Bajo presión: toda una vida de investigación en medicina hiperbárica




Lindell Weaver en la entrada de una cámara hiperbárica.


Con tres décadas de investigación como testimonio de su dedicación a la medicina hiperbárica, el médico experto en cuidados intensivos y medicina hiperbárica Lindell Weaver, M.D., ha dedicado su carrera a tratar a pacientes en estado crítico y a realizar investigaciones sobre intoxicación por monóxido de carbono (CO) y lesiones cerebrales. En la actualidad se desempeña como director médico y jefe de división de medicina hiperbárica en el Intermountain Medical Center en Murray, Utah, y en el LDS Hospital en Salt Lake City. Es profesor de medicina en la Facultad de Medicina de la Universidad de Utah y profesor adjunto del Departamento de Anestesiología de la Universidad de Duke; también es el investigador principal del estudio aleatorizado Brain Injury and Mechanisms of Action of Hyperbaric Oxygen for Persistent Post-Concussive Symptoms after Mild Traumatic Brain Injury (La lesión cerebral y los mecanismos de acción del tratamiento con oxígeno en cámara hiperbárica para síntomas persistentes tras una conmoción cerebral después de una lesión cerebral traumática leve) del Departamento de Defensa de los Estados Unidos.

Después de completar una pasantía como oficial médico de la Marina en San Diego, California, Weaver se convirtió en oficial médico submarino y sirvió durante casi dos años a bordo del USS Canopus, situado en Carolina del Sur; en ese rol trató a buzos con una enfermedad disbárica (ED). Tras dejar la Marina, realizó una residencia en medicina interna seguida de una beca de medicina pulmonar y de cuidados intensivos en Salt Lake City.

Weaver, que por mucho tiempo estuvo interesado en los efectos del tratamiento con oxígeno en cámara hiperbárica (HBO2) en el cuerpo humano, ha realizado una investigación sobre los efectos y el tratamiento de la intoxicación por CO y el tratamiento en cámara hiperbárica para lesiones cerebrales traumáticas (LCT). Su trabajo ha definido los estándares de atención en el uso clínico de HBO2 y ha establecido protocolos para los asistentes de cámara que trabajan en cámaras operadas a mayor altitud.


El personal de investigación del tratamiento en cámara hiperbárica para
lesiones cerebrales del Departamento de Defensa de los Estados Unidos se
reúne en una cámara en un centro de estudio militar.
La investigación de Weaver sobre el HBO2 para lesiones cerebrales causadas por una intoxicación por CO y un traumatismo tiene amplias repercusiones de salud pero es particularmente relevante para la seguridad y el bienestar de los buzos. Su trabajo no sólo aborda directamente las preocupaciones generales sobre la intoxicación por CO, sino que también clarifica los efectos del CO en el entorno de buceo. Su investigación sobre los efectos del CO también muestra los paralelismos entre los efectos de la intoxicación por CO y la enfermedad por descompresión (EDC). Su trabajo permite establecer correlaciones entre las dos condiciones y profundiza los conocimientos de la medicina hiperbárica y de buceo.

Weaver ha sido promotor de una red de cámaras hiperbáricas de emergencia con atención las 24 horas, lo que puede mejorar radicalmente los resultados de buzos accidentados y pacientes clínicos que necesitan HBO2 de manera urgente fuera del horario de atención habitual. También ha estudiado los efectos de la vitamina D sobre la respuesta inmune tras una cirugía de rodilla y los posibles mecanismos de acción del HBO2 en una LCT y una intoxicación por CO, que también son relevantes para la seguridad en el buceo y la ciencia del buceo.

El American College of Critical Care Medicine (Colegio de Medicina de Cuidados Intensivos de los Estados Unidos) ha reconocido a Weaver como hombre destacado por su trabajo en el tratamiento de personas necesitadas. Agradecemos su buena voluntad para conversar con nosotros sobre su trabajo.


Weaver bucea en el mar de Cortés con el que alguna vez fue un flash de última generación.

