Bahía Cenderawasih

Las Galápagos del Este


La bahía ofrece encuentros confiables e íntimos con tiburones ballena.


Una intensa neblina cubría las montañas Arfak. Estas montañas, que están perfiladas contra un mar de color índigo, evocan la sensación de un lugar donde el tiempo se ha detenido. Un paisaje ondulado de palmeras danzantes, playas de arena blanca, manglares y enormes arrecifes de coral de piedra caliza comprende una peculiar bahía en forma de cuña. La remota bahía Cenderawasih, situada en la franja oriental del archipiélago indonesio, alberga secretos del pasado geológico y la evolución tectónica de la región.

La bahía puede reconocerse en el mapa con facilidad: ocupa el área costera nordeste de Papúa Occidental y de alguna manera se asemeja al cuello de un ave. Su enorme variedad de vida marina habita los diversos tipos de arrecifes de coral que se encuentran aquí: arrecifes periféricos, barreras arrecifales, atolones, parches arrecifales y montículos arrecifales de aguas superficiales. Los arrecifes periféricos son los más abundantes y han sido documentados científicamente como los últimos arrecifes inmaculados que quedan en el mundo. En 2002 el gobierno provincial y Conservation International, tras reconocer la importancia de la bahía, establecieron al TamanNasionalTelukCenderawasih (Parque Nacional de la Bahía Cenderawasih) como un área marina protegida, la más grande en Indonesia.

El plan de gestión para el parque estableció 14 zonas de turismo. Hasta la fecha, el impacto humano es mínimo, ya que sólo hay unos pocos turistas por año y alrededor de 20.000 habitantes. Se puede recorrer el parque a lo largo y a lo ancho y sólo ver a unos pocos lugareños. Los desarrollos modernos son casi inexistentes; no hay ningún centro de deportes acuáticos, FourSeasons ni Hilton. Pero en una escala de tiempo geológico, a lo largo de los milenios se han producido importantes cambios.


Peces payaso y otros peces tropicales de arrecife del Indo-Pacífico son
comunes en la bahía Cenderawasih.
Entre 3 y 14 millones de años atrás, terrenos desplazados por placas tectónicas inestables sellaron la boca de la bahía Cenderawasih. Estas obstrucciones impidieron la proliferación de larvas oceánicas hacia la bahía y fuera de ella. Por lo tanto, la vida marina de la bahía evolucionó de manera aislada. Aunque las barreras eventualmente fueron abiertas, el umbral poco profundo y la gran extensión de la bahía limitan la circulación oceanográfica, lo que impide la llegada de larvas planctónicas a muchos arrecifes de la bahía.

A lo largo de los tiempos, los habitantes de la bahía Cenderawasih han nadado en diversos niveles del mar; las especies de peces y corales se esfumaron y volvieron a aparecer. Durante el período del Pleistoceno, el nivel del mar bajó hasta 122 metros (400 Pies) por debajo de donde se encuentra hoy en día. Los habitantes de los arrecifes superficiales fallecieron y los animales de las profundidades se encontraron a sí mismos cerca de la superficie de la bahía. A medida que los niveles del mar volvieron a aumentar, e inundaron la zona de arrecifes secos, estos animales de aguas profundas se ajustaron al aumento del nivel del mar hasta llegar a profundidades de alrededor de 1,8 a 20 metros (6 a 65 pies). Aquí estos habitantes tenían muy poca competencia debido a las propiedades oceanográficas únicas de la bahía y especies de aguas profundas como el pez mariposa de Burgess (Chaetodon burgessi), que normalmente está relacionado con profundidades de 61 a 79 metros (200 a 260 pies), por lo general se encuentran aquí a una profundidad de tan sólo 10 metros.

Científicos marinos han establecido que hasta hace poco la bahía estaba aislada geológicamente del flujo de las mareas del Pacífico. Este aislamiento consagró a Cenderawasih como un mar antiguo con un alto porcentaje de especies de corales y peces endémicos que no pueden encontrarse en ninguna otra parte del planeta. El ictiólogo Gerald Allen, Ph.D., un asesor de Conservation International, proclamó a la bahía "las Galápagos del Este" sobre la base de los hallazgos documentados de un "caldero evolutivo" de nuevos y únicos corales, camarones y peces. Una vasta cantidad de estudios documentaron 995 especies de peces y más de 500 especies de corales, aproximadamente 10 veces el total que puede encontrarse en el Caribe. Atraído por la posibilidad de hacer nuevos descubrimientos, en los últimos seis años pasé siete estadías en este mar primordial.


