Aptitud física para el buceo



Los requisitos de aptitud física para el buceo dependen de una serie de factores. Si bien esto hace que establecer un único estándar sea todo un desafío, también puede dar lugar a un debate interesante.

En el nivel más básico, los buzos deben poder cumplir con las exigencias normales del buceo con facilidad con una aptitud física suficiente como para responder ante las exigencias adicionales que presentan las situaciones de emergencia. Las condiciones ambientales pueden afectar considerablemente las "exigencias normales". Las aguas tropicales tranquilas y cálidas normalmente son mucho menos demandantes que las aguas más frías. Las exigencias aumentan a medida que el equipo, el estado del mar y las condiciones de entrada y salida se intensifican.

Las habilidades del buzo también tienen un rol importante a la hora de determinar las exigencias de un buceo. Un buzo con un excelente control de la flotabilidad y que utiliza una cantidad mínima de lastre se esforzará mucho menos que uno que lucha contra una cantidad incorrecta de lastre o que tiene un control menos preciso de la flotabilidad.

También existen problemas similares en lo que respecta al establecimiento de amortiguadores razonables de la aptitud física para manejar las exigencias en caso de presentarse una emergencia. Las condiciones ambientales, el equipo utilizado, la proximidad a una salida segura, el soporte disponible en la superficie e incluso la aptitud física, el tamaño y las habilidades del compañero son todos factores que tienen influencia.

Si bien se espera el más alto nivel de aptitud física, un enfoque práctico consiste en considerar las competencias mínimas.
Cómo evaluar la aptitud física
En el caso de personas sanas y activas, un análisis del historial médico puede ser suficiente. Las pruebas funcionales de aptitud física ayudan a garantizar que una persona sea apta para la práctica de buceo. A menudo, estas pruebas pueden llevarse a cabo en una piscina o en aguas abiertas. Las pruebas de laboratorio de la capacidad física pueden ser apropiadas en caso de un historial limitado de actividad física, cuando hay dudas respecto a la seguridad durante las pruebas de rendimiento o ante la presencia de posibles problemas médicos.
Pruebas funcionales de aptitud física
Las pruebas funcionales de aptitud física tienen una relevancia natural para la actividad de la vida real. Para evaluar a los buzos deportivos se propuso una serie simple.1 Los buzos demostrarían las siguientes capacidades: 1) levantar y transportar elementos individuales del equipo de buceo en tierra, 2) levantarse de una posición sentada y caminar 30 metros (100 pies) con equipo de buceo autónomo estándar, 3) ascender por una escalera vertical de 1,5 metros (5 pies) desde el agua con equipo de buceo autónomo estándar y 4) nadar bajo el agua contra una corriente de 0,5 nudos durante 30 minutos y contra una corriente de 1,2 nudos durante 3 minutos con equipo de buceo autónomo estándar.






En el caso de los buzos científicos se propuso otro enfoque, donde la atención se centró en las capacidades de rescate.2 Las evaluaciones se realizaron después de un buceo normal para comenzar con niveles de fatiga típicos. Debido a que los entornos de aguas abiertas no están disponibles durante todo el año en todos los lugares, también se realizó una modificación en una piscina.

Los detalles pueden observarse en la tabla 1.





Traducción de los resultados de las pruebas funcionales de aptitud física


La capacidad aeróbica (VO2 max) se define como la cantidad máxima de oxígeno que puede consumirse por unidad de tiempo. Esto comúnmente se determina con una prueba de ejercicio continuo y progresivo hasta el agotamiento. Si bien es demasiado complejo para el uso general, la VO2 max es un estándar para hacer referencia a la aptitud física en general. Las complicadas unidades de milímetros de oxígeno consumidos por kilogramo de masa corporal por minuto (mL/[kg·min-1]) pueden simplificarse al convertir los valores de VO2 max en equivalentes metabólicos (MET, por sus siglas en inglés). El valor de METmax es determinado mediante la indexación de VO2 max según el consumo de oxígeno en reposo (que se supone es de 3,5 mL·kg-1·min-1, o 1 MET). Cuanto mayor sea el valor en METs, mayor será la capacidad aeróbica. A continuación figura un ejemplo de la conversión:

Capacidad MET (METmax) = VO2 max (en mL·kg-1·min-1) ÷ 3,5
Por ejemplo, 49 mL·kg-1·min-1 (VO2 max) ÷ 3,5 = 14 MET