¿Todavía bucea y qué fue lo primero que lo acercó a la investigación de buceo?
Sí, todavía buceo. Cuando era adolescente uno de mis programas de televisión favoritos era Sea Hunt y aprendí a bucear en 1975 (sin compensador de flotabilidad). Tengo gratos recuerdos de bucear en el mar de Cortés, acampar en la costa y utilizar una balsa inflable como embarcación de buceo. Algunos años más tarde recibí capacitación de la Marina de los Estados Unidos en medicina submarina y asistí a la escuela de buceo de la Marina para médicos y oficiales. Tras dejar la Marina fui instructor de buceo en Scuba Schools International (SSI) y Professional Diving Instructors Corp. (PDIC). Dejé de registrar mis buceos hace 18 años cuando llegué a los 1.000. Gran parte de mis buceos han sido en puntos remotos en Baja California con sólo unos pocos buzos.


Weaver sale de un tanque de entrenamiento con un casco Mark V de la Marina de los Estados Unidos en Panama City, Florida, en 1980.
Durante varios años se desempeñó como oficial médico submarino en la Marina. ¿Qué efecto tuvo esto en su carrera profesional y su investigación?
Aprender sobre fisiología del buceo, buceo con circuitos abiertos y sistemas de suministro desde la superficie (mediante el uso de cascos de buceo Mark V, Mark V-Mod 1 y Mark 12) de buzos militares sumamente experimentados fue increíble. Como oficial médico submarino a bordo de un buque de la Marina, supervisaba la cámara de recompresión de doble compartimiento. Un caso de gangrena gaseosa que traté y mostró una rápida mejoría al alcanzar la presión de tratamiento se convirtió en un momento crucial donde decidí seguir una carrera en medicina hiperbárica.

¿Cuáles son sus intereses fuera de su trabajo en medicina hiperbárica?
Cuando me mudé a Utah, mi pasatiempo principal era el esquí en nieve profunda. En los últimos 15 a 20 años mi principal interés recreativo ha sido el motociclismo de aventura todoterreno, que es fantástico en el sudoeste. Y por supuesto disfruto del tiempo que paso con mi esposa y mis dos hijos: uno ya adulto y el otro que está en la escuela secundaria.


Dejando huellas en la playa, Baja California.

Usted ha sido un impulsor de las cámaras hiperbáricas con atención las 24 horas, una posición que se contrapone a las tendencias de la industria. ¿Qué beneficios podría ver la comunidad de buceo a partir de la amplia disponibilidad de las cámaras hiperbáricas con atención las 24 horas?
La disponibilidad de los de tratamiento en cámara hiperbárica con atención las 24 horas es importante para la salud de una amplia variedad de pacientes. Por ejemplo, la intoxicación por CO es la intoxicación más común en los Estados Unidos, con más de 50.000 personas intoxicadas cada año. El HBO2 mejora el resultado de la intoxicación por CO, pero sólo un pequeño porcentaje de pacientes es tratado en cámaras. Los buzos que necesitan una terapia en cámara a veces tienen que trasladarse largas distancias, incluso obviar centros de tratamiento en cámara hiperbárica que están cerrados o que no están dispuestos a tratar a buzos, lo que demora el tratamiento definitivo e incrementa los costos. En los Estados Unidos hay más de 1.000 centros de medicina hiperbárica, la mayoría relacionados con centros de tratamiento de lesiones, y sin embargo sólo unos 100 están abiertos las 24 horas.


Weaver almuerza mientras mira el río Colorado justo antes de que ingrese en
el Gran Cañón.
Gran parte de su trabajo está relacionado con el tratamiento de una intoxicación por CO y cómo revertir los efectos de las respuestas inflamatorias después de la exposición inicial. ¿Esta investigación nos brinda alguna información acerca del tratamiento de la EDC?
La intoxicación por CO es complicada porque la lesión causa hipoxia e inflamación. El HBO2 trata la hipoxia y modula favorablemente la inflamación. En la EDC se producen efectos muy similares con la hipoxia y la inflamación; los paralelismos entre estos desórdenes con respecto al HBO2 son notablemente similares en muchos sentidos.