Una tortuga carey posa para una foto.
Hay algo decididamente audaz y emocionante acerca de volar a cinco aeropuertos en tres días, pasar de un gigantesco avión de dos pisos Airbus A380 de SingaporeAirlines a un turbohélice de 18 asientos de Xpress Air, llegar a Nabire y ser llevado rápidamente a un pintoresco puerto detrás de un estridente mercado de pescado. Mi primera expedición fue organizada por un lugareño y utilizamos barcos de la policía y equipo de buceo de la Marina. En expediciones posteriores viajé en una embarcación de vida a bordo.

Aunque mi plan principal era explorar lugares nunca antes vistos y capturar imágenes de animales de aguas profundas en aguas superficiales, la gran atracción en Cenderawasih son las congregaciones de tiburones ballena (Rhincodontypus) en la sección sur de la reserva. Si bien hay una serie de lugares en el mundo donde se congregan tiburones ballena, como las Galápagos, Belice, la Costa de Ningaloo en Australia Occidental y Donsol en las Filipinas, los tiburones son residentes en aquellos lugares durante sólo uno a tres meses antes de abandonarlos. Los pescadores de Cenderawasih comentan que los tiburones ballena de la bahía visitan sus plataformas de pesca durante todo el año.

Mi exploración de este encantador e inmaculado punto remoto de Indonesia comenzó con cartas de navegación, un informe de la Evaluación biológica marina rápida de Mark Erdmann, Ph.D., y coordenadas tomadas de Diving Indonesia's Bird's Head Seascape (Buceo en Bird's Head Seascape, Indonesia) (Jones y Shimlock, 2011). En la inmensidad del atolón exploré capa tras capa de imponentes corales de plato en estado impecable; la parte superior de los arrecifes está adornada con algunas de las praderas de coral más saludable que he visto. Los arrecifes externos tienen dramáticas paredes verticales repletas de gorgonias látigo y coloridas esponjas. Encontramos parte del arrecife gravemente dañadas, que quizás fueron el resultado de la pesca con dinamita o de sucesos de blanqueamiento del coral. Muchas de estas áreas estaban en diversas etapas de recuperación, llenas de jóvenes colonias de corales cuerno de ciervo.


Enormes corales de abanico y gorgonias son el resultado del flujo de agua a lo largo de las paredes y montes marinos.


Antes de llegar nos habían dicho que debíamos esperar un bajo nivel de biomasa de peces. La densidad de peces era verdaderamente baja en algunos lugares, pero varias veces encontramos enormes bancos a lo largo de las crestas, especialmente donde convergían las corrientes de marea o del océano. Una tarde, mientras tomaba una foto panorámica de un campo de corales duros, miré hacia arriba y vi peces Damisela que se congregaban para una sesión nocturna de desove. Había como un millón. Atónito, me quedé hasta casi agotar el contenido de mi tanque.

Durante los días que nos dedicamos a explorar el atolón y los arrecifes periféricos, seguimos encontrando coral saludable; la mayoría de los lugares que documentamos estaban habitados por corales duros intactos que se extendían indefinidamente a lo largo de las pendientes de los arrecifes periféricos. Si bien sólo vimos a dos tiburones, registramos varias especies de peces de arrecife, incluso barracudas, rayas águila y varias tortugas verdes y carey. Había un guardaparques a bordo que nos contaba sobre avistamientos anteriores de dugongos y cocodrilos de agua salada. Estaba encantado de poder capturar imágenes de algunas especies endémicas: lábridosCenderawasih, fusileros Cenderawasih y una nueva especie de pez mariposa amarillo de nariz larga. Encontré al pez mariposa de Burgess, que normalmente merodea en aguas profundas, a sólo 10 metros (33 pies) de profundidad.

