Arrecifes de coral de Cuba

En una encrucijada


Los Jardines de la Reina es la joya del sistema de arrecifes submarinos de Cuba, con colares saludables y una gran cantidad de vida marina.

Un joven soldado con uniforme de faena verde que cargaba un portapapeles contaba a los pasajeros a medida que subíamos a la embarcación de buceo. Cuando el barco atracó después del buceo, volvió a contar a los pasajeros. El gobierno tiene como meta que todos los buzos que van al mar regresen, a Cuba.

Estamos en la Península de Guanahacabibes en el extremo occidental del país insular, a cinco horas de La Habana pero a sólo 160 km (100 millas) de la Península de Yucatán, México. El hotel y centro de buceo internacional Villa María la Gorda realiza tres viajes diarios a más de 30 puntos de buceo situados a pocos minutos de la costa.

Las normas de los Estados Unidos de América prohíben las "transacciones relacionadas con los viajes" con Cuba, lo que significa que los ciudadanos estadounidenses no pueden gastar dinero para viajar hacia o desde Cuba ni desplazarse dentro de dicho territorio. Existen algunas excepciones, incluso para funcionarios del gobierno, grupos religiosos, educación, investigación y periodismo, motivo por el que yo pude llegar a este lugar. Mientras tanto, los buzos de cualquier otra parte del mundo han disfrutado desde hace mucho tiempo un entorno marino que se conserva tal como era hace 50 años.
Un "edén accidental"


La surrealista distorsión del tiempo y el espacio de Cuba fue creada por fuerzas tanto internas como externas. En respuesta a la revolución de Fidel Castro de 1959, que dio lugar a una economía socialista, los Estados Unidos implementaron un embargo comercial que aún sigue vigente en la actualidad. Las restricciones de viaje y otras sanciones económicas provocaron una menor presión sobre los recursos marinos de la isla. Además, durante décadas los esfuerzos de desarrollo cubanos ignoraron en gran parte el turismo, e incluso hoy en día se considera un mal necesario.

La pequeña población de Cuba (11 millones de residentes en comparación con los 19 millones que hay en Florida, su igual a nivel geográfico) también fue un factor contribuyente, según manifestó Fernando Bretos, director del programa marino cubano de Ocean Foundation. También lo fue la lejanía relativa de tres de sus cuatro cadenas de arrecifes de coral, particularmente a la luz de las prácticas agrícolas de la isla. La agricultura de Cuba es en gran medida orgánica, no por política ni intención, sino porque los pesticidas y fertilizantes que se utilizan en todo el mundo industrializado son prohibitivamente costosos o simplemente no están disponibles para los agricultores cubanos, y esto minimiza la cantidad de vertidos agrícolas que podrían dañar los arrecifes.
Un objetivo de convertir las palabras en acciones

Los métodos agrícolas de Cuba siguen siendo primitivos y en su gran mayoría orgánicos. Una menor fertilización química da lugar a menos vertidos nocivos que degraden los arrecifes de coral.
No obstante, estos mares excepcionalmente saludables también le deben mucho a un compromiso intencional con el medio ambiente que se contrajo en la década de 1990. "Cuba comenzó a convertir las palabras en acciones", manifestó Dan Whittle, director del programa de Cuba de Environmental Defense Fund (Fondo para la Defensa del Medio Ambiente). "Han establecido políticas que reconocieron la importancia económica del entorno marino y el valor turístico de la naturaleza y han comenzado a desarrollar la costa con cautela. "

Desde luego, las leyes y políticas de cualquier país sólo tienen eficacia mientras la voluntad política actual las apoyen, y Whittle ha observado que existe un conflicto entre los cubanos que ven la protección del medio ambiente como un lujo en un país que lucha por alimentar a su pueblo y aquellos que dicen que vale la pena realizar inversiones a largo plazo. Hasta el momento, los líderes actuales de Cuba parecen estar comprometidos con la sustentabilidad, pero los inminentes cambios económicos la colocan entre Escila y Caribdis: por un lado, el desarrollo económico amenaza la salud del entorno marino de Cuba, pero por otro lado, el crecimiento económico permitirá a Cuba invertir en una mejor infraestructura, investigación y recursos para proteger el medio ambiente natural. "El crecimiento económico puede ser el salvador de los programas ambientales al igual que una amenaza para ellos", afirmó Whittle.


La práctica de buceo en estos impolutos arrecifes es relativamente modesta, pero eso puede cambiar si se establecen menos restricciones de viaje a Cuba.
Las amenazas incluyen un mayor impacto debido a la mayor cantidad de turistas. Una finalización del embargo de los Estados Unidos de América, que posiblemente podría producirse en el futuro, daría lugar a un aumento inmediato de visitantes del 10 por ciento, como mínimo. "Habrá una enorme tentación de reducir los gastos", comentó Whittle, y destacó que en otros países la protección del medio ambiente pasó a segundo plano cuando empezó a ingresar dinero.