La altitud en Salt Lake City causó algunas dificultades con la terapia con HBO2. ¿Qué puede decirnos sobre los efectos de la altitud en el tratamiento de buzos?
Nuestra cámara hiperbárica en Salt Lake City se encuentra a 1.280 metros (4.200 pies), por lo que la presión atmosférica es aproximadamente un 15 por ciento más baja que la presión a nivel del mar. Esto significa que los pacientes que se someten a una terapia con HBO2 y sus asistentes experimentan mayores cambios en la presión relativa. Para los pacientes esto no tiene gran importancia porque ellos respiran oxígeno y no saturan con gas inerte. No obstante, para los asistentes que respiran el aire comprimido del ambiente de la cámara esto representa un mayor riesgo de EDC. Hemos aprendido que debemos proporcionar oxígeno suplementario adicional a los asistentes de cámara que trabajan dentro de nuestra cámara multiplaza para reducir su riesgo de EDC.

Su centro está en una gran ciudad a una altitud elevada con una serie de atractivos puntos de buceo en las proximidades. Y desde luego los buzos locales también realizan viajes de buceo. ¿Alguna vez ve a buzos con una ED en su centro?
En

Weaver bucea en Las Ánimas, mar de Cortés, con Folke Lind.
efecto tenemos varios puntos de buceo interesantes e inusuales en el área. Aproximadamente 64 km (40 millas) al oeste de Salt Lake City hay un punto llamado Bonneville Seabase. Hace años los propietarios excavaron piscinas naturales de agua mineral y construyeron un centro de buceo. La concentración de minerales es tan alta que el agua realmente sustenta la vida marina, por lo que un individuo puede bucear allí rodeado de peces oceánicos tropicales. También instalaron un silo de misiles excedentes para permitir que los buzos realicen buceos más profundos.

Otro punto único es Homestead Crater en Midway, Utah. El punto de buceo es una piscina natural de agua dulce muy cálida dentro de un domo de explotación minera. La parte superior del domo es abierta y las paredes están cubiertas de plantas de color verde. Los operadores excavaron un túnel en el lateral del domo para permitir el acceso a la piscina y construyeron una pequeña tienda de buceo en el interior. La piscina tiene una profundidad de aproximadamente 20 metros (65 pies) y arqueólogos visitan el lugar para examinar el fondo en busca de artefactos. El cráter está situado en una elevación de unos 1.829 metros (6.000 pies), por lo que es crucial adaptar el buceo según la altitud.

Un par de otros puntos destacados en Utah son Fish Lake, un punto de agua dulce repleto de peces situado a aproximadamente 2.743 metros (9.000 pies), y Blue Lake, un punto geotérmico lleno de agua cálida y burbujas geotérmicas en la frontera de Utah y Nevada.

Tenemos una experiencia considerable en el tratamiento de buzos con ED. Según el último cómputo hemos evaluado a 168 buzos desde 1985 y actualmente uno de nuestros colegas está realizando una investigación con estos datos. Muchos buceaban a nivel local, pero otros sufrieron lesiones a nivel del mar y empeoraron o desarrollaron una EDC camino a casa a mayor altitud. Bucear en algunos puntos locales puede suponer un riesgo adicional debido a la combinación de agua muy cálida, altitud y la tendencia a ascender a altitudes incluso más elevadas poco después de bucear. En Utah también hay buceo comercial en Lake Powell y Flaming Gorge y hemos tratado a algunos buzos comerciales con una ED.


Weaver prueba equipo dentro de la cámara Fink de su institución.

¿Existe algún motivo para aumentar la conciencia de los buzos sobre la intoxicación por CO y este riesgo justifica el amplio uso de monitores de CO en el buceo?
La presencia de CO en las mezclas respiratorias de los buzos es muy rara, pero sí sucede. Cuando lleno mis propios tanques controlo el aire para comprobar la presencia de CO en la entrada del compresor. El escape del motor tiene un alto contenido de CO, por lo que es importante tener cuidado para garantizar que el CO generado por el compresor no ingrese. Los buzos deben decidir si es necesario controlar cada tanque para detectar la presencia de CO; para ello, existen detectores de CO.

© Alert Diver — 2do Trimestre 2017