Burt Jones, el fotógrafo principal de la expedición a la bahía Cenderawasih de Conservation International, nos dijo que no esperáramos encontrar follaje de colorido coral blando como el de las Maldivas o Raja Ampat, pero una tarde mientras buscábamos un lugar para realizar un buceo nocturno cerca de la península de Napen encontramos una área de corales blandos intacta. Era un complejo de crestas sumergidas compuesto de dos islotes pequeños y tres afloramientos rocosos que apenas atravesaban la superficie del mar. Bajo el agua, el terreno era una importante galería de artistas alienados: se exhibían obras similares a las de Van Gogh, Monet y Picasso. Encontramos corales látigo de color naranja, rojo y amarillo en grandes arbustos, mientras brillantes tunicados brotaban como plantas del Año Nuevo chino. Una espléndida extensión de corales blandos parecía desafiar la gravedad. Era completamente desproporcionada y estaba fuera de lugar; la fantasmagoría era una escena sacada directamente de una historia de Lewis Carroll. Llamé a este lugar "Dr. Seuss Reef" (Arrecife del Dr. Seuss).


Los pescadores de las bagans son tolerantes e incluso amables con los
tiburones ballena que los visitan a diario.
Ninguna exploración de Cenderawasih estaría completa sin al menos tres días de interacción con los tiburones ballena residentes. Recién en los últimos años tuvimos conocimiento de que los tiburones ballena frecuentaban las plataformas de pesca locales (bagans). Los pescadores nos contaron que los tiburones se han acercado a sus bagans desde el inicio de sus operaciones en la bahía alrededor de 25 años atrás.

Aproximadamente 23 de estas plataformas semimóviles están ubicadas alrededor de la bahía Kwatisore en el extremo sur del parque. Al anochecer, los pescadores lanzan enormes redes debajo de las plataformas a aproximadamente 18 metros (60 pies) de profundidad. Los reflectores de la superficie iluminan el agua para atraer a millones de ikanpuri, que son peces presa de unos 8 centímetros (3 pulgadas) de largo. Los pescadores elevan las redes por la mañana y extraen toneladas de peces, algunos de los que serán recolectados y utilizados como cebo para la pesca de bonitos. El resto de los peces presa permanece en la red, colgando debajo de la plataforma. Los tiburones ballena de la bahía han aprendido a succionar a estos pequeños peces de las redes. Los pescadores les proporcionan enormes cantidades de ikanpuri a los tiburones, que ahora sabemos son comensales oportunistas que pueden relacionar a los humanos con la comida. La bahía Cenderawasih es el primer lugar del mundo donde se ha documentado este tipo de comportamiento de los tiburones ballena.


Los tiburones ballena han descubierto que las bagans (plataformas de pesca)
son fuentes de alimento confiables.
En nuestra expedición de 2015 encontramos 13 tiburones ballena debajo de una sola de las bagans. Comenzábamos temprano cada mañana y rara vez terminábamos antes del anochecer. Los principales horarios de alimentación, típico de los tiburones, leones y humanos, eran por la mañana y después del anochecer. A las 7 de la mañana, por lo general veíamos a dos o tres jóvenes que succionaban tranquilamente en la red, pero para las 10 de la mañana, ocho animales, de alrededor de 2 a 12 metros (7 a 40 pies), se reunían para alimentarse de las redes o recibir comida que los pescadores les proporcionaban. El mediodía era un período calmo; sólo un par de jóvenes aún se quedaban en el lugar para recibir más alimento. A aproximadamente las 4 de la tarde, los rayos crepusculares que irradiaban a través del agua actuaban como una campana para anunciar la cena. Los tiburones ignoraban todo tipo de modales a la hora de comer, se acercaban desesperadamente con la boca abierta, trepaban unos sobre otros con suma urgencia y consumían la mayor cantidad posible de alimento antes de que cayera la noche.

Durante los cuatro días que pasamos con estos tiburones, todos los miembros de nuestra expedición pudieron acercarse bien a ellos y hacer contacto visual tanto al bucear con snorkel como con aire. Eran dóciles y parecían mover sus poderosas colas para evitar lastimar a los buzos. Aparentemente sin ninguna resistencia a nuestra presencia, algunos efectivamente se colocaban en posición vertical junto a nosotros para posar con las torpes criaturas que expulsaban burbujas.


