeore y para interpretar correctamente sus síntomas durante el buceo, los buzos con diabetes podrían beneficiarse del monitoreo de la glucosa en sangre (GS) en tiempo real durante sus buceos. Durante un estudio de 26 buceos en una cámara hiperbárica con buzos diabéticos, los investigadores no observaron diferencias estadísticas entre las mediciones de la GS registradas cada cinco minutos antes, durante y después de los buceos.

Este

Un buzo muestra con orgullo su dispositivo de monitoreo continuo de la
glucosa en una carcasa submarina durante un estudio reciente realizado
por DAN Europe.
estudio, donde se utilizaba un sistema de monitoreo continuo de la glucosa (CGM, por sus siglas en inglés) en una carcasa submarina, fue un ejemplo perfecto de cómo la tecnología puede ayudar a las personas con diabetes a mejorar su seguridad en el buceo. Un sensor subcutáneo monitoreaba la glucemia intersticial y una pantalla mostraba los niveles de glucosa en sangre en tiempo real, lo que permitía a los buzos controlar su GS de forma continua.

Otro estudio de investigación de DAN Europe tuvo resultados similares, lo que demostró a través de un monitoreo continuo que, si bien los niveles de GS disminuían progresivamente, el buceo no suponía un riesgo considerable de hipoglucemia.

Estos estudios de DAN apuntan a una conclusión potencialmente útil: un sistema de monitoreo continuo de la glucosa en tiempo real utilizado por buzos diabéticos durante el buceo puede brindar información sobre los valores de GS y su evolución de manera inmediata. Esto podría traducirse tanto en un incremento significativo en la seguridad en el buceo como en un mayor conocimiento e interés respecto a un ámbito concreto. Estos datos podrían ser valiosos, si se considera que los problemas relacionados con la hipoglucemia durante el buceo pueden confundirse fácilmente con otros síntomas como los que se manifiestan al sufrir una narcosis por nitrógeno o vértigo alternobárico (presión desigual en los oídos medios).

Natasha, una joven buceadora con diabetes que participó en un estudio, hizo este comentario sobre el uso de un sistema de monitoreo continuo de la glucosa durante el buceo:

Estoy acostumbrada a controlar mi glucosa en sangre regularmente durante el día; lo he hecho desde que era una niña. No obstante, tener la posibilidad de controlarla cada cinco minutos bajo el agua fue simplemente increíble. Por fin me sentí más segura haciendo lo que más amo junto a personas que amo: estar bajo el agua y disfrutar de la vida marina.
Para los buzos que no sufren de complicaciones a largo plazo, bucear con diabetes es posible, siempre que se sometan a controles médicos de manera regular y que tengan su diabetes bien controlada para minimizar los riesgos potenciales.


Los buzos con diabetes deben asegurarse de que otras personas tengan conocimiento de su enfermedad para que puedan solicitar la atención apropiada en una emergencia.
Recomendaciones para bucear con diabetes
  • Consulte a un médico con experiencia en diabetes y/o medicina de buceo antes de iniciar la práctica de buceo.
  • Siempre utilice un brazalete de alerta médica de diabetes para que sus compañeros de buceo y los rescatistas tengan conocimiento de su enfermedad en caso de emergencia.
  • Siempre lleve consigo glucosa oral, tanto en la superficie como bajo el agua.
  • Asegúrese de que su compañero también tenga un poco y que sepa cómo y cuándo debe proporcionársela.
  • Tenga a mano una inyección de glucagón en la superficie en caso de que pierda el conocimiento.
  • Ingiera alimentos con carbohidratos de digestión lenta antes de bucear para favorecer un nivel de glucosa estable.
  • Mida su glucosa en sangre inmediatamente antes y después de bucear.
  • Evite las profundidades superiores a los 30 metros (100 pies). El riesgo de sufrir una narcosis por nitrógeno aumenta a profundidades superiores a los 30 metros (100 pies) y sus síntomas pueden confundirse con una hipoglucemia.
  • Evite bucear por más de 60 minutos.
  • Registre sus buceos y tome nota de sus niveles de azúcar en sangre para referencia futura.
  • No bucee en agua fría, corrientes fuertes ni condiciones que supongan una actividad extenuante.
  • Si tiene diabetes tipo 1, asegúrese de que su nivel de azúcar en sangre sea estable y que no sea inferior a 150 mg/dL (8,3 mmol/L).
  • Considere utilizar un sistema de monitoreo continuo de la glucosa para controlar su GS en tiempo real.
  • Manténgase hidratado y saludable antes, durante y después del buceo.
  • Procure estar relajado y disfrute de la experiencia.

© Alert Diver — 1er Trimestre 2018