Un buzo con un buen control de flotabilidad debería esforzarse poco durante un buceo común y corriente. Un buzo con experiencia nadando a no más de 0,5 nudos podría tener un consumo de 3 METs. Un buzo que mantiene un ritmo de 1,2 nudos podría desplazarse con un consumo de 10 a 12 METs. Hemos deducido el ritmo de trabajo a partir del consumo de gas de un circuito abierto durante 959 buceos deportivos y hemos estimado de manera conservadora un ritmo de trabajo promedio de 5 METs.3
Cómo ponerse en forma para el buceo
La clave para lograr una buena aptitud física para el buceo es encontrar una manera de mantenerse activo. El objetivo es crear o mantener reservas de capacidad aeróbica para retrasar el momento en que los patrones de actividad deban reducirse. Idealmente, los buzos deberían ser considerablemente activos físicamente a diario, y consolidar su actividad física con 30 a 60 minutos de entrenamiento tres o cuatro veces por semana. Por lo general, lo mejor es una mezcla de actividades para reducir el riesgo de sufrir lesiones y no morir de aburrimiento. (Para conocer los ejercicios sugeridos, consulte nuestros artículos de la sección Aptitud física para el buceo en cada edición o en línea a través de AlertDiver.com).

El entrenamiento físico debe abordar tres elementos clave: fuerza, capacidad aeróbica y flexibilidad. Las actividades de bajo impacto reducen el riesgo de lesión y aquellas que incluyen agua proporcionan el beneficio adicional de mejorar la comodidad en el entorno de buceo.
Medidas de campo de la aptitud física
Realizamos evaluaciones de campo de la aptitud física de los buzos como parte de muchos de nuestros estudios de investigación. Registramos una variedad de medidas para proporcionar un panorama a nuestros participantes, lo que con frecuencia los motiva a mejorar sus números.
Índice de masa corporal (IMC)
El índice de masa corporal (IMC, o BMI por sus siglas en inglés) no es una medida de composición corporal; se trata simplemente de una proporción entre el peso y la altura (el peso en kilogramos dividido por el cuadrado de la altura en metros). A pesar de esto, el IMC se utiliza para predecir la composición corporal ya que es más común que un incremento refleje una acumulación de grasa en lugar de tejido magro. A pesar de ser conveniente, el IMC puede proporcionar una estimación deficiente de manera individual, por lo que se necesita tener sentido común para su interpretación. Con esta precaución en mente, aquellas personas que tengan valores de IMC fuera del límite conveniente deben someterse a una evaluación más exhaustiva de su composición corporal. Si un IMC alto es el resultado de un exceso de grasa, se recomienda realizar cambios en el estilo de vida que incorporen ejercicio adicional y cambios en la dieta.





Índice cintura - cadera (ICC)
La proporción entre la cintura y la cadera, es decir, tener una gran circunferencia en la sección media, puede indicar que existe un mayor riesgo de desarrollar una enfermedad cardíaca. Los estándares de ICC dependen de la edad (consulte la tabla 3). Las proporciones (y el riesgo de salud) generalmente pueden mejorarse con la modificación del ejercicio y los patrones alimenticios.





Grasa corporal
Para mantener una buena salud es necesario tener una determinada cantidad de grasa corporal. No obstante, demasiada grasa ejerce una gran presión sobre el corazón y otros sistemas. Un aumento lento de la grasa corporal con la edad es común y puede resultar problemático. La mejor manera de reducir el exceso de grasa corporal es combinar los esfuerzos de alimentación y ejercicio. Hacer dieta únicamente puede causar la pérdida de tejido muscular y una reducción en el índice metabólico, lo que finalmente hará que el exceso de peso se recupere más rápido. Existe una gran cantidad de fórmulas que pueden predecir el porcentaje de grasa corporal mediante el uso de diferentes medidas de los pliegues cutáneos.
Capacidad para realizar flexiones de brazos
La capacidad para realizar flexiones de brazos (o lagartijas) es una medida de fuerza conveniente. Los datos normativos describen a la flexión de brazos militar a través de un rango de movimiento desde una extensión completa del brazo hasta el codo doblado a 90 grados. Comenzando desde una posición erguida con los codos completamente extendidos, las flexiones se realizan a un ritmo constante hasta que ya no se pueda continuar. El rendimiento puede mejorar notablemente con entrenamiento.