Los Jardines de la Reina, un archipiélago situado en el lado sur de la isla, es uno de los lugares de buceo más famosos de Cuba. Hasta la fecha, proteger sus inmaculados arrecifes de colar ha sido la prioridad y el buceo ha beneficiado a las comunidades locales mientras los arrecifes se han mantenido saludables. Pero Cuba está expandiendo el turismo en este lugar y los científicos están preocupados de que los Jardines se convertirán en uno de los primeros lugares sobrecargados de turistas. "La demanda podría superar la infraestructura", manifestó Whittle, "y mientras Cuba se esfuerza por satisfacer esa demanda es posible que lo eche a perder".

El crecimiento económico de Cuba también está impulsando un mayor desarrollo de petróleo y gas. Esto representa una potencial amenaza importante para el entorno marino en forma de desarrollo de infraestructura y la posibilidad de un derrame, agregó Whittle. Una mayor prosperidad también podría cambiar el sistema de agricultura de Cuba. Un aumento en el uso de pesticidas y fertilizantes daría lugar a una mayor cantidad de vertidos en la tierra y una consecuente eutrofización del agua, o aumento de nutrientes inorgánicos, lo que sería perjudicial para el entorno marino.
Ubicación estratégica

Un banco de peces roncadores pulula alrededor de una formación de esponjas en los Jardines de la Reina.
Cuba ocupa el cruce del Océano Atlántico, el Mar Caribe y el Golfo de México, fundamentalmente un gran entorno marino interconectado que depende en gran medida de los ecosistemas saludables de Cuba. "Las larvas de langosta, las larvas de peces de arrecife y los huevos de coral viajan a través de las corrientes oceánicas desde los productivos arrecifes de Cuba por todo el sistema", comentó Bretos, que participó en un estudio de 1991 donde se lanzaron 1.900 botellas flotantes en el lado sur de Cuba. Una de ellas llegó a West Palm Beach en sólo 46 días. "Si los arrecifes cubanos se deterioran, el hecho nos afectará a todos".

Los científicos y ecologistas comenzaron a trabajar hace años para evitar que eso suceda. Los científicos de los Estados Unidos de América, Cuba y México formalizaron este trabajo en 2007 y formaron Trinational Initiative for Marine Science and Conservation (Iniciativa Trinacional para la Conservación y la Ciencia Marina), un ambiciosos esfuerzo de investigación con el objetivo final de establecer un enfoque coordinado multinacional para la gestión y protección de este entorno marino compartido. Environmental Defense Fund, Ocean Foundation, Nature Conservancy y Mote Marine Laboratory son sólo algunos de los participantes que ya se han involucrado.

De regreso en María la Gorda, disfrutamos de una espectacular visibilidad, agradables temperaturas del agua y florecientes arrecifes a profundidades de 4,5 metros (15 pies) a 30 metros (100 pies). Entre ellos se observaban valles de arena y praderas de pastos marinos y cada uno de los puntos de buceo estaban repletos de vida marina. Esta es una de las más de 100 áreas marinas protegidas (MPA, por sus siglas en inglés) propuestas o que existen en Cuba, la red más grande del Caribe. Pero aquí, como en otros lugares, las MPA sufren la falta de conciencia y cumplimiento. La tripulación tiraba colillas de cigarrillo desde la embarcación de buceo y pude ver un buque pesquero en el horizonte que claramente se encontraba en aguas protegidas. Aun así, es un comienzo.

"Este es un momento único en la historia de Cuba y en las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba", aseguró Whittle. "Ambos países tienen un deseo real de convertir a Cuba en un modelo de conservación de biodiversidad y sustentabilidad y de pesquerías innovadoras y eficaces y de gestión marina. Eso beneficiará no sólo a los recursos sino también a los habitantes de Cuba. Creo que podemos demostrar que se puede tener una economía sólida y un medio ambiente saludable".

"Muchos dirán que Cuba es el eje, dado su tamaño, ubicación y diversidad", agregó. "Es clave para poder tener un Caribe, Golfo y Atlántico saludables. Las personas que bucean en el lugar regresan sumamente entusiasmadas; no tenían idea de que existían arrecifes de coral tan asombrosos así de cerca". El desafío consiste en hacer todo lo posible para procurar que sigan siendo sorprendentes.

Obtenga más información
Para obtener más información sobre cómo viajar de los Estados Unidos a Cuba legalmente, visite lawg.org/component/content/article/77/884.




© Alert Diver — 4to Trimestre 2013