Los tiburones ballena son filtradores que utilizan la succión para hacer ingresar pequeños peces y kril en sus bocas.


En un momento estaba fotografiando a tres tiburones que encaraban a los pescadores sobre la bagan para obtener más comida. Sin yo saberlo, dos tiburones más grandes se acercaron a la bagan desde por mi espalda. Sentí un empujón y al cabo de un instante era como el jamón de un sándwich, atrapado entre cinco animales, con un peso de 15 toneladas cada uno. Fue un momento descuidado, con gigantescas bocas carnosas a mi alrededor, pero los tiburones eran dóciles y yo logré escapar de allí. Estaba estupefacto y mi sonrisa era tan amplia como la boca de un tiburón ballena.


Michael Aw sostiene la aleta de un tiburón ballena, un trágico objeto del comercio de aletas de tiburón.
Sabemos que los tiburones ballena suben a la superficie para alimentarse de plancton y peces pequeños, pero hay muchas cosas que no sabemos acerca de ellos. Son los peces más grandes del océano, respiran con agallas y son criaturas ectotérmicas (de sangre fría), por lo que prefieren nadar en aguas cálidas. No estamos seguros de si la población de Cenderawasih es local, pero si los comerciantes de aletas de tiburón se instalaran allí, todos los animales de la bahía podrían ser recolectados en un par de semanas. Para comprender mejor los patrones migratorios de estos tiburones, Erdmann lideró expediciones de Conservation International para rotular a algunos animales. (Para obtener más información, visite oceanexplorationtrust.org). Los Rótulos revelaron que los tiburones no son residentes permanentes de la bahía, pero algunos regresan cada año.

El ejercicio de rotulación es un esfuerzo importante para aprender más acerca de estos fantásticos animales: dónde y cómo se aparean, cómo pasan sus primeros años de vida y otros misterios. Los rótulos pueden o no proporcionar algunas respuestas, pero la preocupación principal es aprender a protegerlos mejor tanto a ellos como a su hábitat para futuras generaciones.

Denominamos a la bahía Cenderawasih un tesoro mundial. La conservacionista oceánica y leyenda del buceo Valerie Taylor tiene una descripción aún mejor: la octavamaravilla natural del mundo. Cenderawasih es una encarnación de la belleza de la naturaleza que intensifica nuestro fervor por proteger y preservar.
Cómo bucear en este lugar
Cómo llegar: el Parque Nacional de la Bahía Cenderawasih, establecido en 1993 por la República de Indonesia, cubre 14.535 Km2 (5.612 millas cuadradas) en la parte sudoeste de la bahía Cenderawasih, Papúa Occidental. Se puede acceder por mar desde las ciudades de Manokwari y Nabire, que se encuentran a 96 km (60 millas) al norte y 40 km (25 millas) al noreste, respectivamente. Hay vuelos disponibles a Manokwari, Biak y Nabire.





Condiciones: el clima es normalmente lluvioso y tormentoso desde febrero hasta mayo; la mejor época para bucear es de julio a noviembre. Los tiburones ballena son residentes durante todo el año. Las temperaturas del aire y el agua por lo general son de alrededor de los 29°C (85°F) y la mayoría de los puntos de buceo tiene una profundidad de 24 a 40 metros (80 a 130 pies). En los atolones y arrecifes pueden encontrarse corrientes de marea, pero las condiciones son probadamente leves en los lugares donde se puede hallar a los tiburones.

Cámara hiperbárica: los centros de medicina hiperbárica que ofrecen tratamiento a buzos se encuentran en Raja Ampat (Papúa Occidental, Indonesia), Manado (Célebes Septentrional, Indonesia) y Darwin, Australia.

Para obtener más información, comuníquese con la oficina del parque a través de btnc@manokwari.wasantara.net.id.
Explore más
Mire el video de Conservation International de un tiburón ballena succionando peces de una red y el video de Michael Aw: Cenderawasih Bay, An Ancient Sea (Bahía Cenderawasih, un mar antiguo).





© Alert Diver — 1er Trimestre 2016