Capacidad para realizar abdominales
La capacidad para realizar abdominales es otra medida de fuerza conveniente, pero cabe observar que las normas se basan en un estilo de ejercicio abdominal que sólo debe usarse para las pruebas. Apoyar los pies planos sobre el suelo permite fortalecer el músculo flexor de la cadera (psoas mayor) para impulsar el movimiento en lugar de los músculos abdominales, lo que puede aumentar el malestar en la espalda que también se intenta reducir con los abdominales (porque el psoas mayor desplaza la columna lumbar hacia adelante). Los abdominales se realizan de manera más apropiada desde una posición de inicio con los muslos perpendiculares al suelo y las pantorrillas apoyadas en una silla o una superficie similar para que el movimiento recaiga sobre los músculos abdominales.





Fuerza prensil


La fuerza prensil, o de presión, es una medida de fuerza simple. La mano dominante a menudo tendrá un puntaje 10 por ciento mayor que la no dominante. Al igual que con muchas pruebas que utilizamos, puede ser útil realizar una comparación del rendimiento del período anterior y el posterior al entrenamiento de un individuo.





Función pulmonar
Tener una función pulmonar adecuada es fundamental para gozar de buena salud. La incapacidad para vaciar los pulmones rápidamente o inflarlos normalmente puede indicar la presencia de una enfermedad pulmonar obstructiva o restrictiva. Los valores normales varían considerablemente con la edad, el sexo y la altura.
  • La capacidad vital forzada (CVF) es la cantidad máxima de aire que puede expulsarse forzosamente de los pulmones durante un único esfuerzo. Por lo general, la CVF es del 75 al 80 por ciento de la capacidad pulmonar total. El aire remanente que no puede exhalarse de los pulmones es el volumen residual (VR).
  • El volumen espiratorio forzado en el primer segundo (VEF1) representa el volumen exhalado forzosamente en el primer segundo de la maniobra de CVF de cuatro a cinco segundos. Normalmente, el VEF1 es de más del 80 por ciento de la CVF. En general, esto se presenta como la relación del VEF1 con la CVF (VEF1/CVF).
  • El flujo espiratorio forzado entre 25 y el 75 por ciento (FEF25-75) representa el caudal promedio durante el esfuerzo del VEF. Esto puede indicar el estado de salud de las vías aéreas pequeñas y medianas.
  • La ventilación voluntaria máxima (VVM) representa la cantidad máxima de aire que una persona puede inhalar y exhalar en 15 segundos. La VVM refleja la fuerza y la resistencia de los músculos respiratorios.
Concentración de la orina


La concentración de orina no es una medida de hidratación, pero sí proporciona cierta información cuando se basa en una muestra significativa, preferentemente una recolección completa de 24 horas o, de manera alternativa, la primera muestra después de una noche de descanso. (Nota: otros tipos de evacuaciones son menos útiles porque se ven sumamente afectados por sucesos inmediatos). En general, una muestra significativa con una concentración baja indica que existe una gran cantidad de agua en el cuerpo para preservar volúmenes de líquido apropiados. Una muestra más concentrada no confirma una deshidratación, pero sí indica que se está excretando una cantidad de líquido mínima. La retención de líquido podría ser suficiente para preservar el volumen de agua del cuerpo, pero un patrón de orina concentrada puede indicar la existencia de un consumo de líquido insuficiente.
Conclusiones
Las demandas físicas de un buzo experto pueden ser modestas, pero la posibilidad de que haya demandas de emergencia intensas hace que sea importante mantener grandes reservas de aptitud física. Esto requiere una evaluación y un compromiso honestos para preservar capacidades saludables. Incorporar actividad física a un estilo de vida normal es una medida sumamente efectiva de preservar las capacidades.
Referencias
1. Mitchell SJ, Bennett MH. Clearance to dive and fitness for work. In: Neuman TS, Thom SR, eds. Physiology and Medicine of Hyperbaric Oxygen Therapy. Saunders, 2008: 65-94.

2. Ma AC, Pollock NW. Physical fitness of scientific divers: standards and shortcomings. In: Pollock NW, Godfrey JM, eds. Diving for Science 2007. Proceedings of the American Academy of Underwater Sciences 26th Symposium. Dauphin Isl, Ala.: AAUS, 2007: 33-43.

3. Buzzacott P, Pollock NW, Rosenberg M. Exercise intensity inferred from air consumption during recreational scuba diving. Diving Hyperb Med. 2014 June; 44(2): 74-8.
Conozca al experto
Neal W. Pollock, Ph.D., es director de investigación en DAN e investigador asociado en el Centro de Medicina Hiperbárica y Fisiología Ambiental del Centro Médico de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte.

© Alert Diver — 2do Trimestre 2016